Pipas de calabaza refuerzan las defensas

A una pregunta de un periodista en la habitual conferencia de prensa sobre la situación del coronavirus en Cuba y el mundo, el doctor Francisco Alberto Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, aclaró que si bien no se ha comprobado que alimento alguno pueda evitar o combatir la Covid-19,una buena nutrición sí puede ayudar a mantener las defensas en alto.

El ya popular y reconocido galeno aludió a la ingenstión de una dieta rica en frutas, vegetales, hortalizas de hojas verdes y proteínas. Sobre estas últimas dijo, que si bien ellas están presentes en algunos cárnicos, también las encontramos en granos y legumbres como semillas. En estas últimas clasifican las de la calabaza.

Justo sobre las pipas de la Cucurbitaces se sabe que son una rica fuente de antioxidantes que optimizan nuestro sistema inmune, permitiendo una adecuada respuesta ante las distintas amenazas existentes en el ambiente.

En otras palabras, la inclusión de las también llamadas semillas de auyama en nuestra dieta mejoran considerablemente la salud y nos brinda múltiples beneficios que van desde el refuerzo de las defensas del organismo hasta la supresión de algunos tipos de cánceres cuando se combina con el tratamiento de quimioterapia.

Escudo protector ante enfermedades

Las semillas de calabaza son un alimento utilizado desde la antigüedad tanto por sus propiedades nutritivas como por sus cualidades medicinales. En Naturopatía se recomienda su uso para facilitar la eliminación de parásitos intestinales, gracias a su contenido en cucurbitina, un aminoácido que además contribuye a regular la salud de la próstata.

De las cualidades protectoras se encargan un conjunto de vitaminas liposolubles A y E, así como vitaminas hidrosolubles como la tiamina, riboflavina y niacin, además de un importante grupo de minerales como el cinc, hierro, potasio, magnesio, selenio y cobre presentes en la simiente de la  hortaliza.

Pero hay más. Gracias al aporte de omega 3, 6 y 9 que brindan esas pepitas podemos cubrir algunos aspectos esenciales de nuestra salud cardiovascular. Esta inyección de ácidos grasos omegas mejora nuestro sistema cardiaco reduciendo los niveles de colesterol en la sangre y que a su vez pudieran desencadenar enfermedades de origen crónico.

Asímismo son fundamentales para el mantenimiento de las membranas celulares, la absorción y transporte de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), al mismo tiempo que optimiza la producción hormonas de gran importancia como las prostaglandinas, que actúan sobre algunas funciones del organismo como la presión sanguínea, la coagulación de la sangre, la respuesta inflamatoria alérgica y la actividad del aparato digestivo.

Es cierto, que estos beneficios del ácido omega también pueden encontrarse en una gran variedad de pescados azules; sin embargo, saber que en las semillas de calabaza encontramos otra fuente de esta sustancia representa un alivio y un aporte importante para nuestra salud.

En tanto la cucurbitina, un compuesto aminoácido inusual y presente en las semillas de la auyama, resulta un excelente aliado en los procesos de depuración del intestino. Actúa como agente antiparasitario y contribuye en los procesos desinflamatorios del intestino.

Con lo cual, podemos reafirmar que las inclusión de las semillas de zapallo en nuestra dieta pueden facilitar las funciones digestivas de nuestro organismo y ayudarnos a prevenir patologías como la colitis, inflamación de colon.

Luego, de forma directa e indirecta estas nueces del fruto juegan un papel estelar dentro de las funciones digestivas del organismo, lo que mejora la absorción de los nutrientes de los alimentos y contribuyen con la supresión de algunos agentes dañinos como el colesterol.

Esta función tiene sus compuestos activadores que son los fitoesteroles y fitoestanoles, un tipo de sustancia que adquirimos a través de las semillas para impedir la absorción del colesterol en el tracto intestinal no dejando otra opción para ellos más que su evacuación a través de las heces.

De acuerdo a estudios realizados en las pipas se encuentra un aminoácido llamado triptófano, que actúa como regulador de las funciones cerebrales facilitando la producción de hormonas que optimizan algunas funciones del cuerpo, entre ellas de los ciclos del sueño. Entonces, el consumo adecuado de ellas representa para nuestro cerebro una inyección importante de aminoácidos que mejoran notablemente las funciones ordinales de nuestro cerebro.

Por otro lado, queda demostrado que el daño producido por los radicales libres puede suprimirse con la inclusión de alimentos ricos en antioxidantes que previenen el envejecimiento celular e inhiben el daño ellos. La calabaza en conjunto con sus semillas constituye una rica fuente de esos componentes,  capaces de mejorar y prevenir el perjuicio causado por estos agentes dañinos.

Pero, además, su acción antioxidante actúa sobre los procesos desinflamatorios del organismo, aliviando la sensación de dolor e inflamación sentida por los pacientes que sufren de artritis.

Como también resulta información alentadora para los del sexo masculino que el consumo de la semilla de la calabaza mejora la calidad de la esperma y combate la disfunción eréctil. Se ha comprobado que en general actúan sobre todo el aparato reproductor masculino, mejorando sus funciones básicas. particularmente la producción de esperma. Este punto ofrece una salida a aquellos quienes reportan tener problemas de fertilidad.

¿Interés por comer semillas de calabaza?

El proceso de preparación es bastante sencillo. Solo basta con limpiarlas un poco luego de extraerlas de la misma calabaza y una vez secas colocarlas sobre un recipiente para hornear y por supuesto hornearlas a 180 grados durante al menos unos 5 minutos. Todo dependerá de que tan tostadas las prefieras.  Algunas personas optan por pasarlas por una sartén antiadherente pero ya en ese particular es cuestión de gustos.

Aunque, según los especialistas, la mejor manera de aprovechar todos los nutrientes mencionados es consumir las pepitas crudas, sin embargo estas contienen sustancias llamadas antinutrientes que en ocasiones impiden la absorción de algunos compuestos.

Pan fabricado de féculas de semillas de calabaza

Por ello, para generar un equilibrio y eliminar antinutrientes al mismo tiempo que no se pierdan tantos nutrientes, se tuestan las pepitas y así es como generalmente las comercializan, por ello ya no tienen sus cascarillas.Se recomienda evitar la sal añadida a las pepitas, ya que aumenta la cantidad de sodio y no permite disfrutar del sabor natural de las mismas.

Finalmente, es aconsejable consumir porciones moderadas debido a que aunque concentra muchos nutrientes saludables también tienen una alta densidad energética, es decir, son altas en calorías en poco volumen, lo que puede llevar a un exceso calórico. Tal es sí que una porción de 25 gramos contiene alrededor de 135 calorías.

Útiles recetas

A continuación algunos platillos a base de pipas de auyama y su forma de preparación.

Sopa de pepitas de calabaza

Ingredientes:

2 tazas de pepitas de zapallo o calabaza cruda

1 litro de agua segura

  • 1 diente de ajo, pelado y picado
  • 1 cebolla mediana, pelada y picada
  • ½ pimiento morrón (rojo) asado, sin piel ni semillas
  • 2 tomates pequeños (perita) asados o cocidos al horno, sin piel ni semillas
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen
  • Sal marina, orégano fresco picado, perejil fresco picado, pimienta negra recién molida, al gusto

Preparación:

  1. Colocar en la licuadora un poco de agua y las semillas, y reducir a una crema homogénea.
  2. Colar para retirar las partes sólidas de la cáscara, volver la pasta a la licuadora e ir agregando lentamente el resto del agua, integrando muy bien.
  3. Verter en una olla o cazuela sopera y cocinar a fuego bajo-moderado para hervir por 10 minutos.
  4. En una sartén colocar el aceite de oliva y sofreír allí el ajo y la cebolla hasta que quede transparente. Luego agregar los tomates picados, el pimiento picado y las hierbas al gusto.
  5. Agregar a la olla y cocinar hirviendo por 10 minutos más.
  6. Sazonar con sal y pimienta al gusto, y servir con unas semillas tostadas por encima.

Receta adaptada de https://comohacerpara.com/

Vinagreta de pepitas de calabaza

Ingredientes:

  • ½ taza de semillas de calabaza crudas o secas al sol
  • 2 naranjas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • 1 cucharadita de mostaza
  • ¼ de taza de nueces peladas
  • Sal marina

Preparación :

  1. En la licuadora colocar las semillas de calabaza y un poco de agua, y reducir a una pasta liviana. Colar para quitar los sólidos.
  2. Regresar a la licuadora y agregar el jugo de naranja, el aceite de oliva, el vinagre de manzana, la mostaza, las nueces peladas y la sal marina, al gusto.

Receta adaptada de https://comohacerpara.com/

Ensalada de ejotes y pepita

Ingredientes:

  • Pimienta negra molida al gusto
  • ½ pieza de limón
  • Aceite de oliva al gusto
  • Pepita de calabaza al gusto
  • Queso panela en cubos al gusto
  • 300 gramos de ejotes
  • sal de mar al gusto
  • ½ pieza de naranja

Preparación:

  1. Cortar los ejotes en 3 partes descartando las puntas. Para blanquear los ejotes, poner agua a hervir y cuando hierva, añadir los ejotes durante 1 minuto. Retirar y colocar en un tazón con agua y hielos. Escurrir y reservar.
  2. Mezclar la naranja, el limón, la sal y el aceite de oliva. Emulsionar y marinar ahí los ejotes, el queso y las pepitas, sal y pimienta.

Receta de https://cocinaycomparte.com/recetas/ensalada-de-ejotes-y-pepitas-verdes/

Pasta fría con pesto de pepita

Ingredientes para el pesto:

  • 100 gr de queso Cotija (o parmesano)
  • Aceite de oliva
  • Pepitas de calabaza
  • 3 cucharadas de hojas de cilantro
  • 3 cucharadas de hojas de epazote
  • 3 cucharadas de hojas de albahaca

Ingredientes para la pasta:

  • 1 papa cocida y cortada en cubos
  • 2 zanahorias cocidas y cortada en cubos
  • 1 taza de ejotes cocidos y cortados
  • 1 calabaza cortada y picada en cubos
  • 2 tazas de pasta cocida

Preparación:

  1. Licuar aceite de oliva, las pepitas, el queso Cotija, las hierbas (cilantro, epazote, albahaca) y sal.
  2. Cocer la pasta. Cocer por separado las verduras con un poco de sal, escurrir y mezclar con la pasta.
  3. Añadir el pesto preparado en la licuadora a la pasta con las verduras.

Receta adaptada de Canal de YouTube de Zahie Téllez

Papa azules

Ingredientes:

  • 350 g de semillas de calabaza tostadas y molidas
  • 1 rama de epazote hervida en 2 tazas de agua con sal
  • 24 tortillas delgadas
  • 10 huevos cocidos picados

Para el chiltomate:

  • 4 jitomates asados y pelados
  • 1 cebolla picada
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 chile habanero (optativo)

Preparación :

  1. Licuar las semillas de calabaza con el epazote y el agua en que hirvió éste para obtener una salsa espesa como atole.
  2. Para el chiltomate, pelar el jitomate y moler con el chile habanero y se cuela. Acitronar la cebolla en el aceite y añadir el molido de jitomate, sal y pimienta al gusto, dejar sazonar hasta que espese.
  3. Pasar las tortillas calientes por la salsa, rellenar con el huevo picado, enrollar, acomodar en un platón, bañar con el resto de la salsa de pepita y por último con la salsa de jitomate o chiltomate.

Receta adaptada de https://www.mexicodesconocido.com.mx/

Enjambre de semillas y coco (sin azúcares)

Ingredientes:

  • 1/3 de taza de chía
  • 1 taza de pepita
  • 1/2 taza de semilla de girasol
  • 1 cucharada de semilla de ajonjolí
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharada de romero
  • 1/2 cucharada de tomillo
  • 1/2 taza de coco rallado

Preparación:

  1. Precalentar el horno a 140°C.
  2. En un bol mezclar la chía, con las pepitas, las semillas de girasol, semillas de ajonjolí, la sal, el romero, el tomillo y el coco rallado hasta formar una pasta.
  3. En un molde con papel engrasado agregar la mezcla y extender perfectamente bien con un grosor de 5 cm, cortar la pasta en cuadros regulares, hornear 40 a 50 minutos.
  4. Retirar el molde del horno y voltear la pasta, hornear durante 35 minutos más, tapando con un papel aluminio para que no se quemen las semillas.
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir