“No se pueden cometer injusticias en nombre de la Revolución”

Entrevista con el presidente del Tribunal Supremo Popular, Dr. Rubén Remigio Ferro, concedida en exclusiva al Periódico 5 de Septiembre. Una conversación sobre temas medulares del debate público de la nación cubana, así como la inclusión de la organización en la agenda pública de nuestro medio de prensa

2
526
Foto: Juan Carlos Dorado (Centro de Documentación)

El Tribunal Supremo, fundado a finales del siglo XIX, institucionalizado en 1909 y fundamentado en el Artículo 120 de la Constitución de la República, resultó reorganizado en 1973, asumiendo su carácter popular. Al  sobrepasar los 100 años de reconocido como institución, y más de 40 de renovado, 5 de Septiembre conversa con su presidente, el Dr. Rubén Remigio Ferro, en visita de trabajo por Cienfuegos.

Conocemos de la organización que hoy tiene lugar en el Sistema de Tribunales en  el país y en todas las estructuras; del desarrollo de las estrategias de Comunicación; asistimos, como pueblo y como periodistas, a la rendición de cuenta efectuada durante el X Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional, en su VIII legislatura, el pasado diciembre de 2017: ¿cree deberían los Tribunales Populares, desde municipales, provinciales y Supremo, tener mayor retroalimentación con la sociedad?

“A partir de sugerencias aportadas por los diputados en esa ocasión, estamos implementando una política de ‘Puertas Abiertas’ para tener retroalimentación, escuchar opiniones, rendir informes y debatir sobre el papel de los Tribunales, los avances y dificultades en la actividad que desarrollamos. En las provincias y municipios podrían resultar citas, lo estamos recomendando, con una frecuencia de dos o más veces en el año, con los delegados a las asambleas del Poder Popular, que son los representantes del pueblo. Nuestras intenciones van encaminadas a elevar la cultura jurídica de la población”.

Asistimos a la firma de convenios de colaboración acá en Cienfuegos, con la Asamblea Provincial del Poder Popular y con el Periódico 5 de Septiembre; sobre el particular, ¿qué opinión le merece este acto?

“En relación con los medios, no se trata de hacer marketing ni dar a conocer actividades, por el contrario, y vuelvo sobre el tema, se trata de contribuir a la cultura jurídica de la gente. Las organizaciones nuestras implementan ya estrategias de comunicación que rigen el trabajo en ese sentido, y estoy seguro trabajaremos unidos en la divulgación de todo cuanto sea posible. Aquí hemos tenido hoy como invitado al director del Periódico en Cienfuegos, participando de los debates en el balance de 2017 en el territorio”.

Conocemos que la carrera de Derecho es altamente “cotizada” en los preuniversitarios, resulta atrayente, incluso que concurren a ella, en consecuencia, estudiantes con excelente preparación y condiciones humanas. ¿Cómo valora las relaciones con la Universidad desde lo profesional? ¿Está satisfecho con la formación de los egresados? ¿Cuánto más podrían aportar los Tribunales como unidades docentes?

“También contemplamos el establecimiento y renovación de convenios con la Universidad como institución y la Educación Superior en general, en la búsqueda de lograr que el pregrado esté más conectado con la realidad, para vincular a los estudiantes a la práctica; incluso, estamos estudiando la posibilidad de contratarlos en los Tribunales a tiempo parcial. Nuestras organizaciones necesitan jóvenes profesionales más preparados para asumir lo cotidiano, muchachos de vocación. Y es que en los Tribunales se dirime el destino de una persona, de familias, un barrio o centro de trabajo, y eso resulta importante. Solo contando con egresados que amen cuanto hacen, evitaremos el éxodo a otros trabajos en el mercado laboral”.

¿Podría abundar sobre el futuro del Sistema de Tribunales y sus retos? Finalmente, ¿cómo debe ser un juez de estos tiempos, desde su experiencia, en el contexto socio político y económico de Cuba?

“Trabajar con calidad para el pueblo; de él provienen los jueces, teniendo siempre en cuenta que la justicia no es sencilla, ni más o menos importante un caso, y que arribar a conclusiones depende de la profesionalidad del oficio. Los jueces deber ser certeros, sin permitir la influencia ajena, independientes, imparciales. Deben conocer muy bien cómo vivimos los cubanos en un contexto de justicia, conocer cómo anda el mundo, el país, la provincia y hasta el municipio. Buscar siempre el centro de la verdad y ser justos. Estar a la viva, escudriñar, ser activos. No se puede cometer una injusticia en nombre de la Revolución porque, precisamente, este proceso social se basa en eliminarlas”.

2 Comentarios

  1. Excelente encuentro con el presidente del tribunal supremo sostuvimos los jueces de la provincia, el contexto en que se desenvuelve hoy la sociedad cubana requiere de mayor preparación de quienes desarrollamos esta compleja tarea, de mayor vínculo con el pueblo en cuyo nombre actuamos, y de mayor sensibilidad para obrar siempre con justicia.

Dejar respuesta