Nación sin islas

Llama el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, a potenciar soluciones para la Isla de la Juventud de manera conjunta, “desde lo que tiene que ver con la ayuda y la atención del Gobierno Central y también desde lo que tiene que ver con el Gobierno en el municipio”. Realizada este viernes primera visita de gobierno al territorio pinero

Las reuniones conclusivas de las visitas de Gobierno a las provincias, la última actividad que realiza el Gabinete en pleno cuando está en estos menesteres, son «el pollo del arroz con pollo» de esos recorridos, nos dice siempre una colega.

Son extensos encuentros donde participan los actores políticos, administrativos, sociales, empresariales, entre otros, de los territorios. En ellos se va al detalle. Ministras y ministros, viceprimeros ministros, el Vicepresidente de la República, el Primer Ministro y el Jefe de Estado ofrecen enjundiosos análisis de lo visto, lo propuesto y lo indicado, al igual que las autoridades de las localidades.

Es imposible para los medios de prensa dar cobertura completa a lo dicho en estas reuniones. Pero cada visita gubernamental son un parte-aguas de lo hecho y lo por hacer. Son diáfanas y críticas. Son hojas de ruta para el bienestar de la gente en cada jurisdicción. Son esperanzadoras.

Es el sentimiento que siempre dejan. Y así pasó nuevamente este viernes en la reunión de conclusiones de la primera visita de Gobierno al municipio especial de la Isla de la Juventud, donde se hizo una evaluación de la implementación de la Estrategia de Desarrollo Económico y Social en el territorio.

El Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, expresó la satisfacción del ejecutivo nacional por estar en esa localidad y “compartir un análisis crítico que en fin de cuenta nos va a dar la posibilidad de potenciar soluciones para el territorio de manera conjunta, desde lo que tiene que ver con la ayuda y la atención del Gobierno Central y también desde lo que tiene que ver con el Gobierno en el municipio”.

Las autoridades locales -subrayó- deben revisar métodos de trabajo, maneras de gestionar elementos de gobierno, para que puedan dirigir su desarrollo y sobre todo sean las principales impulsoras de todos estos propósitos.

Al mismo tiempo, reconoció la buena respuesta del trabajo integrado de los factores en la isla en las etapas que hemos vivido, especialmente en el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19.

Hablando en términos generales, Díaz-Canel expuso: “tenemos muchos problemas acumulados en la isla que no los puede resolver solo la isla como municipio especial, y por lo tanto es correcta la decisión (que había sido expuesta anteriormente por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz) de que haya una intención más marcada en el programa de desarrollo integral del municipio”, un plan aprobado por el Consejo de Ministros años atrás pero que no ha logrado todo lo que se propuso.

El Jefe de Estado reflexionó en que “uno de los elementos fundamentales que ahora tenemos que analizar es cómo redimensionamos el sistema empresarial”. Aquí hay 12 empresas de subordinación local y 24 empresas de subordinación nacional, con sus sedes en diferentes provincias y así no hay quien pueda hacer un plan de desarrollo coherente para el territorio, dijo.

“Hay que hacer -orientó- un estudio inmediato y realizar un reordenamiento para que eso ayude a calzar el plan integral de desarrollo, y actualizarlo”, para de esa forma implementarlo con una mayor sistematicidad. “No se sientan solos, que desde el Gobierno Central se va a apoyar, pero ustedes también tienen que hacer lo que les toca”, expresó el mandatario.

Imponiéndole más peso a sus indicaciones, Díaz-Canel propuso convocar a La Habana a todas las empresas nacionales que tienen incidencia en la isla «y decirles todo lo que vimos que es responsabilidad de ellos, para que vengan a resolverlo acá y además para adelantarles de que (…) va a cambiar el tipo de subordinación y la estructuración, para que lo vayan pensando”.

Haciendo esas cosas -señaló- estamos en condiciones de trabajar las tres prioridades fundamentales de estos momentos, que son:

“Uno, seguir con el enfrentamiento a la COVID-19 en el nuevo desafío que tenemos, que es la necesidad de poder convivir con la enfermedad en las condiciones de la nueva normalidad, evitando ahora el riesgo que nos impone la llegada de visitantes, de personas que residen en el extranjero.

“La otra es la implementación de la Estrategia Económica y Social, y que esa sea la base para la actualización del plan integral de desarrollo del territorio”, el que aquí tiene dos elementos fundamentales que hay que trabajar intensamente ahora: la producción de alimentos y el aseguramiento a la Tarea Ordenamiento.

Intercambio con la población./ Foto: Estudios Revolución

Sobre el autoabastecimiento municipal, el Presidente de la República indicó resolver los problemas de las máquinas de riego que hay en la ínsula y de inmediato sembrar todas las áreas que están bajo ellas.

Orientó además actualizar lo relativo a la agricultura urbana, para buscar con rapidez un mayor nivel de alimentos. Hay que ver -añadió- qué podemos balancear desde el nivel nacional, por lo menos para fines de año, y trabajar en la proyección que dé la actualización del Plan de desarrollo integral.

También, agregó, “hay que llegar de manera inmediata a cubrir las hectáreas de plátano, las hectáreas de yuca, las hectáreas de malanga y las hectáreas de boniato que se han planteado en el programa de autoabastecimiento municipal”.

La tercera prioridad que tiene la isla, expuso, es el desarrollo territorial. El territorio pinero es -sentenció- “el escenario más propicio que tiene el país para que en el menor tiempo sea el espejo, el lugar donde podamos mostrar todo lo que lleva un desarrollo territorial local”.

Es así, argumentó, “por su condición insular, por las particularidades que tienen entre los territorios del país, por las potencialidades que hay aquí”. En la isla -añadió- se debe “potenciar el desarrollo local con todos los conceptos que tenemos y (…) establecer experimentos de desarrollo local antes de extenderlos a otros territorios”.

En la conclusión de la primera visita de Gobierno a la Isla de la Juventud también participaron, el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, los seis viceprimeros ministros (Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, Roberto Morales Ojeda, Inés María Chapman Waugh, Jorge Luis Tapia Fonseca, Ricardo Cabrisas Ruiz y Alejandro Gil Fernández) y cerca de una veintena de ministras y ministros.

En el inicio de su intervención, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, hizo un recuento y evaluación de la actividad realizada por él durante la visita de Gobierno, que incluyó centros económicos y sociales.

Hizo especial destaque “del alentador encuentro con los jóvenes que han participado en el enfrentamiento de la COVID-19”. Como en otras provincias -señaló-, estos muchachos se han crecido en medio de situaciones muy adversas.

“En ellos va un elemento de participación, de compromiso, de aporte y de disposición, y fue muy alentador también el encuentro con los profesores de la universidad (Jesús Montané Oropesa), donde hay varios proyectos de investigación asociados al desarrollo territorial.

“Después -describió- dimos un recorrido por el bulevar para ver la reanimación del municipio, y ahí se intercambió con la población, que es noble, con afectos, que independientemente de las situaciones que ha vivido de desabastecimiento, de problemas complejos y de situaciones que tiene, apoya a la Revolución”.

Intercambio con la población,/ Foto: Estudios Revolución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir