Una mirada introspectiva a la docencia médica

“Para los que no saben de ese cariño que se llega a sentir por estos centros de trabajo y amor que son los hospitales. Para los que desconocen las horas de angustias que se viven junto al enfermo y los momentos de preocupación intensa que ocasiona el salón de operaciones. Para los que ignoran las emociones que provocan los primeros triunfos y fracasos de la profesión… es difícil comprender cabalmente la importancia de los hospitales”.

Alfredo Espinosa. 

 

“… la docencia médica superior en Cienfuegos comenzó de manera oficial en el año 1979, con internos que provenían de la provincia de Villa Clara, con rotaciones en los hospitales provinciales, Ginecobstétrico, Clínico-Quirúrgico y Pediátrico. El primer intento de explorar las condiciones para llevar a cabo esta actividad en la provincia, ocurrió diez años antes, en 1969, cuando diez alumnos de la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana fueron enviados a esta ciudad a pasar una estancia bajo la tutela de un profesor de Medicina Interna, el Dr. José González de Armas, que se encontraba trabajando aquí en el Hospital Regional Clínico-Quirúrgico ‘Héroes de Playa Girón’, de Cienfuegos”, cuenta en un trabajo de historia sobre el tema, el Dr. Antonio Velázquez Ávila.

Con estos antecedentes, y para mirar de manera introspectiva a la docencia médica en la mayor Universidad de Cienfuegos, el Hospital Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima, 5 de Septiembre conversa con el Dr. Pável Rodríguez Monteagudo, jefe del departamento de Docencia e Investigaciones del HGAL.

El año 2020 y lo que va de este han resultado difíciles, pero a la vez enriquecedores en aportes y experiencias para las ciencias médicas en medio de la epidemia de Covid-19 que vive el mundo y en particular Cuba, ¿cómo se han desarrollado los procesos docentes en la institución?

“Desde 2020 y hasta la fecha las afectaciones por la epidemia al Sistema de Salud han sido directas en la labor asistencial para los estudiantes de pregrado y posgrado, quienes son vitales en el enfrentamiento, como para el desarrollo del proceso docente. Sin embargo, este no se ha detenido. Se han creado carpetas metodológicas que permiten a los estudiantes de pregrado avanzar en la carrera de Medicina, siempre en interacción con los profesores, lo que aporta organización y profundidad para que adquieran conocimientos teóricos indispensables, mientras se encuentran vinculados a las pesquisas activas.

“Los de años terminales, quinto año de Enfermería y sexto de Medicina, están incorporados a la labor asistencial directa, tanto de la Covid-19 como en los diferentes servicios por donde rotan. Una parte de los estudiantes de sexto año son internos verticales, quienes están en una especialidad y la mayor parte permanecen en un servicio específico; es decir, adquieren habilidades propias de la especialidad y acortan el tiempo de la residencia, para que culminen en un corto tiempo con la preparación necesaria”.

¿De qué herramientas dispone el HGAL para la docencia?

“Contamos con el aseguramiento imprescindible para esta labor: 436 profesores propios del Hospital, seis son titulares, y el grueso son asistentes; y 861 que prestan servicios. Actualmente contamos con 268 residentes médicos en preparación que cursan varios años de las especialidades y 36 de Enfermería”.

¿Y cómo garantizan la continuidad, es decir el futuro, en la formación de especialistas?

“Contamos con el movimiento de alumnos ayudantes, quienes participan en la asistencia con sus profesores, y ellos son la fuente fundamental para futuros especialistas”.

¿Sobre la actividad científica pudiera abundar?

“Se han logrado en el período 78 publicaciones, 19 propias sobre Covid-19, y ellas son resultado de investigaciones científicas”.

La vía para acceder a las especialidades de los recién graduados cambió; ya no se otorgan por vía directa tras concluir la carrera y con el internado rotatorio realizado, que era una opción atenidos a los resultados docentes, sino que ahora, solo pueden acceder a una especialidad en la modalidad de vertical; este método generó cierto rechazo al inicio, ¿cómo marcha en la actualidad el proceso?

“En el Hospital contamos con especialistas con más de 20 años de formados que prestigian a la institución, y ello ha permitido que los muchachos adquieran confianza; y ya se aprecian resultados al aumentar el acceso, con mayor aceptación. También pueden acceder a las especialidades graduados de MGI a quienes se les otorgan plazas. En general las especialidades básicas están cubiertas, y ello habla del futuro y la continuidad sobre la que preguntaba”.

La retroalimentación con el área docente del Hospital Provincial de Cienfuegos es total, de puertas abiertas; y aunque quedan deudas, relacionadas con el desarrollo de los seminarios, de los espacios presenciales con los profesores, los pases de visita con enfoque docente limitados por la epidemia para evitar el contacto físico, la docencia, en general, es de calidad, y en ella puede tener confianza la población, porque no faltan ni faltarán especialistas en Cienfuegos, esos jóvenes que pasan 24 horas sin parar en un hospital, quienes a la vez que aprenden, curan y salvan.

Artículos relacionados

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir