Pilares de la defensa de la Patria

Para las instituciones armadas, los trabajadores civiles de la Defensa, agrupados en su Sindicato Nacional hace 50 años, han constituido un recurso humano de capital importancia en el cumplimiento de las diferentes misiones. Estos hombres y mujeres de probada fidelidad se han dedicado por más de medio siglo a garantizar servicios básicos como la alimentación, transporte, alojamiento, atención médica, además de la labor creativa en el mantenimiento y modernización de la técnica y el armamento de combate, tanto en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) como en el Ministerio del Interior (Minint).

A propósito de las cinco décadas de constituido este sindicato, un grupo de trabajadores destacados en la Región Militar (RM) Cienfuegos fueron reconocidos. A continuación algunos de sus criterios.

Natividad de la Caridad Moreno Camacho
Natividad de la Caridad Moreno Camacho se jubiló, pero no se retiró. Suma más de 45 años como trabajadora civil de las FAR. /Foto: Juan Carlos Dorado

“Llevo más de 45 años como trabajadora civil de las FAR en la RM. Parte importante de ese tiempo compartí mi desempeño laboral con cargos de dirigente en la sección sindical de mi organización de base.

“Para mí, más que una consigna, la entrega diaria en lo que hago forma parte de mis principios y convicciones personales, siempre con el afán de poner un granito de arena para que todo marche mejor. Y con esa idea fija en crear y construir estaré hasta que mis fuerzas me acompañen en esta primera línea de la defensa de la Patria.

“Aunque me jubilé, no me he retirado, sigo en al frente del control de los medios básicos en el Campamento de la Base de Almacenes (BA). Como se confió en mí cuando me inicié, cada nueva generación sigue el legado de sus antecesores, con los mismos principios y valores de siempre. Luego, los jóvenes continuarán siendo, con su disposición y energía, el futuro y la continuidad de nuestro proyecto económico, político y social”.

Eutimio Llópiz Vidal
Eutimio Llópiz Vidal, secretario general de la sección sindical del Estado Mayor General de la Base de Almacenes. /Foto: Juan Carlos Dorado

“Puedo decir que a la responsabilidad sindical y mis funciones en la especialidad de intendencia de la reserva de la RM le deben mucho a la experiencia anterior como combatiente y oficial de la Marina de Guerra Revolucionaria, donde llegué a desempeñar el cargo de jefe de unidad.

“Y recalco en ello porque el trabajo del sindicato en las FAR tiene sus particularidades, y en primer orden tiene que comprenderse bien que el éxito de cualquier misión y tarea debe subordinarse a la cohesión y el sentido de cooperación que exista entre el mando, las estructuras militares y demás organizaciones políticas y de masas.

“Sin lugar a dudas, el SNTCD constituye el pilar fundamental para asegurar que las FAR puedan concentrarse en su preparación y disposición combativa. Sin nuestra participación en el respaldo logístico será imposible cumplir cabalmente con esa principal misión, y no solo en los servicios, sino también en otros frentes como la industria militar, GeoCuba y el sistema empresarial, por citar algunos de ellos.

Yaíma Trujillo Gómez
Yaíma Trujillo Gómez, secretaria general del buró sindical de la Base de Almacenes.
Yaíma Trujillo Gómez, secretaria general del buró sindical de la Base de Almacenes. /Foto: Juan Carlos Dorado

“El principal reto de un dirigente sindical en la base es el don de escuchar y saber llegar a cada uno de los afiliados. Esa es una virtud fundamental para sostener el liderazgo entre los integrantes del colectivo, a fin de que nos sigan y apoyen en cada una de las tareas propuestas y en las misiones encomendadas a la organización.

“Por otro lado, en esa labor hombre a hombre, debemos poseer una gran sensibilidad ante la situación personal de cada cual. No podemos siempre pedirle y perdirle, tenemos que ser capaces de buscar la mejor respuesta, y aunque no sea la solución del problema, al menos compartir con él y reflexionar sobre la cuestión en particular. Esto no quiere decir que todo marcha sobre ruedas, todavía a la labor sindical le falta mucho más sistematicidad en todos los órdenes”.

Elisa Esther Vega Jiménez
Elisa Esther Vega Jiménez, especialista de primer grado de Estomatología General Integral del puesto médico de Salud en la Región Militar. /Foto: Juan Carlos Dorado

“Desde el inicio mismo de la Covid-19 en la provincia nos incorporamos a su enfrentamiento, tanto en las pesquisas, recorridos higiénicos y charlas educativas en las unidades de los diferentes campamentos, como en otras direcciones del trabajo, incluyendo el apoyo al centro de aislamiento pediátrico en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos.

“Tal y como ocurrió en el resto de la población cienfueguera, tuvimos un pico alto de contagiados en un momento determinado. Esa situación nos obligó a redoblar los esfuerzos y extender las jornadas de trabajo, sobre todo, para tratar de hacer comprender a los jóvenes soldados la necesidad de extremar las medidas en el aislamiento y del resto de las acciones de bioseguridad.

“Mis 22 años dedicados a los servicios estomatológicos dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias me han enriquecido como ser humano; esta ha sido una etapa de particular significado en mi vida profesional. Tal vez por eso resultó tan emotivo cuando se me impuso la distinción Emilio Bárcenas Pier, con motivo de los 50 años de creado este sindicato. En ese momento pensé en mi hijo Francisco Dariel Zaldívar, que desde que estaba en mi barriga, se ha vinculado a mi crecimiento en la Región Militar Cienfuegos; también él merecía compartir ese reconocimiento”.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir