Obreros de Cienfuegos califican de "genocida y nefasta" Ley Helms-Burton | 5 de Septiembre.
mar. Jun 25th, 2019

Obreros de Cienfuegos califican de “genocida y nefasta” Ley Helms-Burton

Directivos y trabajadores de la Termoeléctrica de Cienfuegos expresaron su rechazo a la Ley Helms-Burton. /Foto: Juan Carlos Dorado

Directivos y trabajadores de la Termoeléctrica de Cienfuegos expresaron su rechazo a la Ley Helms-Burton. /Foto: Juan Carlos Dorado

El rechazo a la activación del Título III de la Ley Helms-Burton aunó a los obreros poco antes de enrolarse en sus cotidianas faenas. La Central Termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes —reconocida con la condición de Vanguardia Nacional en 38 ocasiones—, se incorporó en Cienfuegos a una jornada de reflexión popular contra ese instrumento legal puesto en vigor por el gobierno de los Estados Unidos, la cual se ha expandido a diversos centros desde la anterior semana y esta.

Con la presencia de autoridades políticas y gubernamentales del territorio, José Osvaldo González Rodríguez, director general de la empresa, puntualizó sobre varios aspectos generales de la Helms-Burton, a la cual calificó de “genocida y nefasta” por violar los derechos humanos del pueblo de Cuba, así como numerosas prerrogativas internacionales.

“De esta forma, buscan intimidar a los empresarios extranjeros para tratar de afectar las inversiones y el comercio internacional con nuestro país”, afirmó el funcionario durante su amplia disertación.

Al referirse al estatus de la industria ante el Título III de la Helms-Burton, aclaró que contra la Termoeléctrica resulta imposible cualquier proceso de demanda, pues sus instalaciones nunca estuvieron vinculadas a la Compañía Cubana de Electricidad, intervenida por el gobierno revolucionario en 1960 como parte de la política de nacionalización.

Según el directivo, la Central se construyó sobre una caballería y 78 centésimas de tierra, pertenecientes a la finca Nuestra Señora de Regla. Este terreno fue adquirido por la Revolución en 1966 mediante un acuerdo con su propietaria María Teresa García Delgado, beneficiada con un pago vitalicio hasta su muerte.

“Aquí no habrá otro dueño que no sea el pueblo cubano”, aseguró González Rodríguez, en referencia a la Ley de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas —aprobada en diciembre de 1996 por la Asamblea Nacional del Poder Popular—, la cual considera ilícita y nula toda reclamación que se ampare en la Helms-Burton.

El intercambio con los trabajadores de la entidad suscitó disímiles opiniones que coincidieron en la inaplicabilidad de este mecanismo y el recrudecimiento del Bloqueo contra la Isla, por cuanto dificultan el mantenimiento y la modernización de las unidades generadoras de la Termoeléctrica, necesitadas de suministros extranjeros.

Esquizofrenia en la Casa Blanca

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles