Metro Manila: excepcional | 5 de Septiembre.
lun. Oct 14th, 2019

Pocas veces se han visto tan bien definidas las líneas del rostro de la desesperación en el cine del siglo XXI como en el drama anglo-filipino Metro Manila (Sean Ellis, 2013). Obra imperdible de la pantalla mundial contemporánea, despojada de artificios, trazos gruesos, melodrama e impostura de cualquier tipo y anclada al realismo expositivo, logra ubicarse en el ángulo de miras de sus personajes, para componer un relato concebido y solucionado desde la instancia extrema del agobio y la indefensión más crueles.

Solo bajo el entendido de tal premisa -desarrollada con elocuencia por un guion preciso como un equilibrista al sortear tanto el efectismo, el manierismo o el ternurismo como todo cuanto no le resulte dramáticamente rentable-, el espectador es capaz de posicionarse en la latitud de sentimientos humanos rastreada por el largometraje.

Existían condiciones argumentales para que el director de Cashback hubiese podido precipitarse por el barranco de la pornomiseria, la estridencia y el sentimentalismo; pero la contención signa el discurso. Ni incluso en los minutos más angustiosos juega a contaminar las emociones, ni a banalizar el asfixiante cuadro social destripado aquí con vocación entomológica y un sentido de apremio comunicativo de veras plausibles.

El conflicto del campesino Oscar y su pobrísima familia, arribados con inocentes sueños de prosperidad de una provincia agrícola a la región metropolitana de Manila, la capital de Filipinas (nación de herencia colonial considerada uno de los verdaderos infiernos en la tierra por su cantidad de crímenes violentos, corrupción y un capitalismo salvaje en estado puro que estratifica/divide a niveles incomparables a pobres y ricos) está marcado por decisiones asociadas a los modos de obrar en el camino de la supervivencia cuando aparecen clausuradas todas las salidas. Esto es la versión de Rocco y sus hermanos para los tiempos del desastre infinito.

A lo Chaplin (la dirige, fotografía y co-escribe), el británico Ellis consigue facturar una película sobria, austera, severa, justa que, partiendo del drama más clásico, bifurca su cauce genérico hacia un cierre de nervudo thriller con desenlace de veras desolador, muy en consonancia con los puntos de partida del relato. La opción final redentora tomada por Oscar resulta a la postre la única a asumir en medio de atolladero semejante al descrito en Metro Manila. Algunos exégetas han advertido en tal conclusión abertura posible para la esperanza. Por el contrario, creo que nos está hablando, mediante inusitada honestidad, de la reducción absoluta del individuo a consecuencia de la pobreza, las desigualdades sociales y el más atroz tercermundismo. La claridad ideológica de Ellis, no usual en el cine de ficción actual, emparenta a su obra con la en fecha reciente también vista cinta coreana Snowpiercer (Bong Jong-hoo, 2013).

El actor teatral filipino Jake Macapagal, en el rol de este personaje central de locuaces silencios y mirada de niño extasiado en la juguetería a quien nunca le van a regalar su peluche, articula eficaz caracterización de nuestro Oscar, un sujeto de procesiones internas, calvarios que no afloran al rostro y un extraordinario amor por su familia capaz de conducirlo al sacrificio. Su inmolación trágica no deja de portar la belleza intrínseca de las ofrendas totales, la majestuosidad suprema de la entrega por los tuyos; mas tamaña tesitura dramática cuanto más traduce es la última nota de una sinfonía apocalíptica.

Metro Manila es cine esencial para comprender a nuestro tiempo.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share