Prioridad a la vida que se estrena

0
374

Especial cuidado se le concede en nuestro país al Programa de Atención Materno-Infantil (PAMI), considerado entre las prioridades del Sistema de Salud cubano. Desde el momento mismo en que se realiza la captación del embarazo, comienza el proceso de seguimiento de ese trascendental acontecimiento de la familia, que es el nacimiento de un hijo. De ahí que el médico de la familia y la comunidad jueguen un importante rol en el objetivo de lograr una maternidad y paternidad responsables.

El pasado año Cienfuegos exhibió una tasa de mortalidad infantil de 7,4 por mil nacidos vivos, cifra que, aunque de lujo si se mide con la de países del Tercer Mundo, es comparativamente alta en relación con el resto de las conseguidas por otras provincias. Es justo que se apunte que en ello incidieron el aumento de las malformaciones congénitas, enfermedades no diagnosticadas, así como que el territorio es uno de los de menor población del país. Sin embargo, el resto de los indicadores de calidad del Programa: mortalidad fetal tardía, mortalidad materna y mortalidad infantil en las edades de 1-4 y 5-14 años se comportaron de manera favorable.

La provincia muestra, además, parámetros positivos en la detección temprana de los cánceres cérvico-uterino y de mama, alistándose entre los territorios más destacados del país.

Sobre el tema, conversamos con el Dr. Enio Castiñeira González, coordinador del PAMI en la provincia:

¿Cómo se comporta hoy el índice de mortalidad infantil en Cienfuegos?

“Estamos en un buen momento, y tal es así que al cierre de mayo mostrábamos una tasa de 4,4 por cada mil nacidos vivos. Hemos reorganizado las fuerzas médicas, lo que ha permitido dar una cobertura de atención a toda la población que incide en el PAMI. Por otro lado, los especialistas en Pediatría y Ginecobstetricia de la Atención Primaria se vinculan con las instituciones asistenciales y docentes, que a su vez se retroalimentan con los de la Atención Secundaria. Esto asegura que ambos cumplan las dos funciones: asistencial y docente, aspecto que por demás garantiza calidad y efectividad en los diagnósticos”.

¿Se avizora la introducción de nuevas tecnologías para la detección temprana de malformaciones congénitas en las embarazadas?

“Sí, de hecho ya en todos los municipios, excepto Palmira y Lajas, se están haciendo los pesquisajes, prueba para la que las embarazadas debían trasladarse hasta Cienfuegos. En breve, los 22 policlínicos del territorio contarán con equipos de ultrasonido y personal especializado para este importante examen. Ya se crean las condiciones para establecer en la provincia el diagnóstico citogenético de enfermedades cromosómicas, entre las que se encuentra el síndrome de Down. Hoy esta prueba se realiza en Santa Clara a las madres con riesgo”.

La comunidad y la familia juegan un papel esencial en el PAMI, ¿cómo se vincula el médico del consultorio a la madre? ¿Se realiza alguna capacitación para enfrentar esta nueva etapa de la vida?

“De hecho, el médico de la familia juega un rol preponderante en la captación y seguimiento del embarazo, en la detección oportuna de las enfermedades y en la preparación de la futura mamá. Estamos realizando talleres de Maternidad y Paternidad Conscientes, con el apoyo de organizaciones extrasectoriales. A estos encuentros concurren todos aquellos que tienen que ver con el PAMI y se convierten después en promotores del tema. Todavía nos queda mucho por hacer, pero estamos trabajando en consonancia con la prioridad que el país le concede a las nuevas vidas, y en las manos de todos está lograrlo”.

Dejar respuesta