Matando cabos: Comedia negra a la mexicana | 5 de Septiembre.
jue. Nov 21st, 2019

Matando cabos: Comedia negra a la mexicana

Muy a tono con los perfiles urbanos dilectos de un segmento determinante del cine mexicano “postindustrial”, la película Matando cabos se sitúa en los contextos asfálticos de varias predecesoras famosas o no, pero desde la perspectiva tonal de la comedia negra: a lo Nicotina, de la cual, si no émula, al menos se ubica como pariente cercana, tanto en intenciones como en resultados.

Una de las características primas de la comedia negra consiste en hallar humor en situaciones que en apariencias suscitan todo lo contrario; de ahí que la búsqueda -y el encuentro- de la comicidad en Matando cabos se sustente en un conjunto de escenas donde predomina lo macabro, hallándose la hilaridad justamente en su sentido del exceso. A resultas de que la película pueda parecer ida de rosca, aunque justamente es tal la cuerda dramática donde quiere moverse el filme a voluntad.

En tal sentido me parece válida cierta opción, sobre todo si es tan bien defendida como en este filme al trote, cuya feracidad imaginativa parece desbordarse en cada plano aunque para ello tenga que apelar a ciertas trampillas de guion, algunas reminiscencias vodevilescas demodé y no pocas disgresiones argumentales (la intrahistoria del personaje del Mascarita drogado en el auto).

Todo lo cual se convierte en fardos para el flujo narrativo que, desprovisto de semejante hojarasca obstaculizadora, hubiera corrido aun mejor sobre los rieles. Aun así, la película de Alejandro Lozano se degluye de cuatro placenteras saboreadas, quizá también porque a varios personajes secundarios le han dado en lo justo la pincelada que los hace entrañables para así meterse la película en el bolsillo. Son los casos del Mascarita, defendido por un no precisamente estelar Joaquín Cosío, pero muy solvente al transmitir el aura mítico-lúdica del personaje; e, indudablemente, su guardaespaldas mudo, asumido por Kristoff (coguionista junto a Lozano y Tony Dalton, quien interpreta además a uno de los personajes centrales). Este mudo casi enano que se despacha a un ejército a puntapiés y despierta la fiera dormida de cualquier señora bien es una delicia. Y por sí solo pudiera dar otra película.

Los guionistas de Matando cabos aportan calidez y talento para una cinta en la que no pocos advertirán filias tarantínicas, e incluso el cinéfilo establecerá conexiones con la obra de Guy Ritchie o cierto guiño a la cronología marcha atrás de Memento, de Christopher Nolan, en lo internacional. Y en lo nacional con el González Iñárritu de Amores Perros (en lo tocante a la preeminencia conferida a las sincronías del destino en la conformación de la díada causa-efecto del argumento) o al Fernando Sariñana de Ciudades oscuras, esto más en la concepción del montaje alucinante de trasfondo citadino.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share