PIAL en Cienfuegos propone estrategias para la producción y certificación local de semillas

Incentivar la producción local de semillas se ha convertido en una actividad estratégica para el país en el actual contexto de reordenamiento de la economía cubana, en el cual la seguridad alimentaria ha sido declarada por la máxima dirección del gobierno como prioridad nacional.

Sobre posibles alternativas o soluciones que contribuyan a acercar la producción a los lugares de consumo y comercializar simientes de óptima calidad, estuvieron debatiendo durante dos días productores, investigadores, representantes de instituciones vinculadas a su procesamiento y decisores del Ministerio de la Agricultura en Cienfuegos, como parte del Taller Provincial de Diversidad Genética y Tecnológica: Estrategias para la producción y certificación local de semillas.

La cuarta fase del Proyecto de Innovación Agropecuaria Local (PIAL), tiene como propósito experimentar otros modelos de gestión a nivel local, con nuevas formas organizativas y participativas del campesinado cubano en la selección y el manejo de semillas.

Al respecto, productores como Rafael Socarrás expusieron sus experiencias en la obtención de semillas y su vínculo con la agroecología, al tiempo que las féminas, también protagonistas en tales procesos, dieron ejemplos de las buenas prácticas en la conservación de estas variedades.

Asimismo, el Ingeniero Reinaldo Delgado Porres se refirió a la importancia y control del saneamiento de las simientes y a la inclusión de este tema en el programa de trabajo de la Tarea Vida para el enfrentamiento al cambio climático.

Durante la segunda jornada del taller se ofreció detalladamente toda la información referida a las leyes y normativas para la comercialización de simientes, y sus beneficios para los productores cienfuegueros.

“El basamento legal que regula el manejo de las semillas es muy riguroso. Así lo confirma el Lineamiento 188 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, dirigido a potenciar la producción, beneficio, conservación y comercialización de semillas”, expresó el ingeniero Jesús Negrín Capote, representante de la Delegación de la Agricultura en el territorio.

Otros aspectos de interés como los análisis de laboratorio que avalan la calidad de las semillas y las características de las variedades que se certifican y comercializan en el sistema local, fueron de gran aceptación por los presentes, quienes entablaron un provecho intercambio con los especialistas.

Entre los acuerdos principales que emanaron de este encuentro figuran la creación de un Comité de Semillas en cada municipio, en aras de avalar la certificación local de las especies, y que cada campesino posea variedades de calidad en sus fincas con la posibilidad de diseminarlas entre otros productores. Se propuso, además, la realización de Ferias de Biodiversidad en las que se incluyan ofertas un tanto rechazadas o desconocidas por la población como el ñame, acompañadas de elaboraciones que puedan ser degustadas por los consumidores.

Al decir del ingeniero Erislandy Becerra Fonseca, coordinador provincial del eje de Diversidad Genética y Tecnológica en el PIAL, otro de los resultados del taller radica en la posibilidad de que el laboratorio provincial certifique las semillas de los productores vinculados al proyecto, siempre que porten la documentación requerida, “también, la Empresa de Semillas capacitará a los productores según los temas que soliciten, y el Ministerio dela Agricultura brindará apoyo a aquellos campesinos que quieran establecer una finca o banco local de semillas”, agregó.

Tras doce años de ejecución en el territorio y con el asesoramiento de la Universidad de Cienfuegos, el PIAL dirige sus acciones principales a sistematizar la capacitación a productores, campesinos, actores locales y representantes de organismos relacionados con temas de innovación tecnológica.

Esta vez, el Proyecto de Innovación Agropecuaria Local en la provincia apostó por la producción y comercialización de una simiente con calidad, alternativas para un proceso agropecuario que repercute, desde ya, en la alimentación y economía de Cienfuegos y Cuba.

Foto: Leslie Corrales Rosell
Foto: Leslie Corrales Rosell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir