No al vandalismo contra cestos y bancos de parques y paseos
mar. Nov 19th, 2019

No al vandalismo contra cestos y bancos de parques y paseos

Muchos dicen ver cuándo rompen las tablillas, se suben en el espaldar del banco, pero pocos regañan o asumen una postura crítica. /Foto: Juan Carlos Dorado

Muchos dicen ver cuándo rompen las tablillas, se suben en el espaldar del banco, pero pocos regañan o asumen una postura crítica. /Foto: Juan Carlos Dorado

Cuando alguien menciona a Cienfuegos enseguida surge la imagen de la ciudad limpia y moderna, orgullo de quienes viven en la urbe. No pocos poetas y artistas se inspiran en la rectitud de sus calles, la cercanía del mar, la gente que ama su terruño y la ausencia misma de la desidia social. Pero a los 200 años de la fundación de la colonia de Fernandina de Jagua, la Perla tiene claroscuros, tan nítidos y reconocibles como aquellos cuadros del holandés Rembrandt…

“La gente dice hoy con mucho dolor: ‘Cienfuegos antes era otro, hoy Cienfuegos no es la Perla de Cuba’. Pero, ¿quiénes tenemos que tributar a la Perla de Cuba? Los cienfuegueros somos muy exigentes, sin embargo, no somos responsables ni cumplimos con nuestros deberes ciudadanos”, explicó a la prensa, José Quintero Mora, director provincial de Servicios Comunales.

Su opinión coincide con la de algunos entrevistados: “El cienfueguero ha perdido, sobre todo, en actitud; ya no se preocupa por el ambiente, porque lo que es de todos, no es de nadie al final. Antes se podía presumir de tener la ciudad más limpia, pero ya no y eso está asociado a la educación. Ahora la familia no regaña a los niños o adolescentes cuando botan cosas a la calle, de hecho, ellos también contribuyen al mal comportamiento. No es posible que las acciones que se hicieron por el  Bicentenario ya tengan la huella del maltrato, el vandalismo y la indisciplina social”, dice Nery Cedeño.

“Después del cierre de los centros nocturnos se forma el lío, lo mismo se suben en los bancos, que rompen botellas o dañan el patrimonio y no hay policías ni inspectores que velen porque conductas como estas no ocurran”, reconoce Javier Harris Salgado.

¿Primitivos en tiempos modernos? ¿Relajo sin orden? ¿Normas dulces?

Huellas del vandalismo más allá del lente

Ana quiso sentarse en el Paseo del Prado. De los vacíos que encontró, solo uno estaba a la sombra y ese tenía una etiqueta colgada: roto. No entendía cómo era posible, si apenas dos meses atrás un “maratón” de gente rehabilitaba esa avenida popular. ¿Ya se rompieron?

Según explica Quintero Mora, para el 22 de abril se reparó y amplió el Paseo. Hubo un momento en el que no amanecía rota ni una tablilla. “Sin embargo, ahora estamos viendo un incremento de las indisciplinas. La semana pasada (el viernes, 14 de junio) pusimos 24 tablillas nuevas, con un costo de 27 mil pesos que incluía la pintura; de esas hay ya buena parte mutilada.

“Todo no queda en ese espacio físico; progresivamente han ido destruyendo y acabando con todas las papeleras a lo largo del Malecón, de la avenida 56, y  en el entorno de los dos bulevares; asimismo, en estos dos últimos se llevaron un total de 23 bancos”, agregó el directivo.

Unos 23 bancos han sido blanco de acciones vandálicas en los dos bulevares. /Foto: Juan Carlos Dorado
Unos 23 bancos han sido blanco de acciones vandálicas en los dos bulevares. /Foto: Juan Carlos Dorado

A esas realidades se le debe añadir la historia del cartel “Cienfuegos Encanta”, cual espejuelos de John Lennon en la capital cubana, que ha sido objeto del robo y mutilación de sus piezas en reiteradas ocasiones. Nueve meses después de su instalación se han gastado más de 7 mil pesos en moneda convertible (CUC) por concepto de reposición, además de tener que reubicarlo en el área en busca de que las personas no lo alcancen.

No menos indolente resulta que ciudadanos orinen en las jardineras del Bulevar, espacios públicos y las aceras. Mientras, en el horario de la mañana o en la noche no pocos sacan a sus mascotas hacia los parques y lugares comunes para que realicen sus necesidades fisiológicas, y quedan a la intemperie como muestra de “arte posmoderno”.

También incumplen los establecimientos estatales

“Las entidades administrativas, fundamentalmente los establecimientos estatales, también incumplen las normas de convivencia y la higiene en la ciudad (…) A las 3:00 de la tarde, si camina por la zona comercial, verá cómo tienen las cajas de sus mercancías tiradas en la calle (tiendas de Cimex y TRD, bancos, entidades del Grupo Empresarial de Comercio y Gastronomía, farmacias, pescadería…)”, argumentó Quintero Mora.

El decreto ley 272, de 2001, vigente en la actualidad, apunta y dispara hacia la indisciplina social, hacia el maltrato de la propiedad colectiva. Deviene arma para los inspectores y el control del comportamiento ciudadano. ¿Entonces por qué la gente sigue “lavando la ropa sucia en medio de la calle…?”.

“Este decreto abarca todo y se aplica todos los días. No obstante, a mi entender está obsoleto: cuánto no le cuesta al país sustituir o reparar los inmuebles dañados, no hay una correlación entre la cuantía ínfima de la multa y el daño a la economía”, dijo Alain Soriano Rivera, subdirector en funciones de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) en el municipio de Cienfuegos.

Por ejemplo, el capítulo V sobre la Higiene Comunal, en su inciso d), establece que quien arroje a la vía pública desperdicios como papeles, envolturas, residuos de alimentos, envases y similares, deberá pagar 50 pesos y recogerlos de inmediato. Y eso se impondrá a las personas naturales, dejando fuera de la ley a las entidades estatales y extranjeros.

“El otro problema es que en la DIS no tenemos el personal suficiente, pues somos solo 19 supervisores para los 19 consejos populares. Nos resulta difícil abarcarlos. La mayoría de los hechos ocurren en la madrugada cuando no estamos presentes y es imposible controlarlo todo”, aclaró Soriano Rivera.

¿Se cumple con rigurosidad el DL 272?

“Es verdad que constituye una responsabilidad individual, pero nunca está de más que los alborotadores reciban el escarmiento que se merecen y de paso sirve de ejemplo para que otros aprendan la lección”, agrega Javier Harris.

Tras una hojeada al decreto ley 272 se evidencia que no solo es pagar la multa impuesta ante alguna indisciplina, sino restituir los daños, algo que rara vez se cumple, sobre todo porque nunca se sabe quién “tiró la tiza”.

De igual modo, ante la ausencia o mutilación de algunos de los inmuebles patrimoniales, teléfonos públicos, bancos, papeleras, jardinerías…, le corresponde a las entidades estatales encargadas de su mantenimiento, sustituirlos lo antes posible. Ello depende de contar en sus almacenes con una reserva para tales eventos. ¿Sucede?

“Esto necesita mayor enfrentamiento; más allá del nivel institucional y medidas coercitivas, debe ser un trabajo de la familia, pasando por la escuela, a partir de una labor conjunta y sistémica de formación de valores desde edades tempranas. Cuando hay educación, esas cosas no pasan”, reconoció Raudel Vilches Galindo, vicepresidente de Defensa y Control Interno de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Cienfuegos.

Muchas veces, “hechos vandálicos provocan regresar a una situación de no tener las cosas (…) Yo soy de los convencidos de que en el barrio se resuelven los problemas como tienen que resolverse, pero hay que tener la voluntad”, expresó Quintero Mora.

Varios elementos confluyen en la fórmula  que a fin de cuentas le dio muerte al esplendor que presumía la ciudad. No se trata de repensar lo que nos llevó hasta este punto, sino de a partir de ahí volver sobre las calles rectilíneas, la cercanía con el mar, la gente que ama su terruño…, y empezar el cuadro de nuevo, así como Rembrandt hizo tantas veces. (En coautoría con Aliena Armas Enríquez y Yohandra Gómez Amaró, estudiantes de Periodismo)

Noticias relacionadas
Share

7 comentarios en “No al vandalismo contra cestos y bancos de parques y paseos

  1. …hay también salideros en las calles, aguas albañales estancadas; estructuras que se deterioran con el tiempo; carencia de cestos. Y quién es el encargado?? Creo que mucho se debe a este fenómeno de desmotivación general que cada día gana terreno. El Estado debe velar por el cumplimiento de la ley, aunque se tenga que ser más severo. Hay que redesarrollar el hábito y la cultura del cienfueguero. Si a la gente no le importa, hay que hacer que le importe.

  2. Creo que si la ciudad anda así, en parte es debido a los organismos encargados de velar por ello. La otra parte le corresponde a nuestro deber ciudadano. Es cierto que en la noche no hay quien supervise (por el día tampoco lo hacen), pero la policía pasa por el Prado, y no hace nada ni con la música alta de las maletas que también es contaminación ni hace nada con los que están sentados sobre los bancos. Eso por poner un ejemplo. Nuestra ciudad no luce sucia sólo por eso…

  3. Las autoridades están para velar por el orden público y esto es parte de su trabajo. Deben ser “muy rigurosos” e imponer las sanciones que lleva. Si es menor de edad, papá que responda por la actitud de su hijo. Las multas son irrisorias y el irrespeto es generalizado. No se puede dejar a la conciencia y a que los de a pie “combatamos” lo mal hecho. Cómo hacerlo?, se impone “imponer por la fuerza” la aplicación de la ley. A dónde vamos con tanto paño tibio? Hay muchas cámaras que graban y ¿?

  4. Esta situación es generalizada a nivel nacional,la desidia es casi total en la población,no hay cuidado disciplina ,comportamiento en el barrio ,edificios ,hospitales cines ,etc,si no imponen leyes severas de cuidado de las propiedades ,comportamientos la sociedad va a desaparecer,pues un ej de esto es cuando los cubanos viven en el exterior ,se comportan porque esa sociedad es organizada y tienen leyes severas y así y todo tienen fama de indisciplinados ,gritones y bulleros,

  5. Cienfuegos,antes del 59 después de las 9 pm no se podía tocar claxon,ni arrojar basuras pues las multas para aquella época era alta,pero una cosa que está conspirando contra la disciplina y el cuidado es la desidia que existe ,pues las dificultades y los problemas económicos y de infraestructura han mellado el espíritu de cuidar y comportarse en la cuadra edificios ,teatros,parques,acuérdense que las inmigraciones perjudican,por lo que se imponen reglas severas y multas altas ,

  6. Imaginémonos mañana a Cienfuegos sin bancos, fuera una ciudad de transeúntes continuos, andar ininterrumpido y hasta daría una dinámica muy original a la ciudad, pero la costumbre de una charla breve, la espera del ómnibus, la plática ocasional con la amistad encontrada, quedarían fuera de nuestro alcance. De que vale tener el paseo del Prado más largo de Cuba, un malecón a la entrada y uno en los confines del remate, sin encontrar un sitio donde contemplar nuestras bellezas, bien sentados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share