El primero que se cansa, pierde (+Infografías)

Era el 15 de diciembre de 2020, y las noticias llegadas desde la sesión del Grupo de Trabajo Temporal del Gobierno para la prevención y el control de la epidemia de Covid-19, resultaban desalentadoras para los cienfuegueros: la provincia retrocedía a la Fase III de recuperación, debido a la compleja situación del territorio, con un aumento en la intensidad de la transmisión de la enfermedad con relación al mes de noviembre.

Cuando el territorio está cercano a retornar a la Nueva Normalidad, ante la disminución de casos confirmados y un mayor control de la covid-19, es preciso volver, una y otra vez sobre la protección y reiterar el necesario cumplimiento de las medidas recomendadas por las autoridades de Salud, indicadas para la fase por la que transita Cienfuegos.

La opinión siempre autorizada del Dr. Salvador Tamayo Muñiz, director provincial de Salud en el territorio, nos conduce a la génesis de un fenómeno sanitario para el cuál no se vislumbra un fin cercano, cuando incluso, un experto en Emergencia Sanitaria de la OMS aseguró recientemente, que esta no es la epidemia que han estado esperando, sino que habrá otra con mayor letalidad y más grave.

“Las epidemias tienen causas sociales, eso es algo que con una frecuencia alta se nos olvida, claro, no son estrictamente sociales, pues suelen ser de causas naturales, económicas y hasta políticas; la pandemia que nos ocupa ha estado influida de modo importante por fenómenos de cambio climático.

“A veces queremos terminar la epidemia con determinadas medidas administrativas, organizativas, o de atención médica, que sí, pueden ser muy buenas para disminuir la mortalidad, entiéndase letalidad, atención médica, pero así no se terminan las epidemias, estas, verdaderamente se acaban, con el agotamiento de su causa de origen, que es social”.

Declaraciones del Dr. Salvador Tamayo Muñiz, director de Salud en Cienfuegos./Foto: Magalys Chaviano

Dr. Salvador Tamayo Muñiz, director de Salud en Cienfuegos./Foto: Magalys Chaviano (Centro de documentación).

Al cuestionar sobre cuán valioso significa hoy para el control de la covid-19, el cumplimiento de medidas de protección, esas que la prensa divulga y reitera, el Dr. Salvador responde con una interrogante: “¿Cuándo terminó la epidemia de SIDA? ¿Tenemos la vacuna? Pues disminuyó cuando el condón dejó de ser solo un método anticonceptivo para convertirse en protección; y así sucederá con las mascarillas, un cambio conductual humano”.

Cuando la higiene, el lavado de manos, distanciamiento y todas las medidas que se adoptan y recomiendan conllevan un cambio en la conducta humana. La sociedad debe continuar produciendo bienes y servicios, seguir adelante con la educación e instrucción, brindando cultura y entretenimiento, sembrando la tierra, entre muchas actividades que conforman la infraestructura social, económica y de supervivencia, aspectos contenidos en las indicaciones que se refuerzan durante la implementación de la Fase III.

Más adelante Tamayo Muñiz comentó: “Resulta preciso mantener la preparación de los sistemas de salud para enfrentar otros fenómenos sanitarios, con amplia repercusión poblacional, tal y cómo comenta el experto de la OMS”.

Desde el inicio de esta fase son 47 los confirmados al SARS-CoV-2, 24 importados y 23 autóctonos, todos secundarios a casos importados, a partir de controles de foco a viajeros positivos. El más reciente en el asentamiento de Santa Susana, del término municipal Santa Isabel de las Lajas, iniciado en Villa Clara con la visita de familiares durante las festividades de fin de año; y estamos ante un clásico ejemplo de incumplimiento de las recomendaciones para evitar el contagio y la transmisión de un virus letal. Sin dudas, el paso a la Fase III, resultó de un nuevo escenario, el arribo de viajeros

“No cuestionamos el retorno de fase, a pesar de que son indicadores de momentos diferentes de la epidemia, pagamos el riesgo de los viajeros, y cuando estamos cercamos a volver a la Nueva Normalidad, no nos descuidamos y convertimos en una fortaleza las experiencias. El control de foco de Santa Susana lo abrió el médico de la comunidad, y eso es positivo; no podemos disminuir la vigilancia ni nos podemos desmovilizar. La causa sigue siendo social, y la respuesta del Primer Mundo, pálida. El optimismo no radica en que mañana ganamos la pelea, sino en reforzar todos los días la dosis de vigilancia, atenidos a ese adagio de que, el primero que se cansa, pierde.


Medidas de obligatorio cumplimiento durante la fase III
Uso del nasobuco en todos los espacios.

Distanciamiento físico en lugares cerrados y públicos.

Desinfección de las manos y superficies en centros de trabajo, transporte y escuela.

Prohibición de la entrada de personas con síntomas respiratorios a los centros de trabajo y escuela.

Garantizar el estricto cumplimiento de las normas de bioseguridad en todos los servicios.

Funcionamiento diario de la Comisión Técnica.

Funcionamiento del Grupo Temporal dos veces a la semana, presidido por las autoridades del Partido y el Gobierno.

Vigilancia estricta en las fronteras y la implementación en aeropuertos, puertos y marinas  con los protocolos creados ante la llegada de viajeros del exterior.

Vigilancia permanente y la pesquisa activa.

Lograr la disciplina higiénica epidemiológica y la responsabilidad de todos los órganos, organismos y la población con las funciones de la Inspección Sanitaria Estatal.

Habilitar instituciones que puedan ser utilizadas para la atención de pacientes confirmados asintomáticos.

Tributar información para los medios de comunicación masiva sobre la situación epidemiológica de la provincia.

Realizar conferencia de prensa de la Dirección Provincial de Salud Pública.

Magalys Chaviano Álvarez

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir