Producción de café y alimentos van de la mano en el lomerío de Cienfuegos

La recuperación cafetalera, Programa de Desarrollo mediante, en el macizo montañoso de Guamuhaya, del municipio cienfueguero de Cumanayagua, marcha a un ritmo promedio ascendente del 15 por ciento cada año. Sobre tales resultados y estrategias intercambia con 5 de Septiembre Osniel Villa Palacio, director técnico y de desarrollo de la Empresa Procesadora Eladio Machín.

“Es oportuno señalar, precisa el directivo, que la pasada cosecha resultó satisfactoria en varios órdenes. Podemos afirmar, casi con absoluta seguridad, que esta vez no se perdió ni un grano. Organizamos un enrutamiento en el acopio con una exactitud cronométrica en los horarios de recogida, tanto por la zona de San Blas y Cuatro Vientos como por la de El Nicho.

“Por otro lado más del 90 por ciento de la producción de este año fue de calidad exportable; café de alta tasa. Cumplimos todos los encargos que teníamos en las exportaciones y el consumo nacional, además de los compromisos con las corporaciones Cimex, Cubaexport y Comercial Café”.

¿Cómo marcha el Programa de Desarrollo?

“Por lo general todos los años sobrecumplimos con las marcas establecidas por el Programa. En 2019 sembramos un total de 98 hectáreas, de un plan de 65, y resembramos otras 600. Para la presente campaña nos proponemos plantar 65 ha más, y para ello dispusimos de unas 530 mil posturas, las que también satisfacen las 200 ha de resiembra previstas para igual etapa.

Producción de café y alimentos cienfuegos
El programa cafetalero hasta 2030 contempla la renovación de las áreas productoras del grano. / Foto: Juan Carlos Dorado

“Este programa se extiende hasta el 2030 y contempla la renovación de todas las áreas cafetaleras, pues luego de 25 años ya las plantaciones se consideran envejecidas.

“Para dar respuesta a las exigencias de toda la reanimación cafetalera en el macizo de Guamuhaya contamos con un banco de semillas certificadas en la finca Mayarí. Además de la simiente de alta calidad que allí se logra con tecnología de avanzada, el vivero anexo tiene capacidad para entregar unas 60 mil posturas al año”.

¿Qué experiencia aporta el cultivo de café en el llano?

“Esta es una alternativa y política de país, con el fin de lograr la sustitución de importaciones. En nuestro caso particular el fomento de la modalidad agrícola la concentramos en la zona de El Mango, cerca del canal magistral Paso Bonito-Cruces, en el propio territorio cumanayagüense.

“La proyección inmediata consiste en plantar 10 caballerías (unas 132 hectáreas), para lo cual ya tenemos 19 hectáreas en fomento y debemos llegar este año a las 40 ha, con la variedad robusta, tanto por su resistencia como por su productividad.

“Vale señalar que por lo pronto estas plantaciones van intercaladas con plátano, intención que cumple el doble propósito de regular sombra y obtener alimentos para el pueblo. Más adelante debe poblarse con árboles reguladores de sombra permanente, fundamentalmente el bienvestido y algarrobo, dos especies forestales idóneas para este fin”.

¿Alcance de la aplicación de la ciencia y la técnica?

“A medida que avanza el Programa de Desarrollo hemos asumido las buenas prácticas de cafetaleros de otros territorios. Te puedo señalar como ejemplo el injerto y la reproducción por esquejes de café, en busca de lograr variedades más resistentes a las plagas y enfermedades y a la vez mayor adaptabilidad al impacto del cambio climático.

“La aplicación de los resultados emanados de los fórums de Ciencia y Técnica entre los productores, por otro lado, ha sido muy provechoso. Cada vez son más los adeptos al uso de la agroecología con el ejemplo de métodos que además de lograr producciones más sanas, evitan la erosión de los suelos y proporcionan el cuidado del medio ambiente.

“El propio banco de semillas certificadas es un buen ejemplo de las proyecciones del desarrollo cafetalero en la región, a partir de la ciencia y la técnica y el acervo de la producción de este rubro exportable en otros países. Las nuevas tecnologías empleadas aquí, tanto en la infraestructura agrícola como industrial para el procesamiento del grano, constituyen paradigmas del buen hacer con bases científicas”.

Producción de café y alimentos cienfuegos
Las montañas también se han convertido en un emporio de alimentos para el pueblo. / Foto: Juan Carlos Dorado

“Luego, la finca Mayarí se ha convertido en un referente en el empleo de medios biológicos y barreras vivas para el control de plagas y enfermedades. Aquí, además, la lombricultura y la elaboración de materia orgánica y abono verde han encontrado un modo de aportar al desarrollo con pocos recursos”.

“No menos importante en este universo constituye el hecho de contar con las despulpadoras ecológicas en El Nicho, San Blas y Cuatro Vientos, las cuales además de dar respuesta industrial al procesamiento de todo el grano, incluyendo el destinado a la exportación como la reconocida marca Crystal Mountain, evita la contaminación del medio”.

¿Siguen la misma línea en la producción de alimentos?

“Nuestra empresa tiene bien definidos los planes de producción de alimentos en las montañas, con los programas de autoabastecimiento municipal y familiar de la población serrana, así como el aporte al resto de la provincia. En tal sentido se han venido cumpliendo todos los planes de cultivos varios y hortalizas comprometidos, entre otros destinos con 8 mil habitantes de la barriada de Reina y el reparto Junco Sur, en la ciudad de Cienfuegos.

“Hoy podemos decir con satisfacción que están consolidadas algunas áreas de hortalizas y cultivos varios en el Mamey, Crucecitas, El Nicho y La Vega. En tanto, en el valle de El Naranjo se adoptó la entrega de esas fértiles tierras a usufructuarios; las cinco hectáreas de ese enclave están sembradas de maíz ahora para sustituir importaciones, y luego se irán alternando con otros cultivos.

“Por supuesto, estamos convencidos de que existen potencialidades en el lomerío de alcanzar mayores volúmenes de viandas, vegetales, granos y hortalizas, de forma tal de convertir este macizo tanto en el emporio cafetalero a que aspiramos, como en un importante polo agrícola en la producción de alimentos”.

 

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir