Presumir de la bandera equivocada | 5 de Septiembre.
jue. Oct 17th, 2019

Presumir de la bandera equivocada

En los muchísimos debates que sobre la guerra de símbolos se han desatado en los últimos tiempos, aparece la inocencia como argumento, uno triste, que solo evidenciaría un vacío de criterio y conocimientos dentro de nuestra ciudadanía./Foto: Centro de Documentación

El 63,9 por ciento de los estadounidenses poseen una bandera de su país; el 8,4 la muestra como pegatinas en autos; el 36 la utiliza como elemento decorativo y poco más de la mitad la exhibe en su vestuario, de acuerdo con Statista.com, uno de los portales estadísticos más importantes a nivel mundial.

¿Qué tal si aplicamos aquí la misma encuesta? ¿Cuántos en Cuba/Cienfuegos tienen y “promocionan” la enseña nacional de Estados Unidos (EE.UU.)? ¿Qué porcentaje representan?

“Which of the following patriotic items do you or your family own?” (¿Cuáles de los siguientes ítems patrióticos usted o su familia poseen?) fue la pregunta dirigida a los “americanos”, según referencia el mencionado sitio, y desde la propia interrogante refuerzan la natural identificación entre el símbolo (bandera) y el sentimiento (patriotismo).

¿La presencia de la insignia nacional norteña en nuestra cotidianidad responde a la misma lógica de amor a la patria? ¿A otra patria? Lo mismo adorna tenis, mochilas, bolsos, gafas, toallas, pañuelos, gorras, trajes de baño, camisetas, chores, licras, vestidos, bicitaxis, carros…; y son válidos todos los contextos.

En un tema esencialmente polémico resulta complicado no incluir presupuestos políticos, ideológicos o históricos; pero el “tributo” a un símbolo (por demás extranjero) atraviesa una dimensión mucho más amplia e incluyente: la cultural.

¿Por qué está de moda en Cuba la bandera de EE.UU.? ¿Por demostrar nuestra admiración hacia el país que representa? ¿Por ingenuidad? ¿Porque se lo obsequiaron sus familiares en el extranjero? ¿Porque no podemos vestirnos con la nuestra?

Durante una Mesa Redonda sobre el tema en abril último, la doctora Teresa Viera Hernández, directora del Centro de Estudios sobre la Juventud, explicaba: “los estudios expresan que el uso de esa prenda no tiene que ver con la identificación ideológica con la cultura estadounidense o con principios de vida norteamericana”. Y aunque habrá quien sí defienda estas razones, no destaca como norma general.

En los muchísimos debates que sobre la guerra de símbolos se han desatado en los últimos tiempos, aparece la inocencia como argumento, uno triste, que solo evidenciaría un vacío de criterio y conocimientos dentro de nuestra ciudadanía.

Ni siquiera el plano deportivo resulta, para mí, una razón contundente, comprensible acaso si se tratara de los clásicos de la MLB o el fútbol europeo. La fanaticada cubana gusta vestir los uniformes de sus equipos preferidos, no la enseña nacional de los países a donde pertenecen.

Existe en Cuba una ley y reglamento de Símbolos Nacionales que restringen su utilización como prenda de vestir; legislación obsoleta a los ojos de muchos y también obviada por algunos. Mientras, un número considerable prefiere mantener a “su” bandera (la propia) inmaculada y solemne, pues maneras hay muchas para demostrar nuestra cubanidad.

Hasta el propio EE.UU. elaboró un Código de la Bandera que, entre otros aspectos, “aborda la impropiedad de usar la bandera como un artículo de adorno personal, un diseño sobre artículos de uso temporal, y artículo de ropa”; los estadounidenses también protegieron la suya, con la limitación de que el mencionado documento solo “se pretende como una guía a seguir en una base puramente voluntaria para asegurar el debido respeto a la bandera”.

En definitiva, constituye una nueva variante de exaltación de lo extranjero, basada en la creencia de que todo lo de “afuera” sabe, luce y es mejor; y claro, la calidad, estética y estabilidad del producto nacional, no siempre logran hacerle la contraparte. Y aunque no constituye una tendencia internacional de la temporada, la diseñadora Lourdes Trigo considera que “se impuso por repetición, las personas obvian las diferencias entre ambas culturas con tal de estar a la moda”.

Razones hay de todos los colores, basadas en supuestos de calidad, precios, oportunidad, belleza, y hasta de ocasión; pero tampoco resultan lo suficientemente convincentes, al menos en mi caso, como para ceder ante un fenómeno que no comparto. Cada bandera identifica una nación, representa una patria, y la nuestra es Cuba; nadie debería presumir de la bandera equivocada.

Noticias relacionadas
Share

9 comentarios en “Presumir de la bandera equivocada

  1. Miren la diferencia , yo resido en los EEUU por várias décadas , en mi casa tengo una Bandera Cubana , llevo en mi hombro un tatuaje con mi Bandera , la Estrella solitaria , hace unos meses me puse una camizeta con la Bandera Cubana y fuí a várias tiendas ,y me dí cuenta que algúnos norteamericanos no les gustó mi camizeta , creo que eran demasiado nacionalistas o ignorantes . por lo menos sé que mas al norte de donde yo vivo ,la vestimenta con otras Banderas de otros países no son bienvenidas .

  2. Magaly totalmente de acuerdo con ud; Glenda, quienes llevan esas prendas no son propiamente turistas, son pacotilleros, que las compran baratas en los Estados Unidos y las revenden a un precio súper en Cuba, y otros que las llevan para hacer creer cosas que no son. Nunca podré estar de acuerdo que en Cuba esté frente al partido provincial la bandera americana, tampoco que se use en prendas como como símbolo de anexión. Por qué si compran en chavitos las prendas americanas por qué no compran las cubanas; con esas propagandas se empezo en diferentes paises arabes y mira hoy como están. Que se aplique la Constitución de la República sobre los símbolos patrios; y lo que digo no es por que no pueda tener, para que quede claro no vivo en Cuba pero si soy cubano, cubano de Corazón.

  3. El tema es bien polémico y muy actual… pues no solo es el uso del símbolo (bandera en ese caso) de Estados Unidos de América (USA) sino el de otros países, como Francia, Alemania, Rusia, México, Venezuela, etc, etc, etc…que son sagrados para los ciudadanos de esas naciones y no para estar impresos sobre tangas y trusas de diversos tipos, toallas, pañuelos de cabeza y para la nariz, prendas intimas como blumers y tacacillos, medias pantys y licras, shorts, camisetas y pullovers, etc, etc, etc. No creo que el que use un símbolo de esa manera, respete verdaderamente a esa nación y dudo si tiene algún respeto mínimo por algo…

  4. Yo, la verdad, encuentro de muy mal gusto usar prendas con banderas de cualquier país, lo encuentro hasta cursi. Solo si se tratase de una marcha, defender una causa, algo así, entonces las vestiría, Tengo una gorra con banderita y un cartel de Amo a Cuba, y me la pongo cuando es menester. Pero en el caso de la proliferación de prendas con banderas de USA, el asunto tiene tufillo, un tufillo anexionista y no me gusta, porque me gusta preconizar aquello de “lo mío primero” y no es fobia, para nada, tengo familia que carga “pacotilla para Cuba y JAMÁS trajo nada con banderas y carteles, . Mi hijo tiene una bandera cubana en su cuarto y otra en su perfil de facebook, ahí quedan muy bien.

  5. Yo no veo ningún problema en que la gente vista la bandera de otra nacionalidad, y si yo fuera a otro país le regalaría a la gente una bandera de mi tierra, eso está bien Tomi, lo más triste no es ver a las personas con banderas de Estados Unidos, Inglaterra o Brasil, lo más triste es que los propios cubanos no puedan acceder con facilidad a vestuarios alegóricos a Cuba, pulovers, camisetas, todos esos souvenirs que se venden por montones en las tiendas de Artex y que por sus precios no están destinados al público nacional ¿por qué? hay muchas aristas en este tema que van más allá de la moda. Antes eran las chancletas de Brasil y los bolsos, después fueron las de Inglaterra, ahora es Estados Unidos. Me parece bien que lo estadounidenses sientan orgullo y posean su bandera, la pregunta no es ¿Cuántos en Cuba/Cienfuegos tienen y “promocionan” la enseña nacional de Estados Unidos? La pregunta sería cuántos cubanos quisieran tener la bandera cubana, cuántos la tienen y la portan orgullosos? No es tan simple.

    1. El problema no es tan simple como que se use la bandera de otro país, sino que el tema se ha convertido en viral. Las prendas con la bandera americana no tienen precios mucho más asequibles que el resto de la ropa, yo misma vi un pulóver, con la bandera estadounidense impreso, en una tienda del sector privado a 13 CUC, no me parece barato y las camisetas las expenden a 10 CUC y los tenis a 30 , por lo cual pude comprobar que la razón no va por el precio. El hecho de que no puedas portar, o que simplemente no tengas, ropa con tu bandera, no creo que justifique el uso del símbolo nacional de otro país, porque, aunque de manera subliminar, estás enviando un mensaje, mensaje que muchos ni siquiera piensan. A mí si me gustaría vestir prendas con la bandera cubana, y que fueran también más baratos en las tiendas de Artex o en donde sea, es mi opinión, contraria también a la de muchos otros. Yo solo digo que si algún día voy a vestirme con una bandera que sea con la mía; o mejor: o me visto con mi bandera o no me visto con ninguna.

      1. Coincido contigo. Pienso igual, aunque tengo recelos con eso de vestir los símbolos, tanto que tengo una camiseta con la bandera cubana que pocas veces uso. Pero todo depende de las circunstancias de cada cual: regalos, accesibilidad, conocimientos, etc. No creo punible usar el símbolo nacional de otro país mientras lleves con orgullo el tuyo, o acaso vamos a criticar si amigos de otros países quieren vestir nuestra enseña nacional. Yo perfectamente podría vestir la de Venezuela o cualquier país amigo. En algo coincidimos las dos, y es que la bandera estadounidense muchas personas la visten con más orgullo que si llevaran una cubana, pero como bien dices queda a conciencia de cada cual. El patriotismo no puede imponerse, pero mucho podemos hacer para fomentarlo.

  6. bueno no quería opinar por que me borran la opinión, creo que el usar la bandera americana en Cuba no es de inocentes pero permitirlo es aún de más mal gusto, yo pude ver la bandera americana ondeando frente al partido provincial, y nadie se fijó en eso hasta dónde la estupidez de los de Miami pueden afectar unos pocos estúpidos en Cuba solo debe ondear la de la estrella solitaria, por la que murieron miles de jóvenes pero en muchos vehículos pude ver la bandera americana para qué, para atraer a los americanos? es algo que yo le pregunté a un taxista por qué tienes la bandera americana es un presente de un turista y le dije por qué si el turista está en Cuba no te dio una bandera cubana como presente?

    1. Usted dice “permitirlo es aún de más mal gusto” y yo le pregunto, ¿quién lo permite? o mejor ?quién puede prohibirlo? La solución de este asunto pasa por un tema de conciencia, nadie puede regular un fenómeno social como este, que ha alcanzado la categoria de “moda”, únicamente la familia (creo yo) pudiera “no permitirlo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share