Olive Kitterigde o el dolor de odiarse a sí misma | 5 de Septiembre.
jue. Jul 18th, 2019

Olive Kitterigde o el dolor de odiarse a sí misma

Desde la también notable Mildred Pierce (2011) la cadena HBO no había realizado ninguna miniserie hasta Olive Kitteridge (2014). Y valió la pena el tiempo esperado. La obra de la directora Lisa Chodolenko a partir del libro homónimo escrito por Elizabeth Strout ganador del Premio Pulitzer representa una de las experiencias audiovisuales más gratificantes visionadas durante fecha reciente en los predios sajones del medio.

Exhibido en Cuba a través del canal Multivisión –el cual así oxigenaba su parrilla, infectada de series de cuarta categoría– el material de cuatro episodios constituye, ante todo, contundente estudio de personajes, deudor como la pieza toda de la gran tradición novelística familiar estadounidense, que tiene en el central que intitula a la serie su edificio caracterológico más sublime.

Estamos con la Olive Kitteridge-personaje central, construida en composición bestialmente buena por esa actriz de otro mundo nombrada Frances McDormand, frente a una criatura bien compleja, fatalista, depresiva, sometida a resignaciones y resentimientos, frustraciones, dolor concentrado y fuerte malestar consigo mismo por las posibilidades perdidas, al acaso no cursar su vida hacia el destino por ella añorado. Aunque con rasgos de ínsita nobleza.

Entre sus elucubraciones posibles, esta maestra de un pueblito costero de Maine –seguida por el relato en arco espacial de 25 años–, muy probablemente hubiera añorado otra vida diferente a la llevada junto a su bonachón esposo Henry (el Richard Jenkins de Dos metros bajo tierra e imprescindible secundario de tantas piezas vuelve a estar magistral aquí) y su hijo. Sin embargo, no es capaz de abandonar a los actores de ese camino no imaginado; pero hacia el que de forma paradójica también guarda –a su manera–, cariño, fidelidad e incluso podría hablarse hasta de amor, porque ella quiere según su peculiar canon a una familia configurada en el principal escenario de expresión de las contradicciones de alguien desarmado en su rudeza débil, desmontado en su naturaleza tan displicente e incómoda como desprovista del tipo de afectos que la puedan encender, por el guion de la dramaturga Jane Anderson.

A la Olive personaje, quien posee más capas que una cebolla blanca y es menos allanable que los burgueses viejos balzacianos, se le detesta y adora a partes maleables. Capaz de ventilar mediante naturalidad brutal sus pensamientos más íntimos y elidir la dignidad de su contraparte filial, ella acaricia la rutina desde la dogmática ortodoxia ritual de quien guarda placer con el hecho de ver un escenario doméstico solo con arreglo a sus normas, en cuya consecución obnubila sentidos y puede descarriar el tacto, para apisonar de ese modo los sentimientos de los suyos, herirlos, lastimarlos. He aquí los árboles psicológicos pobladores del bosque de incomunicación tendido ante su hijo Christopher, aun durante la recta de la trama cuando este se casa y tiene descendencia, bien lejos ya del hogar de la matriarca. Mas, tras el corpachón resabioso de la vieja dama irrigan distintas corrientes de pulsiones emotivas (eso sí, nunca proyectadas al grado debido hacia quienes más debieron merecerlo: esposo e hijo), que tuvieron su antecedente en el romance con un compañero de claustro y aflorarán otra vez a la superficie luego de la muerte de Henry, cuando ella encuentra una tardía chispa iluminadora de su etapa final.

McDormand está aquí, suerte nuestra, para levantar al singular personaje, dotarlo de humanidad y verosimilitud, volverlo comprensible pese a su ingrata hechura moral, en cada momento del decurso de la existencia contada. La actriz ganadora del Oscar por Fargo hace diecinueve años se transustancia en la señora Kitteridge y la instituye en arte, desde dentro hacia fuera, a lo largo de los 230 minutos de esta miniserie exquisita merecedora de varios premios Emmy, cuyas muy fílmicas formas –cual acostumbra HBO–, le valieron su proyección en el Festival de Venecia: algo poco usual en tales certámenes y elocuente de las cada vez más permeables fronteras entre teleficción y cine.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles