COVID-19: Protección a menores evitará riesgo de contagio

Los niños deben vivir en un ambiente saludable y para eso lo mejor es no enfermarse, de ahí que la familia debe incrementar los cuidados para proteger a lo más importante que es la infancia. Así lo expresó Lissette del Rosario López González, jefa del Grupo Nacional de Pediatría del Ministerio de Salud Pública.

En los primeros 12 días de febrero, Cuba supera la cifra de mil pacientes positivos a COVID-19 en edades pediátricas, y la de lactantes -uno de los grupos más vulnerables-, continúa en ascenso.

Más adelante explicó que durante esta última ola de casos positivos en el país —comenzó en noviembre— se han reportado más pacientes que en la sumatoria de las etapas anteriores.

Para nuestros profesionales de la salud eso constituye un reto, dijo, y reiteró que gracias a los robustos protocolos de manejo clínico no ha fallecido ningún niño o adolescente en Cuba.

Puntualizó que el uso de interferones ha sido insustituible, porque la biotecnología ayudó en la recuperación de los pacientes en cuidados intensivos.

A su vez, López González insistió en que los infantes sí enferman y llegan a la gravedad, lo que se ha demostrado con los 31 pacientes críticos en esas edades.

Señaló que en los niños y adolescentes por lo general la enfermedad se comporta de forma asintomática, pero ocasiona arritmia, secuelas cardiovasculares y pulmonares.

En febrero arribamos a 60 lactantes positivos, con un promedio de 5,4 diarios, y en enero cuatro estuvieron en las salas de cuidados intensivos, subrayó.

Los niños deben vivir en un ambiente saludable y para eso lo mejor es no enfermarse, de ahí que la familia debe incrementar los cuidados para proteger a lo más importante que es la infancia, comentó la experta.

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir