Néstor Pérez Lache: hombre ciencia

3
1588
Dr. Néstor Manuel Pérez Lache, una institución en la Neurología en Cuba./ Foto: Efraín Cedeño

Por los predios del Hospital de Cienfuegos se mueve un hombrecillo que a todas luces resulta una persona querida. Abrazos efusivos, palmadas en el hombro, fotos a su lado y todos le llaman “profe”, pero no llevándolo a diminutivo sino engrandeciéndolo y en señal de respeto, de mucho respeto. Se trata del Dr. Néstor Manuel Pérez Lache, una institución cuando de Neurología se hable en Cuba, que en una visita de trabajo intercambia con muchos de quienes antes fueron sus alumnos, y hasta colegas de estudio y trabajo.

Graduado en Medicina aquel año de 1965, cuando Cuba necesitaba de personal asistencial para echar adelante los programas de Salud pensados, recibió su título en el Pico Turquino, en una ceremonia simbólica y de compromiso, de manos de Fidel Castro Ruz, e inmediatamente se incorporó a prestar servicios. Y así lo recuerda, junto al Dr. Pedro Hernández, su colega cienfueguero de estudios, en un encuentro que le trae tanta remembranza de tiempos difíciles pero hermosos.

“Yo he estado varias veces en Cienfuegos, encuentro a este Hospital, en particular, muy organizado en comparación con otros del país, en lo fundamental en la labor asistencial; y como yo soy un médico asistencial, lo valoro así. En esas dos vertientes trabajo: con el paciente y en la docencia. Cuando investigo, lo hago siempre desde la Clínica. He participado en la formación de varias generaciones de médicos y especialistas, me regocija encontrarlos donde voy, conversar e intercambiar con ellos, conocer cómo les va y eso es lo que has visto en la mañana de hoy, un encuentro con el pasado y el futuro”.

Resulta un hombre modesto y sencillo, que no menciona todo cuanto ha logrado en el campo científico, y solo cuando se escucha la fundamentación del premio Enrique Barnet, recibido en Cienfuegos, el auditorio se asombra. Descubridor del método clínico neuropsicológico, a raíz de sus investigaciones del vuelo espacial conjunto Cuba-URSS, aporte que le permitió obtener el título de Doctor en Ciencias Médicas en el año 1986. Para 2004 le fue otorgado el de Doctor en Ciencias y miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Es especialista de primer y segundo grados en Neurología, profesor titular y consultante de la Universidad de las Ciencias Médicas de La Habana y fundador del claustro docente del Instituto de Ciencias Básicas y Preclínicas Victoria de Girón.

Y enunciado de esa manera, puede imaginarse arrogante al entrevistado, con esa larga lista de méritos, pero no, son resultantes de una personalidad afable, desinhibida y natural, muy natural, como suelen ser los grandes que hacen ciencia en bien de alargarnos la existencia a sus semejantes. Ha publicado siete libros, dos de ellos acreedores del Premio Anual de Salud, presidente del Tribunal Permanente de Grado Científico de las Ciencias Clínicas Médicas, miembro del Salón de las Neurociencias, y de Honor de la Sociedad de Neurología y Neurocirugía, miembro titular de la Academia de Ciencias de Cuba; ha resultado merecedor de las órdenes del Consejo de Estado de la República de Cuba: Frank País de segundo grado y la Carlos J. Finlay.

Creo que ya a estas alturas no queda nada por mencionar, en el largo haber profesional del Dr. Pérez Lache, exponencial de la vida fructífera que ha tenido siempre del lado humano de fundar y crear.

Asistimos a la presentación en Cienfuegos de su libro, El método clínico, mi experiencia en Neurología. “Este es un libro que escribí porque el método clínico tuvo un declive con la aparición de la tecnología y su uso, hizo pensar a algunos en que esta puede sustituir en Medicina al método clínico y a las personas, lo que es totalmente erróneo, no es posible. Y eso es lo que trato de fundamentar en este volumen. Existe una relación imprescindible entre el médico y el paciente que no podrá ser sustituida, jamás, por la tecnología; en esa interacción debe emplearse un método científico, la tecnología ayuda y forma parte del exámen, hace tangible cosas, pero el diagnóstico lo hacen seres humanos, no un equipo, el médico es quien interpreta, y es muy bueno que lo conozcan los futuros profesionales”.

Sobre el avance de las Neurociencias en Cuba, tema imprescindible, comentó: “En el país contamos con importantes institutos de la especialidad, como el de Neurociencias, que es de referencia internacional, así como servicios de Neurología en grandes institutos y en hospitales del todo el país, también se realizan muchos estudios científicos. En lo personal me he dedicado en los últimos tiempos al estudio de la psiconeurología y la creación de un método de estudio de la fisiología cortical cerebral, que se llama Método Neurodinámico Estesiométrico, que es ciento por ciento cubano, en una especialidad tan compleja como el de las funciones mentales”.

¿Sobre Cienfuegos, su opinión, cómo se siente en la ciudad?

“Siempre he sido recibido con mucha calidez acá, por eso repito la visita siempre que puedo, y porque tengo muchos ex alumnos en Cienfuegos, a quienes aprecio por su continuidad y desarrollo profesional. Puedo decirte que la organización de los servicios médicos es muy buena en este territorio y les auguro mucho desarrollo en el Turismo, porque esta ciudad es sencillamente hermosa”.

3 Comentarios

  1. Muchas felicidades, “profe”, como le decimos las personas que lo apreciamos y estimamos. Este artículo resume su quehacer por la salud y en específico por la neurología en nuestro país. Muchos valores encierra su persona por la dedicación y entrega a su trabajo, fruto de una Revolución capaz de crear hombres como usted. Seguro tenemos y tendremos hombres y mujeres como usted formados en las instituciones médicas. Gracias por darnos el EJEMPLO. Seremos buenos profesionales como usted. Siéntase feliz del amor que le ofrecemos. Usted se lo merece.

  2. Así es, una percibe a los hombres grandes de solo preguntar y escuchar una respuesta, sin dudas estamos ante uno, también porque es feliz y pleno, eso también lo percibimos, verdad Midaimy? Gracias por todo tu apoyo para la realización de tantas entrevistas en tan poco tiempo, a estas personas es preciso conocerlas y socializar sus vidas, para que los futuros médicos y muchos cubanos más, sepan que existen y caminan a nuestro lado

Dejar respuesta