Para quitarse el cartel de reincidentes

En mi andar periodístico de los últimos meses, brindando seguimiento a asuntos tan ligados a la satisfacción popular como lo son el cumplimiento de la política de precios y de las normativas vigentes en lo que a calidad de los servicios se refiere, me llama la atención que algunos organismos y/o entidades suelen ser reincidentes.

Sí, son esos cuyas administraciones conviven con los problemas, en tanto una y otra vez, en cada verificación, se les detectan dificultades y no se observa una respuesta a los señalamientos. Sitios en los que se entronizan la abulia, el descontrol, las malas prácticas, fomentando escenarios que al final redundan en atentado a la complacencia de quienes reciben un servicio o pagan por un producto y esperan correspondencia entre calidad y precio.

Tal es el caso de la Empresa Gastronómica del municipio de Cienfuegos, en cuyas entidades, más de una, se han detectado desde serias dificultades con la higiene hasta problemas con las pesas.

Vayamos de la generalización a lo particular. En la cafetería Venecia, especializada en hamburguesas, la balanza está sin certificar desde hace ¡un año! sin que haya habido una solución. Ello, como es lógico, repercute en que los productos no tengan siempre el peso estipulado. Y eso, sin muchos regodeos y tecnicismos, tiene un nombre: engaño al consumidor.

Pero también ha sucedido con el Sistema de Atención a la Familia (SAF), que siendo un programa de extrema sensibilidad en tanto representa el que asegura la alimentación a personas en situación vulnerable, ha tenido desgarros, precisamente, por donde tiene que ser un crisol: la higiene en las instalaciones. Ha sucedido en más de uno, y si sirven los ejemplos valgan los ubicados en Tulipán y Caunao.

Tiempo ya de salir de la inercia y poner manos a la obra

Nada de lo expuesto hasta aquí es desconocido por los lectores pues lo hemos reseñado en nuestras ediciones digital e impresa, como tampoco lo es para quienes tienen la responsabilidad directa de conducir a esos colectivos, ni entre los propios colectivos.

Sé que las multas juegan su papel, pero ¿tiene que ser una contravención la que haga encauzar las actividades? Por supuesto que no.

Como en casi todas las esferas de vida en Cuba, en lo referido a los servicios, su calidad, respeto al consumidor, hay un sinnúmero de disposiciones vigentes, todas con el propósito de que prime el buen hacer; ¿por qué no cumplirlas entonces?

Para lograr un ambiente limpio, aún cuando algunos productos de higiene escaseen, no vienen mal la sistematicidad o una limpieza general cada semana. Contribuirán, sin dudas, a que todo permanezca en condiciones óptimas para sus actividades diarias.

En Doña Neli se han detectado reiteradas deficiencias y se han aplicado correctivos sin que ello derive en un cambio sustancial. /Foto: Tripadvisor
En Doña Neli se han detectado reiteradas deficiencias y se han aplicado correctivos sin que ello derive en un cambio sustancial. /Foto: Tripadvisor

Otro tanto sucede en unidades comerciales pertenecientes a la Cadena CIMEX. Entre las que se inscriben en la lista de reincidentes, según los inspectores, está la cafetería Doña Neli, pues una y otra vez allí se han detectado deficiencias y se han aplicado correctivos sin que ello derive en un cambio sustancial. En esa entidad se han señalado, entre otras irregularidades, la venta de dulces sin el conocimiento del precio y gramaje y el uso de productos vencidos, como el ketchup que utilizan para la venta del perro caliente, por solo mencionar las más recientes.

Relacionado: Cumplimiento de lo previsto, premisa en el quehacer cotidiano en Cienfuegos

No escapan a las dificultades el Rápido ¡Qué Bien! y el punto de ventas Santa Isabel, en los que han hallado productos vencidos y otros a punto de vencer sin que pudieran apreciarse las diligencias para proceder con la política de rebajas de precios, tal cual lo estipula la ley.

Ser reiterativos es bueno, cuando se trata de acciones para ir hacia delante, avanzar; pero cuando se hacen señalamientos una y otra vez y no hay una respuesta convertida en acciones concretas, entonces llega el cartel de reincidentes a quienes los demás verán con recelo, y peor aún, desconfiarán de sus servicios o productos.

Acción, cambiar todo lo que anda mal, bajo la conducción de los responsables es la manera más factible y acertada de despojarse del sambenito de los incumplimientos.

Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

3 Comentarios en “Para quitarse el cartel de reincidentes

  • Avatar
    el 18 marzo, 2020 a las 4:10 pm
    Permalink

    En Doña Nely en diciembre de 2019, dos dependientas vendieron más de 500 dulces de borrachitas delante de mi esposa y un servidor y cuando le solicitamos que nos vendieran cuatro nos dicen que el cliente anterior se las había llevado todas. Eso denota corrupción y que se ponen de acuerdo las dependientas con las revendedores. En verdad es triste que eso pase en Cienfuegos porque en el Doña Nely de Varadero, he estado en numerosas ocasiones en ese establecimiento jamás he visto esa mala práctica.

    Respuesta
  • Avatar
    el 29 octubre, 2019 a las 10:10 am
    Permalink

    Bueno en la Venecia no solo esta el problema del peso, la hamburguesa te la venden semicruda, para no decir cruda, ademas, si quieres ir a tomarte una cerveza, tienes que tener mas suerte que la suerte, pues no te encuentras una en todo Cienfuegos, eso en los estatales, en los particulares si estan «botadas».

    Respuesta
  • Avatar
    el 27 octubre, 2019 a las 5:38 pm
    Permalink

    Y cuándo se va a cambiar todo lo que anda mal? Súmale que en doña Nely por la conyuntural en un país tan caluroso los refrigeradores se han convertido en escaparates, hay refresco y agua caliente, la situación es tan grave cómo para no brindar estos productos frío? Es parte del maltrato al pueblo?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir