Nuevas estructuras del Poder Popular: ruptura no, continuidad

Más de cuatro décadas han transcurrido desde que entraran al entramado nacional, los órganos locales del Poder Popular. Una experiencia que inició en Matanzas y que se extendió a todo el país como expresión concreta de democracia y participación popular.  

Al tener lugar en la jornada de este sábado 18 de enero la elección de los Gobernadores y Vicegobernadores, en cada provincia del país, en modo alguno se produce una ruptura, pues la nueva estructura de gobierno que entrará en vigor a partir de febrero no hará más que continuar las acciones en pos del beneficio de la ciudadanía a quien se deben.

Y hablo de continuidad porque, por ejemplo, de quienes han integrado las Asambleas Provinciales de Gobierno, el 50 por cierto, es decir la mitad, son delegados de circunscripción. Integrantes de las asambleas municipales, la estructura que se mantiene vigente y vendrá a robustecerse, toda vez que en las demarcaciones donde funcionan palpitará más fuertemente la vida económica y social, les corresponderá llevar bien de la mano cada uno de los propósitos diseñados en los planes económicos y sociales.

No hay ruptura porque al Gobierno Provincial del Poder Popular que regirá le corresponde funcionar en estrecha vinculación con el pueblo, tal y como lo establece la Constitución, la que también deja claro que dicho gobierno estará integrado por un gobernador y un consejo provincial.

Justamente el artículo 171, del Capítulo I GOBIERNO PROVINCIAL DEL PODER POPULAR  señala que: “El Gobierno Provincial del Poder Popular representa al Estado y tiene como misión fundamental el desarrollo económico y social de su territorio, conforme a los objetivos generales del país, y actúa como coordinador entre las estructuras centrales del Estado y los municipios, para lo cual contribuye a la armonización de los intereses propios de la provincia y sus municipios, y ejerce las atribuciones y funciones reconocidas en la Constitución y las leyes”.

De  manera que el punto común entre ambas estructuras es bien claro: la satisfacción de las necesidades del pueblo acorde a lo dispuesto en los planes de cada territorio; y esa es una   tarea de mucha responsabilidad y que demanda seriedad en su cumplimiento. Vemos cómo lo refrenda la Ley de Leyes desde sus artículos.

Por ejemplo, en el número 172 se explicita: “El Gobierno Provincial del Poder Popular coadyuva al desarrollo de las actividades y al cumplimiento de los planes de las entidades establecidas en su territorio que no le estén subordinadas, conforme a lo dispuesto en la Constitución y las leyes”.

En tanto el 173 asegura: “El Gobierno Provincial del Poder Popular en el ejercicio de sus funciones y atribuciones no puede asumir ni interferir en las que, por la Constitución y las leyes, se les confieren a los órganos municipales del Poder Popular.

Sin dudas, lo acontecido esta jornada sabatina es un paso novedoso en nuestra práctica política reciente, en cumplimiento del mandato constitucional y otra demostración del ejercicio de la democracia socialista.

Le interesará ⇒ Cienfuegos: cumplen delegados municipales mandato constitucional

Serán los delegados de circunscripción quienes tendrán el peso fundamental, en tanto representantes del pueblo, además de ser la base del sistema político cubano.

Asistimos a un momento histórico, de renovarnos pero sin dejar atrás nuestras esencias, esas que nos distinguen y enorgullecen. Será un momento de continuidad y jamás de ruptura.

Tay Beatriz Toscano Jerez

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir