Mi hijo y las explicaciones sobre lo social | 5 de Septiembre.

Mi hijo y las explicaciones sobre lo social

Es difícil enseñarle a un niño ciertos códigos y comportamientos vitales, éticos y razonables, mucho más cuando es pequeño y solo quiere desafiar en todo cuanto pueda; mucho más cuando la comprensión, por el nivel etario, es más ardua, y la paciencia se te escurre entre las manos como si fuese agua; mucho más cuando el contexto social dibuja todo lo contrario al lienzo que tú pretendes mostrarle como auténtico.

Ahora, cuando voy por la calle, observo a los jóvenes detenidamente, escucho sus conversaciones, me imagino… El otro día, en la guagua, dos adolescentes se citaban para ir juntas al malecón y conectarse a la wifi; dos adolescentes que no sobrepasarían los 15 años; dos adolescentes que, por supuesto, no trabajan ni deberían tener la solvencia económica para costearse el aparato para la conexión, la cuenta y los CUC según el tiempo de navegación; dos adolescentes cuyos progenitores, probablemente, han hecho cualquier sacrificio global para garantizarle esos placeres, porque está claro que las necesidades están en otros sitios, como en la cocina, por ejemplo. Estas chicas, muy guapas por cierto, no se citaban para un encuentro directo y frontal y de esparcimiento general con otros amigos, sino para hacer comunidad virtual, por lo que, todo otro joven que no contara con los aditamentos imprescindibles quedaría de inmediato fuera de un encuentro como este, peligrosamente fuera. Yo no viví eso, por suerte, y espero que mi hijo aprenda las armas precisas para combatirlo.

No hace mucho tiempo, mis colegas del periódico, interrogaron a otros chicos sobre la cantidad de capital que sus progenitores les proporcionaban para la estancia semanal en la Universidad de Las Villas, y casi todos, y podemos suponer que otros más, sobrepasaban los 100 y 200 pesos, cuando, esa cifra, no la alcancé yo ni en un mes. Sabemos que la mayoría de los padres no pueden.

Casi, casi todos estos universitarios también tienen celular, que está claro, es muy necesario, ojalá yo hubiese podido comunicarme con mi mamá de esa forma durante mis 5 años de estudios, pero la nebulosa de la situación la descubro yo en la transformación del ser social que estamos viviendo en en el día a día por razones, a veces, distorsionadas, por desajustados códigos de vida puntualizados en mayor medida luego de la salida del período especial más difícil.

Camino rápido por las calles, pero no dejan de sorprenderme los agitados uniformes de secundaria y preuniversitario. Hacen chistes pesados, juegan de manos, pero, lo que es casi seguro es que la mayoría tiene su celular, muchas veces con música estridente, molestando, la misma música que nos cansamos de combatir nacionalmente, pero que se sigue difundiendo y diseminando por muchos canales. Chicos, quizás, con los zapatos rotos, pero con el celular en la mano (un ejemplo ficticio). Tengo que explicarle eso a mi hijo cuando crezca, de una manera que lo salve.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share