Primera toma a Cienfuegos - 5 de Septiembre.
Retrato de Federico Fernández-Cavada Howard con uniforme militar y grados de Teniente Coronel del Ejército de la Unión, Estados Unidos.

Retrato de Federico Fernández-Cavada Howard con uniforme militar y grados de Teniente Coronel del Ejército de la Unión, Estados Unidos.

0chenta y ocho años antes del 5 de septiembre de 1957, en que los revolucionarios sureños toman la ciudad de Cienfuegos en un intento por abatir a la dictadura de Batista, las fuerzas mambisas, el 6 de diciembre de 1869 toman esta ciudad por vez primera, dirigidas por los hermanos cienfuegueros, Generales Federico y Adolfo Fernández-Cavada. Ambas fechas se emparejan en gloria combativa.

Tan pronto como los hermanos Fernández-Cavada iniciaron la ofensiva mambisa en el centro-sur de la provincia de Las Villas, después de alzarse en febrero de ese año ’69 con los demás grupos villareños, decidieron dar un golpe de efecto tomando la principal ciudad del territorio donde actuaban, y pertrecharse de armas y municiones, víveres y medicinas y solo entonces abandonar la plaza, porque mantenerse en ella no era táctico a los efectos de luchar contra fuerzas superiores de los españoles, según la experiencia de Bayamo.

Federico y Adolfo Fernández-Cavada nacieron en Cienfuegos y residieron en el lugar donde hoy se encuentra el restaurante “La Verja” en el bulevar sureño y descendían de fundadores de la colonia Fernandina de Jagua. Poseían amplia instrucción militar adquirida durante su participación en la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, cuando tras graduarse de Ingeniería en una universidad norteamericana se incorporaron a las filas anti-esclavistas de Abraham Lincoln donde ganaron honores y altos grados militares, y al término de la guerra, y tras el asesinato del Presidente Lincoln, decidieron regresar a Cuba para luchar contra el colonialismo hispano.

Para atacar y tomar la ciudad sureña se basaron en la información de Inteligencia mambisa, un cuerpo de espionaje militar creado por los Fernández-Cavada que resulta el antecedente más remoto de nuestro actual Ministerio del Interior.

Trazados los planes, y conocidos los lugares donde los españoles mantenían sus puestos de vigías y objetivos fundamentales, almacenes, polvorines y centros de abastecimiento, la caballería al mando de Adolfo penetró incontenible en las calles de la Villa, dirigiéndose al barrio de Reina donde estaban precisamente aquellos. El jefe militar español de la plaza y sus oficiales abandonaron precipitadamente el lugar y se dirigieron en una embarcación al Castillo de Jagua donde se protegieron, mientras el grueso de la tropa que guarnecía la Villa se encerraba en sus cuarteles y, desmoralizada por el abandono de sus jefes y por la rápida acción mambisa, no presentaron batalla. Los soldados independentistas fueron durante varias horas dueños del territorio y la población los ayudó a trasladar en acémilas el botín ocupado que fue llevado al cuartel general de los Fernández-Cavada en las montañas del Escambray. Muchos de los pobladores querían unirse y subir a las montañas para ponerse al abrigo de las tropas mambisas.

A la toma de Cienfuegos siguió la de Trinidad y ambas recibieron amplia divulgación de la prensa internacional, tomando los datos de la prensa mambisa, principalmente del periódico “La Estrella de Jagua”, creado por los Cavada, cuyo director era el periodista cienfueguero y combatiente, Antonio Hurtado del Valle.

Tanto en la primera toma de Cienfuegos, en este día seis de diciembre de 1869, como en la segunda, el 5 de septiembre de 1957, quedó demostrado el apoyo entusiasta de la población por el ansia libertaria de los cienfuegueros que siguieron a su vanguardia política apoyándolos de muchas maneras diferentes.

Es nuestra gloriosa historia de lucha, que se repitió con una diferencia de 88 años entre una y otra ocasión histórica.

Adolfo Fernández-Cavada (en la foto) y su hermano Federico nacieron en Cienfuegos y residieron en el lugar donde hoy se encuentra el restaurante “La Verja” en el bulevar sureño y descendían de fundadores de la colonia Fernandina de Jagua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *