Programa infantil Sombrero Azul gana audiencia en trasmisiones en vivo

Luego de tres años en pausa, el programa radial Sombrero Azul, de Cienfuegos, ha regresado por la puerta ancha. No solo se integró al Centro Dramático de la provincia e impartieron talleres para actores antes del cierre de teatros por la Covid-19, sino que gana audiencia en las redes sociales con una transmisión en vivo cada sábado a las 4:00 de la tarde, hora de Cuba.

Al decir de Maité Hernández Páez, directora de Sombrero Azul, el actual formato de visualización (Facebook Live) es completamente nuevo para los integrantes del proyecto, por ello ensayan tres veces antes de salir en el ciberespacio. 

“No tiene cortes, y ello implica una sincronización perfecta entre audio, luces y artistas del grupo. Ya lo hemos realizado por cuatro semanas consecutivas y se nota el aumento de las visitas. El tercero, por ejemplo, ya sobrepasa las mil 459 (…) El medio virtual facilita muchas herramientas y nos permite llegar a las casas de los niños que hoy están en aislamiento, es como llevar el teatro a la sala de su hogar”, agregó.

Programa infantil Sombrero Azul gana audiencia en trasmisiones en vivo

Los programas hasta ahora ya habían salido en Radio Ciudad del Mar, emisora que le dio abrigo a ese embrión y luego lo vio crecer y crecer, pero la escritora Hernández Páez lo ha contextualizado a las necesidades o dudas que tienen los niños hoy, y para ello se retroalimenta con sus seguidores habituales.

 

Tanto José Manuel Urquiza como Maité tienen experiencia en la televisión, lo cual les facilitó  nadar en aguas desconocidas. Programas como Pocholo y su pandilla y La Hora de las brujas fueron buenos antecedentes para ambos creadores; ello les beneficia para volcarse hacia espacios digitales con una pluralidad de auditorios.

Una estatua de mesa con la figura de José Martí, será uno de los íconos que acompañarán las historias contadas por Sombrero Azul, una manera de rendirle homenaje al mejor de los cubanos.

Actores de lujo le dan vida al guion de Hernández Páez, destacándose en ellos la pluralidad de voces y la organicidad con la cual interpretan sus personajes, tal y como nos tiene acostumbrados Sombrero Azul. Una iniciativa en tiempos de pandemia que también es acunada por el Guiñol de Cienfuegos.

El regreso del proyecto ha sido versátil. El público le sigue, le aplaude y no parece distinguir el tiempo de ausencias. El regreso ha sido por la puerta ancha. Otros modos de creación ahora se firman con Decorarte y Gabi &Sofi. Vuelven y parece que Sombrero Azul tiene el don de adaptarse al nuevo contexto, sin que su esencia deje de brillar con luz propia. 

Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir