Pastores por la Paz en Cienfuegos: fe, solidaridad y unión
jue. Ago 22nd, 2019

Pastores por la Paz en Cienfuegos: fe, solidaridad y unión

Lucius Walker, fundador de Pastores por la Paz, le entrega un libro a Fidel Castro el 19 de septiembre de 1996. /Foto: Archivo

Lucius Walker, fundador de Pastores por la Paz, le entrega un libro a Fidel Castro el 19 de septiembre de 1996. /Foto: Archivo

Cerca de 40 ciudad norteamericanas (Nueva York, California, Huston, Washington, Seattle, Minneapolis, Chicago, Detroit, Boston, por mencionar algunas) recorrió la Caravana de Pastores por la Paz antes de llegar a Cuba este 25 de junio. Tan extenso periplo confluye en una única ruta: mostrar a sus conciudadanos estadounidenses cuán cercana es para ellos esta Isla, en geografía y afectos, que a tanta fuerza les alejan con hostiles políticas de gobernantes y empresas mediáticas.

Ese fue apenas el comienzo del actual trayecto: ¿cuánto no puede contarse en estos 30 años de recorridos de dicha Fundación Interreligiosa para la Organización Comunitaria? En ninguno de ellas ha sido sencillo el proceso, tanto menos ahora, con las asfixiantes medidas de la administración de Donald Tump contra la Mayor de las Antillas. Y hoy, más que nunca, se muestran consecuentes con su causa.

“Las diferentes licencias de viajes impuestas por la Casa Blanca resultan un mecanismo para ‘controlar lo que hacemos, a dónde vamos (…) por eso viajaremos sin esos permisos, el amor es nuestra única licencia’, expresó Gail Walker, directora ejecutiva de la agrupación.

El amor es nuestra licencia. Cuba es nuestro amigo. Divisas siempre de las caravanas de Pastores por la Paz.
El amor es nuestra licencia. Cuba es nuestra amiga. Las divisas de siempre en el ánimo de las caravanas de Pastores por la Paz.

Estas Caravanas se iniciaron en una etapa difícil para el pueblo cubano: el Período Especial. Además de traer desde entonces objetos de ayuda material necesaria, una de las principales motivaciones del grupo es hacer frente al bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos nos ha mantenido durante casi 60 años. Su historia guarda también, con mucho celo, el legado de la amistad entre los líderes de la Revolución, Fidel Castro, y de Pastores por la Paz, Lucius Walker. El sentimiento solidario fue siempre la premisa: “estamos en Cuba no porque Cuba nos necesite, sino porque el mundo necesita a Cuba”, dijo el mismo Walker en su primer discurso público al respecto.

El 29 de junio estarán, nuevamente, los caravanistas en Cienfuegos. Recorrer el centro histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO; visitar cooperativas de producción agropecuaria, industrias; intercambiar con médicos, enfermeras, federadas, cederistas, maestros y niños es la esencia que los impulsa. La Cuba que conocen y quieren hacer conocer.

Así, la Perla de Sur servirá también para estrechar este abrazo de fe, solidaridad y unión, fiel a su legado fundacional.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles