Polo de Desarrollo Industrial: ¿Por qué Cienfuegos?

El anuncio fue hecho por Hugo Chávez el domingo 14 de octubre: «(…) Cienfuegos va a ser un verdadero polo de desarrollo industrial de Cuba, el Caribe y América Latina».

Y explicó las inversiones ejecutadas y por realizar en la modernización de la Refinería de Petróleo Camilo Cienfuegos. También se refirió a otros proyectos: «En diciembre colocaremos una piedra fundacional para construir al lado un complejo petroquímico (cuyos derivados están en todas partes: ropa, equipos, envases plásticos, pañales desechables, equipos médicos, tuberías, viviendas), y también una planta de fertilizantes para elevar la producción agrícola cubana».

No fue solo la existencia de la planta refinadora, paralizada a causa de la desaparición de la URSS, el motivo esencial para determinar que en esta parte del territorio cubano naciera un polo de desarrollo industrial. Tampoco el que haya funcionado una fábrica de fertilizantes nitrogenados, también inactiva a causa de los pesares económicos del período especial. Me atrevo a decir más: tampoco la decisión responde, únicamente, a la excelente ubicación geográfica de la provincia, en el centro-sur del archipiélago, desde donde se puede trasegar por cabotaje mercancías y productos hacia el occidente y el oriente del país o traer a menor distancia que en otros puntos, materias primas desde países de Suramérica o el Caribe.

Tampoco es el resultado de las características, infraestructura y elevado nivel operacional del Puerto de Cienfuegos, el cual ya superó este año el millón de toneladas cargadas o descargadas en sus muelles, en una suerte de revitalización real que hace mirar con optimismo de nuevo la llegada y despedida de los barcos en la Bahía de Jagua.

 

OTRA RAZÓN BÁSICA

Casi desde el comienzo del proceso revolucionario, la región de Cienfuegos fue escogida para el desarrollo del imprescindible proceso inversionista de industrias y otras plantas que garantizaran la producción (recuérdese la Fábrica de Motores Diesel) o para facilitar la exportación con técnicas modernas, como es el caso de la Terminal de Embarque de Azúcar a Granel Tricontinental, cuya construcción fue ideada por el Comandante Ernesto Che Guevara y seguida muy de cerca por su estrecho colaborador, Jesús Suárez Gayol, a la sazón encargado de atender el sector azucarero cubano.

En los años del mayor florecimiento económico del país, en los cuales la economía nacional contó con el apoyo de la extinta Unión Soviética, los países socialistas y del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), en Cienfuegos aparecieron de manera paulatina un grupo numeroso de plantas: Molino de Trigo, Procesadora de Cereales, fábricas de Elementos para Riego por Aspersión y de Cemento, entre otras. Después se decidió el montaje de la Refinería de Petróleo y la construcción de la primera Central Electronuclear cubana, ambas colapsadas por la crisis económica generada por la desintegración de la URSS y el cambio de casaca de los entonces países socialistas.

Pero ese proceso posibilitó contar en el territorio cienfueguero con un personal altamente preparado en el manejo de nuevas y complejas tecnologías fabriles. Cientos de ingenieros, técnicos y obreros calificados recibieron capacitación en institutos europeos y nacionales de alto nivel académico.

La paralización de la mayoría de las fábricas o la disminución notable de los procesos productivos precisaron a reubicar una parte considerable de esos especialistas. La mayoría de los constructores de la CEN, por ejemplo, pasaron a integrar un contingente encargado de la edificación de hoteles en el balneario de Varadero.

Pero lo bien aprendido no se olvida. Y Cienfuegos puede enorgullecerse hoy de estar en condiciones de rescatar y reincorporar a tareas técnicas de elevada complejidad a un número notable de ingenieros, técnicos y obreros calificados en diferentes ramas del quehacer industrial.

Durante una visita de Carlos Lage, vicepresidente del Consejo de Estado, a la Refinería de Petróleo, cuando las labores de reactivación estaban aproximadamente a un 80 por ciento, especialistas venezolanos y cubanos en la refinación de crudo elogiaron los conocimientos teóricos y prácticos demostrados por el personal cienfueguero reincorporado a la planta. La mayoría habían trabajado anteriormente en el montaje y explotación inicial.

Esa es otra de las razones básicas para que Cienfuegos pueda convertirse en el ansiado y necesario polo de desarrollo industrial de Cuba, el Caribe y Latinoamérica.

El propio día de la visita del Presidente de Venezuela a la Refinería, anunció además: «Aquí también deberíamos empezar a estudiar las facilidades de poner una fábrica de viviendas llamadas petrocasas, que las arma el mismo pueblo, sin necesidad de constructores especializados».

Evidentemente, el proceso de formación del Polo comenzó y avanzará de manera acelerada. Cienfuegos vuelve a ser punto de referencia del desarrollo industrial cubano, esta vez con la colaboración de una nación hermana y gracias al establecimiento de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Ramón Barreras Ferrán

Ramón Barreras Ferrán

Periodista. Corresponsal en Cienfuegos del periódico Trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir