Por inminente azote de “Irma”, evacúan a Cienfuegos delfines de la cayería Norte avileña

6
729
En pleno vuelo, los cuidadores acomodan a los delfines durante su traslado a Rancho Luna, en la provincia de Cienfuegos, desde el Delfinario de Cayo Guillermo, ante la inminencia del paso del Huracán Irma, por la cayería norte de Ciego de Ávila. /Foto: Osvaldo Gutérrez Gómez (ACN)
En pleno vuelo, los cuidadores acomodan a los delfines durante su traslado a Rancho Luna, en la provincia de Cienfuegos, desde el Delfinario de Cayo Guillermo, ante la inminencia del paso del Huracán Irma, por la cayería norte de Ciego de Ávila. /Foto: Osvaldo Gutérrez Gómez (ACN)

Sobre las 4:00 p.m. de la tarde de este jueves, como parte de las medidas ante el inminente azote del huracán Irma a la cayería norte de Ciego de Ávila, llegaron por vía aérea al Delfinario de Cienfuegos seis de esos mamíferos, evacuados desde el Centro Recreativo de Cayo Guillermo. La instalación cienfueguera, aledaña al balneario de Rancho Luna, está ubicado a unos 18 kilómetros de la ciudad cabecera provincial, 240 kilómetros al sureste de La Habana, en el centro-sur de Cuba.

En diálogo con María Luisa Hernández Vega, gerente de la institución adscrita a la División Palmares, conocimos que “llegaron repartidos en dos vuelos de helicóptero, uno sobre las 4:00 de la tarde y el segundo a las 7:00 de la noche. Vienen acompañados de un veterinario y dos entrenadores.

“Se les ha dispuesto el área de descanso de nuestras instalaciones, destinadas a ese fin tras la reparación capital a la cual fue sometido nuestro Delfinario. Nunca imaginamos que sería necesario utilizarla con tanta urgencia. Allí están sometidos a una estrecha vigilancia, para detectar cualquier conducta indicativa de sufrimiento o estrés sufridos en la operación de traslado helitransportado o cambio de hábitat”.

Si se deterioraran las condiciones del tiempo en Cienfuegos, el Delfinario tiene bien identificadas otras alternativas para ubicarlos en entornos favorables y seguros para estos animales.

El personal de la instalación perrmanece atento a los avisos de la Defensa Civil, porque cuidar la fauna es para ellos vital, en tanto resultan, además de centro recreativo, coauspiciador de la ciencia en el territorio.

6 Comentarios

  1. Que bueno que los protegen tan bien; merecen una felicitación esos entrenadores, cuidadores y veterinarios , a pesar de ser parte de su profesión, muestran ese cálido sentimiento humano por esos bellos animales. Tuve la suerte de compartir con uno en el delfinario de Cienfuegos y me tome hasta una foto (con Oceani el nené de Perla) y créanme es lo mas tierno que se pueda experimentar.

    • Oceany es, además, un delfin cienfueguero. Sí, son gente buena y muy profesional, el colectivo del Delfinario de Cienfuegos cuida la instalación y los animales como si fueran su casa y su familia; y son una familia extendida, por eso acunaron a los de Cayo Coco, gracias por leernos y comentar

  2. Que labor mas noble esa de ayudar a los delfines en cautiverio. Felicidades al equipo de entrenadores, veterinarios, personal de apoyo, y los pilotos del helicoptero Mi-17 de las FAR que realizaron el traslado. Bonita operacion, esas fotos han viajado por toda esta parte del mundo..

    • Sí, esas excelentes fotos son de Osval, fotógrafo de la Agencia Cubana de Noticias en Ciego de Ávila, quien además es diseñador gráfico, caricaturista y una excelente persona, además de mi amigo personal. Esa operación de traslado es una muestra de lo precavidos que somos en estos casos, pero aún debemos superarnos, porque las malditas circunstancias de vivir en una Isla nos expone a los ciclones y huracanes, gracias por leernos y compartir

Dejar respuesta