Nuevas leyes, más responsabilidad

La aprobación en 2019 de la nueva Constitución de la República de Cuba, abrió el camino a un intenso quehacer legislativo. Desde sus disposiciones transitorias se marca la obligación de adoptar en plazos definidos varios cuerpos legales para sustentar la institucionalización del país.

Así por ejemplo, en la décima disposición transitoria se deja claro: “El Consejo de Gobierno del Tribunal Supremo Popular, en el plazo de dieciocho meses de entrada en vigor de la Constitución, presenta a la Asamblea Nacional del Poder Popular el proyecto de nueva Ley de los Tribunales Populares, ajustado a los cambios que en la presente Constitución se establecen, así como las propuestas de modificaciones a la Ley de Procedimiento Penal y a la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Económico, que correspondan”.

Un intenso proceso de consultas e intercambios con operadores del Derecho, estudiantes y profesores de la especialidad tuvo lugar en todo el país; también en Cienfuegos, lo cual conllevó a presentar dichos documentos legales ante los Diputados, quienes finalmente dieron su aprobación. Desde este primero de enero entraron en vigor y suponen una transformación, evolución profunda y abarcadora en la actividad procesal y del funcionamiento de los órganos de justicia en nuestro país.

Para garantizar que no haya rupturas, sino una continuidad y, por sobre todo, se observe y cumpla el debido proceso, el Tribunal Supremo Popular ha dictado la instrucción 263/21, relativa a la aplicación de la Ley No. 143 de 2021 “Del proceso Penal, a los procesos penales de los tribunales municipales y provinciales que se encuentren en tramitación y pendientes de resolución al momento de su entrada en vigor”.

De igual modo, se dictó la instrucción 264/21 en la cual se especifica que “Las demandas que se presenten en los tribunales hasta el 30 de diciembrede 2021 se tramitarán conforme a las disposiciones de la derogada Ley No. 7 de 1977, “Ley de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Económico”, hasta su conclusión”; mientras que “Las demandas que se presenten en los tribunales a partir del primero de enero de 2022 se tramitarán con arreglo a las leyes No. 141 y 142“Código de Procesos” y “Del Proceso Administrativo”, respectivamente”.

Arduo ha sido el camino y mayor la preparación de quienes tienen que hacer cumplir las leyes ya vigentes. Por delante el reto más grande: hacer que dichos documentos legales tengan un cumplimiento cabal y sean- en efecto- vehículos para defender y mantener la justicia conquistada, ajustada a los nuevos contextos en que se desarrolla el país.

Mucho camino hay por transitar y los cubanos todos tenemos la responsabilidad de conocer esas y otras legislaciones en proceso como único camino para lograr la sociedad próspera, sostenible y justa que defendemos.

Artículos relacionados

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir