¿Oro verde del eucalipto vs Sars-Cov-2?

Un despacho del colega cienfueguero Francisco González Navarro desde Managua, corresponsal de Prensa Latina en el país nica, refiere que en las últimas semanas “en el bazar ambulante que son los semáforos de la capital de Nicaragua, jocotes, tajadas de mango verde y bolsas de agua fría parecen cotizar hoy a la baja ante la nueva novedad del mercado: las hojas de eucalipto”.

Tal boom, según el coterráneo, se debe a que los más avispados vendedores vieron un filón de oro verde en las hojas del Eucalyptus, según el bautizo del apasionado botánico francés del siglo XVIII Charles Louis L’Héritier de Brutelle.

La evidente causa del aboroto tiene su respuesta en el hecho del rumor de que la planta, reconocida por sus innegables bondades medicinales, era algo así como una panacea milagrosa nada menos que para curar la Covid-19.

Qué dicen algunas fuentes

Diferentes publicaciones compartidas por miles de usuarios en redes sociales desde el 1 de marzo pasado aseguran que emplear eucalipto ayuda a prevenir y eliminar el nuevo coronavirus. Sin embargo, expertos consultados por la Agencia Francesa de Prensa (AFP) y las autoridades sanitarias de Estados Unidos han señalado que este producto no evita el contagio ni es una cura, pero sí ayuda a combatir algunos de los síntomas causados por la enfermedad.

De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el aceite de eucalipto es un producto usado en tratamientos para combatir la tos, asma, bronquitis y otras afecciones de las vías respiratorias. Además, previene infecciones respiratorias producidas por el virus de la influenza y están comprobadas sus características antibacteriana y fungicida.

El doctor Justino Regalado, subdirector de Neumología del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) de México, dijo a AFP Factual que aunque es un producto de la herbolaria tradicional no se puede asegurar que puedad prevenir y eliminar el nuevo coronavirus.

Afirmar que va a prevenir el contagio es un poco aventurado, porque no creo que se hayan hecho pruebas para medir la agresividad del virus a la vía aérea superior y a las mucosas con la exposición al eucalipto (…) no se puede decir que previene al evitar que el virus se pegue a la garganta, nariz u ojos”, explicó.

Regalado agregó que el eucalipto sí ayuda a controlar algunos de los síntomas de los cuadros de infecciones respiratorias; sin embargo, no es eficaz para eliminar el virus en ambientes y superficies; para eso, dijo, el cloro o hipoclorito de sodio es la mejor opción.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que “aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19, no hay pruebas de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad”.

El llamado árbol de la buena respiración
En Cuba la reforestación con eucalipto forma parte de la estrategia estatal por el medio ambiente/ Foto tomada de Internet
En Cuba la reforestación con eucalipto forma parte de la estrategia estatal por el medio ambiente/ Foto: Tomada de Internet

Los eucaliptos son árboles y plantas medicinales perennes, de porte recto. Pueden llegar a medir más de 60 metros de altura, si bien se habla de ejemplares ya desaparecidos que han alcanzaron los 150 metros. En algunos de ellos la corteza exterior (ritidoma) es marrón clara con aspecto de piel y se desprende a tiras dejando manchas grises o parduscas sobre la corteza interior, más lisa.

Desde el punto de vista semántico, Eucalyptus, del griego ευκάλυπτος (eukályptos), significa “bien cubierto”, refiriéndose a la semilla en su cápsula. Es un género de árboles (y algunos arbustos) de la familia de las mirtáceas, y existen alrededor de 700 especies, la mayoría oriundas de Australia y Nueva Guinea.

En la actualidad se encuentran distribuidos por gran parte del mundo y debido a su rápido crecimiento frecuentemente se emplean en plantaciones forestales para la industria papelera, maderera o para la obtención de productos químicos, además de su valor ornamental.

El aceite esencial de las hojas de eucalipto puede usarse como descongestionante nasal y para combatir infecciones respiratorias. Se empla, por lo general, en forma de ungüento, en pastillas, caramelos inhalantes, infusiones, jarabes o en vaporizaciones. Este componente oleaginoso suele aplicarse de modo tópico en tratamientos para dolores musculares y de articulaciones, así como para tratar el herpes labial.

El eucalipto en la mayor de las Antillas

En Cuba, la proliferación en nuestros campos de esa planta tuvo marcados objetivos. Por una parte su rápido crecimiento favorecía una acelerada reforestación. Esta misma característica natural hacía que pudieran  explotarse sus talas como un recurso maderable a corto plazo, sobre todo para construcciones rústicas.

Sin embargo, desde el punto de vista medicinal este es un árbol que puede utilizase principalmente para tratar afecciones como la gripe, tos, bronquitis, asma o ronquera. Para el tratamiento de cualquiera de esos males se ingiere la cocción de las hojas o se inhalan los vapores del cocimiento antes de ir a dormir.

Asimismo para bajar la inflamación de garganta se hacen gárgaras con dicha cocción. Para contrarrestar la gripe o resfriados se recomienda remojar las hojas en alcohol. Se aplicada en la frente y también se colocan las ramas frescas debajo de la cama. Cuando hay presencia de diarreas, se emplean sólo los brotes tiernos en cocimiento.

Los consejos de la abuela
La infusión de hojas de eucalipto posee múlltiples propiedades medicinales/ Foto: Tomada de Internet

Según ivestigaciones preliminares el eucaliptol, una sustancia química presente en el aceite de eucalipto, podría contribuir a romper y dispersar el mucus en personas con asma. Algunos enfermos de ese padecimiento han podido reducir la dosis de sus medicamentos de esteroides si también toman eucaliptol. Pero no lo intentessin el consejo y control de su proveedor de atención médica.

En cuanto al tratamiento de bronquitis sugieren que la ingesta de un producto combinado con extractos de un pino y lima durante al menos 2 semanas.

De la farmacopea popular llega también su efecto para eliminar los piojos. La aplicación del aceite de la planta y de aceite del árbol de té podría ayudar a eliminar los piojos; no obstante, no parece ser tan efectiva como la aplicación del aceite del árbol de té y el aceite de lavanda o el alcohol bencílico, aceite mineral y trietanolamina.

La cefalea puede reducirse al aplicar en la cabeza un producto combinado que contiene aceite de eucalipto, aceite de menta y etanol, que si bien no elimina totalmente el dolor podría ayudar a relajarse y pensar mejor a personas que sufren del malestar.

Recomendamos leer

Impactos: 542

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir