Otra vez esperar | 5 de Septiembre.
vie. Jul 19th, 2019

Pavel Quesada terminó con números satisfactorios. /Foto: Carlos Ernesto Chaviano

Definidos los seis equipos que lidiarán por la corona en la Serie Nacional de Béisbol número 58, y en medio del ambiente por el tradicional Juego de las Estrellas, a los cienfuegueros sólo les queda ver qué puede hacer César Prieto en el choque de luminarias que acoge Ciego de Ávila, y si alguno de sus atletas es escogido como refuerzo para la fase decisiva del evento, que estará animada por Leñadores, Azucareros, Tigres, Leones, Gallos y Sabuesos.

Mucho se habla en cada esquina de nuestro territorio acerca de la actuación de los Elefantes en la actual contienda. Otra vez relegados a los últimos lugares de la tabla (el penúltimo, para ser exactos), los dirigidos ahora por Alaín Álvarez apenas pudieron ganar 16 choques (cinco más que en la versión precedente), sólo por encima de Matanzas, la enorme decepción de la justa con balance de 14 y 30.

Y es que los números, aunque fríos, no engañan, y Cienfuegos, en honor a la verdad, no anduvo bien en ninguno de los parámetros de juego, como lo reflejan las siguientes estadísticas.

Colectivamente los nuestros batearon para 266, por debajo de la media de 282. Ello los ubicó en el puesto doce entre los 16 concursantes, con 209 carreras anotadas (11), 389 hits (11), 63 dobles (8), seis triples (quintos igualados con Sancti Spíritus y Las Tunas), 32 jonrones (7) y 189 impulsadas (11). En el cajón de bateo se poncharon 242 veces, los terceros más abanicados del certamen, por detrás de villaclareños (253) y camagüeyanos (267). Además, sus robadores de bases resultaron los menos “ladrones” de la etapa, con sólo siete estafas conseguidas.

En materia de pitcheo vino la debacle. Promedio de limpias de 5, 54 permitidas por cada nueve entradas (el peor de la competencia, por encima de la media de 4, 40). Los lanzadores resultaron los más apaleados por las baterías rivales (309 de average, al igual que al staff de Granma). Fueron los que más dobletes (78) y triples (10) permitieron, además de 29 vuelacercas. Eso propició la friolera de 230 anotaciones inmaculadas (últimos) y un whip de 1, 73 (último). Si sumamos las 200 bases por bolas (cuartos más descontrolados), casi cinco por desafío, y los 40 pelotazos propinados (terceros), nos redondea la idea de que desde la lomita la situación fue caótica.

Ya en el fildeo las cosas se comportaron más normales, pues su defensa de 972 (exacta a la media del torneo) se ubicó en el octavo escaño, producto de 48 errores en mil 687 lances. Lideraron las jugadas de doble play con 65, abrazados con Pinar del Río, mientras a sus receptores les robaban 24 bases (segundos junto a Santiago de Cuba y sólo mejor que Matanzas, a quien le hurtaron nada menos que 50 almohadas), aunque capturaban a 27.

Luego de 45 desafíos, César Prieto es el indiscutible pilar de la novena, con sus 379 de promedio ofensivo, 69 indiscutibles, nueve dobletes, un triple, cinco cuadrangulares, 35 anotadas y 28 impulsadas. El también jovencito Félix

Rodríguez lo secundaba con 303, 46 incogibles, siete tubeyes, dos triples, par de batazos de vuelta completa, 26 anotadas y 19 remolques, pero con 40 ponches, demasiados para un primer madero.

Para beneplácito de muchos, Pavel Quesada fue encontrando su nivel y concluyó con 301, 46 metrallazos, incluidos once biangulares y seis para la calle. Pisó el home en 26 ocasiones y trajo a 28 compañeros hacia el plato. Daniel Pérez Pérez también destacó madero en ristre. Muestra de ello es su promedio de 294, con 47 hits y 25 propulsadas. En el caso de Yusniel Ibáñez cedió mucho en la segunda mitad del certamen, al punto de finalizar en pobre 241, aunque sus siete jonrones y 21 empujadas aportaron a la causa. Para el olvido la actuación de Juan Miguel Soriano, sin duda enrolado en su peor campaña, con anémico 179 de acumulado.

Del staff de pitcheo, destacar al veterano Yasiel Morales, quien también bajó su rendimiento en la segunda etapa y terminó con palmarés de cinco éxitos e igual número de derrotas. Al zurdo le batearon bastante en sus útimas salidas, al punto de que exhibir 308 de average en su contra, con 4, 90 en su promedio de limpias, un whip de 1, 71, 15 dobles, un triple y nueve jonrones. El relevista Raicol Suárez mostró credenciales, con 3- y tres salvados, 3, 02 PCL y 1, 50 de whip.

Otra vez llega la espera para la afición de casa, que ahora apostará por otra selección, y volverá a soñar con que el próximo año será diferente.

Noticias relacionadas

3 thoughts on “Otra vez esperar

  1. Es inaudito ver a un equipo en la etapa de preparación muy bien y a la altura de ganar la inmensa mayoria de los topes, y después, a la hora de la verdad, ese propio equipo se desmorona y derrumba toda ilusión del aficionado cienfueguero. Si, ese es el equipo de Cienfuegos y coincido al 100% con el amigo Hmanuel, pero ese 50% del sub-23 entre el 25-35 % de ellos mismos no juegan prácticamente; por eso propongo que la Serie Nacional sub-23 tiene que ser e ir al unísono con la Serie Nacional y hacer las altas y bajas como se establecen en el mundo entero, que se juege béisbol para que haya presión deportiva, desarrollo deportivo, motivación monetaria deportiva para esos peloteros que vienen desde abajo y viceversa. La deserción de atletas no lo va a parar nadie, porque eso es a nivel mundial, pero, sí tenemos que lograr mejorar nuestro movimento deportivo, porque seguiremos quedando más atrás de lo que parece y desapareceremos del RANKING MUNDIAL más rápido que la velocidad de la luz.

  2. LOS MUCHACHOS DEL SUB-23, ESOS A QUE SE HACE REFERENCIA, FUERON LOS QUE MENOS JUGARON, PUES ALAIN SOLO APOSTÓ POR SUS AMIGOS Y PATERNOS; DEJO SENTADOS A TODOS LOS JÓVENES, SIN IMPORTAR QUE LOS PATERNALES Y VITALICIOS DE ÉL LE ESTABAN HACIENDO BARBARIDADES, NO BATEABAN ,CERO CONTROL, PERO SIEMPRE LOS MISMOS; LA RESERVA SE QUEDÓ MUY BIEN RESERVADA. DARPIN, QUIEN FUE UNA FIGURA EN EL SUB-,SENTADO; ABEL CAMPOS, CON MUY BUEN CONTROL Y MEJOR PCL QUE LOS ABRIDORES, SIN PROPINAR UNA BB, LO DEJÓ, LO SACÓ DOS JUEGOS Y SOLO PARA DOS INNING, NO PODIA GANAR. VICTOR JUGÓ MUY POCO. CÓMO VAN A TENER LOGROS, SI ESPERAR QUE EXISTA JUSTICIA Y SEGURIDAD Y QUE REGRESE ALGUIEN QUE DE VERDAD QUIERA QUE CFGOS. RENAZCA EN EL BÉISBOL, Y SEA JUSTO E IMPECABLE. QUE JUEGUE QUIEN SE LO MERECE, UN PRIMER BATE LÍDER EN PONCHE Y NO SE PONCHÓ MÁS PORQUE LO DEJÓ UNOS JUEGOS SIN SALIR. DÓNDE ESTABAN LOS DEL BANCO, PATANO, JAVIER, ETC., ETC. PERO ESO NO LE IMPORTÓ A NADIE. ESPERO QUE NO VUELVA A DIRIGIR NINGÚN CERTAMEN POR MEDIOCRE QUE SEA ESTE. SI ESO ES EN NUESTRA SERIE, QUÉ DEJAMOS PARA UN CERTAMEN INTERNACIONAL O DE IMPORTANCIA…. SE LO DEJO DE ,POR ESO LOS PELOTERITOS QUE TIENEN DESEOS DE JUGAR, SE MARCHAN DE CUBA PARA REALIZAR SUS SUEÑOS. SEGUIRÁ PASANDO SI NO LES PONEMOS LA ALEGRÍA DE SENTIRSE ÚTILES. TRANQUILOS, PIOJOS, QUE LAS PELUCAS DE UDS. LLEGARÁN. POR MALA IDEA QUEDÓ EN EL 15 Y LE DESEO LO MEJOR, QUE SIGA HABLANDO EL PUEBLO, AUNQUE NO LO ESCUCHAN NI CAMBIAN DIRECCIÓN ALGUNA. CHAO, HASTA LA PR´ÓXIMA SERIE 59…

  3. Los muchachos del sub 23 lo hicieron MUY BIEN, la base fundamental de este equipo son estos mismos muchachos, sé que pudieran dar más, pero como son tantas cosas en nuestra provincia, el béisbol es el reflejo del retroceso de nuestro terrirorio en otra cosa más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles