Nick Gutiérrez, el Título III y las ganas de tragarse a Cienfuegos
mar. Nov 19th, 2019

Nick Gutiérrez, el Título III y las ganas de tragarse a Cienfuegos

El 16 de enero de 2019, el Departamento de Estado de EE.UU. anunció que revisaría la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton “para acelerar una transición hacia la democracia en Cuba”. Esa disposición entró en vigor en 1996, a fin de endurecer la política del bloqueo económico, financiero y comercial sobre nuestro país, impuesta en 1962, pero desde entonces no se aplicó dicho título por sus burdas implicaciones extraterritoriales lesivas a otros estados del orbe, lo cual provocó el rechazo internacional ante la Organización de Naciones Unidas.

Se trataría ahora de que autoridades o individuos puedan establecer ante tribunales norteamericanos demandas contra personas o entidades que “trafiquen” con propiedades estadounidenses nacionalizadas o confiscadas en Cuba en un proceso legítimo, con apego a la Ley, y reconocido incluso, por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos.

La aplicación del Título III en su totalidad entrañaría que individuos y entidades extranjeras con negocios legítimos en Cuba podrían verse involucrados en procesos judiciales y afrontar reclamaciones infundadas y carentes de legalidad, pero procesos al fin, en tribunales yanquis. Pero eso aplicaría igualmente para ciudadanos cubanos que laboran o residen en inmuebles construidos por la Revolución o por ellos mismos, en terrenos que hubiesen sido explotados por aquellos que abandonaron el país al triunfo de la Revolución.

Al respecto, he recordado la anécdota que el compañero Ricardo Alarcón de Quesada, entonces presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, refirió en una sesión celebrada en Cienfuegos, el 7 de febrero de 2004.

Allí, Alarcón habló de la vieja pretensión del senador Marco Rubio y otros congresistas de origen cubano del sur de la Florida, de aplicar el tristemente célebre título. Y recordó una expresión de Nick o Nicky Gutiérrez, a quien la prensa de Miami dio a conocer como “un abogado que representa a los propietarios de centrales azucareros confiscados por Castro”, pero que los cienfuegueros conocemos de antes, porque es descendiente de uno de aquellos millonarios (Castaño, Cacicedo, Terry, Falla Gutiérrez, etc.).

Alarcón contó entonces que: “Este Nicky es descendiente de Falla Gutiérrez y no nació en Cuba, nació en el exilio voluntario de sus familiares en Miami, y es uno de los redactores de la Ley Helms-Burton. Gutiérrez dice que tiene un enorme inventario de propiedades que van desde la Ciénaga de Zapata hasta el corazón del Escambray; desde esta parte del parque de la ciudad de Cienfuegos hasta los lindes con Santa Clara, incluyendo centrales azucareros y las tierras de estas extensiones; pretende privar al pueblo de lo que es suyo, apelando a supuestos derechos de propiedad de sus abuelos. Y al preguntarle si no creía exagerado quitarle la propiedad a los campesinos y a los cooperativistas, su respuesta fue muy sencilla. Dijo: “Así era antes; ellos no eran dueños de esas tierras. Esas son propiedad de mi familia”. Y cuando le inquirieron sobre todos aquellos que viven en los edificios de viviendas en Cienfuegos, y en otras partes, levantados sobre tierras expropiadas a sus abuelos, respondió: “No hay necesariamente que botarlos, yo podría llegar a un acuerdo con ellos; el único problema es que me deben 50 años de alquileres, pero podríamos llegar a un acuerdo para que me vayan pagando todo lo que me deben y a partir de ahora vuelven a pagarme los alquileres, porque el dueño soy yo, y mi familia… Bueno, esa es la opinión de los ricos descendientes de los millonarios cienfuegueros existentes antes de 1959”.

Atención cienfuegueros: sueños imposibles aparte, yo pregunto: Si alguien dudara de que EE.UU. aplicaría sus leyes, entre otras la Helms-Burton, si un día pudiera reapoderarse de América Latina, Cuba incluida, ¿creen que no daría especial atención en cumplir ese sueño de los Nickys?

Por eso hay que defender con uñas y dientes, con trabajo y esfuerzo a nuestra Revolución.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share