Neonatología: El Alma de una Vida

Era el 21 de diciembre de 2019 y las postrimerías del año auguraban felicidad para la pareja de Maray Ruiz Garciga y José Luis Menéndez Rodríguez: tendrían un hijo fruto de su unión. Más de 41 semanas de embarazo hacían mantener a la futura madre, ya a término, hospitalizada en los Servicios de Gineco-Obstetricia del Hospital de Cienfuegos; el protocolo del parto indicó en un momento, que resultaba necesario inducirlo. Sin embargo, las complicaciones lógicas del proceder, dificultades para dilatar, entre otras, cambiaron el rumbo de los acontecimientos.

Maray, psicóloga de profesión, nos cuenta: “Fue un embarazo planificado, deseado, sin problema alguno; durante los nueve meses de gestación ni un solo examen arrojó resultados alterados. El trabajo de parto fue inducido, pero puede calificarse como eutócico*. Sin embargo, al nacer, mi beba aspiró fluido meconial”. Entonces comenzó la historia de la pequeña Alma Vida, casi un nombre bíblico, porque ella y sus salvadores emprendieron una lucha contra la muerte.

NEONATOLOGÍA ADENTRO

El Dr. Anolys Piña Rodríguez, con 17 años de graduado como médico, es especialista de Primer Grado en Medicina General Integral y en Neonatología, y funge como jefe de esos servicios en el Hospital General de Cienfuegos. Suma a su experiencia, el haber cumplido misiones médicas en Venezuela y Brasil, de modo que un amplio aval lo secunda. Villaclareño por nacimiento y cienfueguero por adopción.

“Esta especialidad nos roba el sueño; es un trabajo de mucho desvelo y sacrificio, pero gratificante cuando salvamos a los pequeños y podemos entregarlos en brazos de sus padres con calidad de vida.

“Alma resultó un caso muy complejo, la recibimos a finales de diciembre de 2019 en nuestra Terapia Intensiva, a las 11:00 de la noche, con el diagnóstico de una hipertensión pulmonar severa, producto de una bronco aspiración de meconio. Fueron muchas jornadas difíciles, y al final, una vida salvada gracias a la inteligencia colectiva de nuestro Servicio; lo digo en el sentido de que su tratamiento fue el resultado de debates, discusiones diagnósticas, estudio, madrugadas sin dormir, y un equipo multidisciplinario en función del caso, interconsultas con especialistas, como suele ocurrir siempre. Resultaron múltiples las complicaciones durante la asistencia, pero la unión de su naturaleza guerrera y la que pusieron nuestras enfermeras, triunfó; hubo ocasiones en las que tuvo tres a su disposición”.

Equipo de guardia al momento de la visita del "5"./Foto: Magalys Chaviano
Equipo de guardia al momento de la visita del «5»./Foto: Magalys Chaviano

Al decir del Dr. Anolys, el Servicio es de excelencia por la retroalimentación que tiene con el Hospital Pediátrico, y en el caso particular de Alma Vida, contó con la atención de cirujanos, cardiólogos, rehabilitadores, entre otros especialistas del “Paquito González Cueto”; y “estuvimos en comunicación permanente con los especialistas del Programa Materno Infantil, local y nacional, y contamos con las opiniones del Dr. Augusto Sola, especialista de la Sociedad Iberoamericana de Neonatología, y un renombrado neonatólogo a nivel internacional.

Recomendamos leer || La Neonatología y la teoría de la ignorancia

“Alma Vida no debe sufrir secuelas, ha sido valorada incluso por médicos del Cardiocentro William Soler, y tiene un seguimiento constante, ahora en rehabilitación y consulta de neurodesarrollo, no estará desligada del Servicio, sino en perenne vigilancia médica de su evolución. Se ha establecido un nexo familiar que ya es para siempre”.

Unas 74 enfermeras altamente calificadas, 26 especialistas, de ellos tres en colaboración médica internacional, así como los profesores de la talla del Dr. Arturo Pérez de Villa Amil Álvarez y la Dra. Cleopatra Cabrera Cuéllar, cienfuegueros paradigmas de la Neonatología en Cuba, por sus conocimientos y por los valores inculcados a los alumnos en formación, componen el servicio. La mortalidad neonatal se comporta en cero y sobresalen a nivel de país por la excelencia.

“Las carencias de tecnología, insumos y medicamentos, las tenemos lógicamente, responde mi pregunta, pero no ha fallecido un solo niño por esta causa. Contamos con canales, incluso a través del Ministerio de Salud, que se activan cuando se precisa para buscar lo necesario a todo costo. Y cuento una anécdota: en una ocasión teníamos un solo ventilador de alta frecuencia y era usado por un niño; tenía un desperfecto y temíamos dejara de funcionar; lo comunicamos y con una rapidez increíble, nos llegó uno desde Sancti Spíritus. Y eso emociona. Nos acompañan muchos en el trabajo: la Maternidad, la dirección del Hospital y todos cuanto he mencionado, sin ellos no sería posible”, abunda el Dr. Piña Rodríguez.

Teresita Guillén Alemán hace casi 40 años es enfermera del Servicio, conoce todos los secretos de la profesión, sin embargo, no deja de emocionarse cuando habla. ¿Se salvará este niño? Pregunto al señalar a una incubadora: “Claro, estamos luchando por su vida y lo veremos correr un día, como nos ha sucedido con muchos”.

Teresita Guillén, enfermera y el Dr. Anolys Piña, atienden a un neonato./Foto: Magalys Chaviano
Teresita Guillén, enfermera y el Dr. Anolys Piña, atienden a un neonato./Foto: Magalys Chaviano
CON LA VIDA EN BRAZOS

Por 40 largos días Alma Vida estuvo en una incubadora de la Terapia Intensiva de Neonatología, y allí permanecieron sus padres, abuelos, otros familiares y amigos. El padre no puede hablar sin que sus ojos se humedezcan, están llenos de tanta solidaridad vista y sentida.

“Siempre nos hablaron claro, y lo aprecio. Quiero resaltar la condición humana de los médicos y del personal que cuidó de Alma Vida, hasta de la auxiliar de limpieza, Addys, quien llegaba en las mañanas y nos preguntaba, ¿cómo pasó la noche? Las condiciones de trabajo podrían ser mejores, contar con los insumos necesarios, equipos de trabajo, medicamentos, en fin, pero la humanidad, les salva y nos salva. Desde la hora cero tuvimos cerca al Dr. Anolys y a la Dra. Esther Cano, quienes pasaron la primera madrugada con la niña, y muchas en lo sucesivo.

“Hicieron lo que les tocaba, pero con amor y deseos, y eso se agradece doblemente. Neonatología en Cienfuegos es de primer mundo en humanidad y en conocimientos; colegiaban las decisiones, se comunicaban con nosotros, incluso nos habilitaron una salita para la estancia. Hasta la alegría del egreso de Alma fue una sorpresa preparada por el equipo del Servicio”.

Alma renace a la Vida en el regazo de su madre./Foto: Magalys Chaviano
Alma renace a la Vida en el regazo de su madre./Foto: Magalys Chaviano

La rehabilitación de la bebé y su adaptación al medio ha resultado difícil, un mes después de su salida del Hospital, la familia aprende con ella, aunque nunca se han desvinculado del todo de la asistencia médica.

“Asistimos a la consulta de Atención Temprana, a rehabilitación, al Cardiocentro William Soler, y ante cualquier dificultad ahí está el equipo de Neonatología. La Dra. Yenisley Rodríguez se nos apareció una mañana al ‘Pediátrico’ cuando supo que estábamos allí, asustados por un atragantamiento de la bebé con el medicamento. Todo marcha, Alma Vida es fuerte, y estamos profundamente agradecidos de tanto amor y cuidado”.

Nos despedimos varias veces, en un día que comenzó en el Hospital de Cienfuegos y terminó en casa de Alma Vida, jornada pletórica de emociones: ver a un médico curtido derramar lágrimas; a los padres que ya tenían nombre para su hija, incluso antes de nacer, llorar de alegría; a los abuelos en permanencia constante; a los vecinos que conocen del caso indicar con prontitud la dirección…

“No queremos resaltar un nombre en específico, todo ese equipo tiene nuestro profundo agradecimiento, incluso a trabajadores de Electromedicina que pasaron noches a nuestro lado por si el ventilador fallaba; a Nancy, la cardióloga del ‘Pediátrico’ llegar en plena madrugada, a pie…”, comentan los padres, quienes indistintamente quieren agradecer por tanto humanismo y profesionalidad que Alma tuviera la oportunidad de un segundo nombre: Vida.

*Parto que se desarrolla con total normalidad, por las vías naturales y sin exigir intervención instrumental.

Abuela y mamá casi olvidan los días tristes./Foto: Magalys Chaviano
Abuela y mamá casi olvidan los días tristes./Foto: Magalys Chaviano
Alma Vida y sus padres./Foto: Magalys Chaviano
Alma Vida y sus padres./Foto: Magalys Chaviano

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

10 Comentarios en “Neonatología: El Alma de una Vida

  • el 9 marzo, 2020 a las 11:05 am
    Permalink

    Gracias a este periódico y a sus informaciones, sin temor a equivocarme es uno de lo mas completo de este país. La crónica de Alma me conmovió, esa es la salud nuestra. Felicidades.

    Respuesta
  • el 5 marzo, 2020 a las 6:36 pm
    Permalink

    Excelente comentario, seguimos muy de cerca esos días, afortunadamente el camino se ha despejado, después de tanta tempestad: Felicidades a TODOS los que aportaron para que Alma Vida este hoy entre nosotros….

    Respuesta
  • el 3 marzo, 2020 a las 12:00 pm
    Permalink

    Excelente tu trabajo periodístico amiga Magalys. La labor de los neonatologos pasa los 5 puntos. Cuando se entrega el alma no hay calificaciones. Besos

    Respuesta
    • el 4 marzo, 2020 a las 7:37 pm
      Permalink

      Gracias Reinel, tu opinión es muy autorizada, también permaneciste en vigilia; y porque tu sensibilidad humana es a toda prueba; gracias por leernos y comentar

      Respuesta
      • el 6 marzo, 2020 a las 8:48 pm
        Permalink

        A los padres de Alma Vida muchas felicidades, los vi muchas veces derramar lagrimas y en ocaciones tambien yo derrame algunas lagrimas, despues de verlos a ellos y a toda la familia, pero en especial a esa bebe guerrera Alma Vida. Pero tambien felicito a ese excelente colectivo de la neonatologia que en tantas horas de desvelo lucharon y nunca se vencieron. Esos son los extraordinarios medicos, enfermeras, profesores, estudiantes y personal de servicio que forman la gran familia de este servicio del GAL .

        Respuesta
        • el 8 marzo, 2020 a las 2:08 pm
          Permalink

          Gracias Yagen, por leernos y comentar; y gracias también por alentarme a escribir sobre el caso, tienes gente linda en el HGAL, tejedores de historias humanas que llevan con orgullo la ética y la profesión con dignidad, y tras los cuales renace la vida, vale la pena conocerlos

          Respuesta
  • el 3 marzo, 2020 a las 11:59 am
    Permalink

    Que decir del final feliz de esta bella historia,durante todos esos días muchas veces comunique con la colega Ismary y casi nunca las respuestas sobre la nieta de Paco eran esperanzadoras,bendiciones para esa familia que vio acontecer el milagro

    Respuesta
  • el 3 marzo, 2020 a las 11:17 am
    Permalink

    Gracias por abordar con sensibilidad la evolución de Alma Vida y el reconocimiento y gratitud para ese equipo, familia todos, de Neonatología. Gracias a ti

    Respuesta
    • el 3 marzo, 2020 a las 8:39 pm
      Permalink

      Desde lo más profundo de nuestra alma el agradecimiento para todos en ese servicio, creo que cada persona aportó un grano de arena en la evolución de nuestra bebé en el comentario se mencionan algunos nombre que sin duda alguna representan el esfuerzo enorme de cada Neonatologo y de cada enfermera nunca quisimos mencionar a personas específicas porque creemos que sería injusto Pues cada cual merece ser reconocido por su trabajo y por su abnegación y amor para todos graciasssss

      Respuesta
      • el 6 marzo, 2020 a las 1:07 pm
        Permalink

        y gracias a ustedes, los padres, por permitirnos entrar a sus vidas y compartir esta historia humana y sensible; tienen mucho dolor, y sin embargo, sólo hablaron de lo hermoso, gracias, la autora

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir