Pablo de la Torriente Brau cae en España | 5 de Septiembre.

Pablo de la Torriente Brau cae en España

Luchando por la República española contra el fascismo, el  18 de diciembre de 1936 cayó en Majadahonda, cerca de Madrid, el patriota cubano Pablo de la Torriente Brau.

Acudió como periodista, corresponsal de guerra, para colaborar con los patriotas españoles que se defendían de la agresión del fascismo internacional, pero enseguida se involucró como soldado de filas, e integró la compañía de cubanos “Guiteras”, que componían el batallón “Abraham Lincoln” de las fuerzas internacionalistas formado por la solidaridad del proletariado mundial, y cuando cayó en combate ya era el Comisario Político de ese batallón, y uno de sus más queridos combatientes.

Aunque Pablo de la Torriente nació en Puerto Rico, de padres cubanos, siempre se consideró cubano pues en nuestra Patria, adonde llegó de niño, sintió que era la suya.  Fue temprana su vocación revolucionaria, recibió su bautismo de fuego en la acción estudiantil universitaria del 30 de septiembre de 1930 donde fue herido de bala en la represión de las fuerzas del dictador Gerardo Machado. Condenado en el presidio de Isla de Pinos, allí trabó amistad con otros intelectuales, entre ellos Raúl Roa. A la salida del presidio al ser derrocado el tirano Machado, Pablo mostró como periodista audaz e incorruptible las lacras de aquella sociedad que le tocó vivir. Fue escritor vanguardista de mucho ingenio, de impacto en la cuentística de su época.  Pero cuando el pueblo español comenzó a luchar por su República, agredido por el fascismo internacional, cuando el General golpista español Francisco Franco, se alió a los bárbaros fascistas, de Alemania, Adolfo Hitler; y de Italia, Benito Musolinni, Pablo anunció:

“Me iré a España, a la guerra antifascista”  y clandestinamente, como otro millar de cubanos que resultan precursores de la ayuda internacionalista que es decisión y orgullo de Cuba, y ennoblece a los cubanos,  entraron a la República española para acompañar a los patriotas españoles en esa defensa ardorosa y cruenta. Además de pelear como soldado y oficial, resultan famosas las polémicas orales de Pablo, de trinchera a trinchera, con curas falangistas españoles, en las que siempre éstos resultaban vencidos por los razonamientos y datos que manejaba con destreza el comisario político cubano. Así consta en la historiografía de la Guerra Civil Española ocurrida entre 1936 y 1939.

Un intelectual español, Justino Frutos, también en el campo de batalla, cuenta la muerte de Pablo:

“El 18 de diciembre (de 1936) desde las cinco de la mañana los fascistas emprendieron un gran ataque artillero contra nuestras posiciones de patriotas republicanos.  Enseguida aparecieron los tanques y la infantería enemiga.  Resistimos como pudimos los ataques del ejército mejor armado por Alemania e Italia. Pablo permaneció, como siempre, en la primera línea de defensa, en la vía de Majadahonda. Al atardecer notamos la ausencia de nuestro Comisario Político, siempre inquieto y batallador. Lo buscamos luego en el campo de batalla abandonado por el adversario. Hallamos su cuerpo en el suelo, tendido boca arriba. Una bala le penetró por el pecho y le salió por la espalda. A su lado encontramos, semi-enterrada su documentación personal.   Fue sepultado en Barcelona con honores de capitán muerto en campaña.  Habíamos perdido al hombre más querido de nuestro batallón, a “nuestro Pablo”, como le llamábamos.”.

El poeta español Miguel Hernández, otro intelectual, compañero suyo en el batallón internacionalista, le dedicó una hermosa elegía.  Su primera estrofa  dice:

“Me quedaré en España, compañero /  me dijiste con gesto enamorado  /  y al fin, sin tu edificio tronante de guerrero  /  en la hierba de España te has quedado”.

Así,  Pablo de la Torriente Brau ha quedado en la memoria y el cariño agradecido del pueblo español. Él puede representar a los precursores del internacionalismo de los cubanos de hoy, esa práctica revolucionaria que ennoblece al pueblo cubano y al ser humano.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share