Murió el poeta brasileño Thiago de Mello a los 95 años

El poeta brasileño Thiago de Mello, una de las principales voces líricas de Brasil y conocido por sus causas en defensa del medio ambiente y de su Amazonía natal, murió este viernes a los 95 años en su residencia en la ciudad amazónica de Manaos por razones que no fueron aclaradas.

La muerte del famoso autor de «Los estatutos del hombre» fue confirmada por la editorial Global, que publicaba sus obras, y por el gobernador del estado de Amazonas, Wilson Lima, en mensajes de condolencias publicados en sus redes sociales.

«Es con profundo pesar que lamento la muerte del poeta Thiago de Mello, icono de la cultura nacional, nacido en Barreirinha, en Amazonas. Thiago deja un legado de amor al arte y a nuestras raíces», afirmó el gobernador en su mensaje.

De Mello, cuya obra fue traducida a más de 30 idiomas, tenía vínculos con varias personalidades de países como Argentina, Chile, Portugal y Bolivia, en donde vivió exiliado tras ser perseguido por la dictadura militar brasileña (1964-1985).

El día que cumplió 95 años fueron rescatadas sus Palabras de apertura del Premio Casa en 1985, cuando fue jurado del concurso por tercera vez. (Todavía lo sería una cuarta, en 1999, coincidiendo con su presencia en el Taller Cultura y Revolución. A cuarenta años de 1959, en que compartió espacio con José Saramago, Jorge Enrique Adoum, Ernesto Cardenal y Oswaldo Guayasamín, entre otros.) Con esas palabras, generosas como suyas y pronunciadas en momentos esperanzadores para su país, recordamos a nuestro hermano Thiago, quien sigue teniendo, en el mundo, esta Casa.

«Ella estaba aquí, la última vez que llegué, en el año 77, a esta patria de José Martí. Ahora no recorre más, con sus pasos de pájaro alegre, los caminos que ayudó a construir con la llama de sus ojos y el fuego de su sueño. Alma de esta Casa, bandera de su pueblo, su obra y su vida perduran y permanece intacta su luminosa esperanza. Quiero que mis primeras palabras sean para ella, para mi amiga Haydée Santamaría», dijo entonces de Mello.

Una de esas grandes amistades fue el poeta chileno Pablo Neruda, del que fue el traductor de una de sus antologías al portugués, lo que hizo que el brasileño se convirtiera en uno de los principales invitados para los actos que el gobierno chileno organizó para conmemorar el centenario de su nacimiento.

Pese a que vivió muchos años fuera del país, incluso sirviendo como diplomático, el poeta nunca olvidó la Amazonía, ni en su obra ni en su corazón, por lo que en las últimas décadas se radicó definitivamente en Manaos.

Su poema más famoso, Los estatutos del hombre, un canto a la libertad y a la buena relación de la humanidad con la naturaleza, fue publicado en 1977, en los años más duros de una dictadura a la que se opuso.

«Queda decretado que ahora vale la verdad, ahora vale la vida, y, de manos dadas, marcharemos todos por la vida verdadera», dice uno de los versos de su obra más famosa.

(Tomado de Radio Habana Cuba y de La Ventana)

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir