Más que coincidencias: Titán y Che juntando épocas
mié. Jul 17th, 2019

Más que coincidencias: Titán y Che juntando épocas

Maceo y Che nos llegan como astros de bríos en la frente: con sus fulgores continuamos entretejiendo las proezas del día a día. /Foto: Centro de Documentación

Maceo y Che nos llegan como astros de bríos en la frente: con sus fulgores continuamos entretejiendo las proezas del día a día. /Foto: Centro de Documentación

Las fechas, los acontecimientos y sus coexistencias temporales muchas veces invitan a la reflexión. Visto así, las coincidencias que aproximan a dos figuras de la talla de Antonio Maceo Grajales y Ernesto Guevara de la Serna no pasarán nunca inadvertidas a través de una mirada perspicaz a nuestra historia.

El primero, nació en el año 1845, y el segundo, argentino, vio la luz en 1928, ambos un 14 de junio. Genio y leyenda unieron a estos dos hombres en varios costados de la vida, pero la causa revolucionaria y latinoamericanista estuvo en el primero de los órdenes.

A pesar de no haber cursado estudios académicos, Antonio Maceo es considerado un genio militar y político por su desempeño en las dos grandes guerras independentistas libradas en la Mayor de las Antillas durante la segunda mitad del siglo XIX. Gran mérito le concedió el hecho histórico conocido como la Protesta de Baraguá, en el que el Titán de Bronce rechazó una oferta de paz sin independencia por parte de España, contenida en el llamado Pacto del Zanjón.

Las resonancias de este hecho llegan hasta el día de hoy, cuando un pueblo entero profiere un rotundo “¡No, no nos entendemos!” ante la injerencia de una nueva potencia extranjera y sus leyes de imposición absurdas.

En el presente, recordamos más que nunca aquella carta escrita el 13 de junio de 1884 a la dirección del periódico El Yara, con motivo de los manejos de venta de la Isla por 100 millones de pesos, que se realizaban entre España y los Estados Unidos. Allí, el General expresaba: “Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha (…) Suceda lo que suceda, Cuba no debe ni puede esperar soluciones extrañas, su porvenir está en hacerse reina absoluta de sus destinos”.

Tanto en Maceo como en el Che, encontramos a dos hombres con ideales semejantes, cuyos ejemplos se multiplican para convidarnos a transitar adelante. Para Ernesto, por ejemplo, la disciplina era una de las principales cualidades a poseer por un combatiente, de ahí que concediera extraordinaria importancia a la corrección disciplinaria, como se infiere de su afirmación de que: “La disciplina debe ser esto —hay que recordarlo una y otra vez— una de las bases de acción de la fuerza guerrillera”.

En consonancia, la estricta conducta fue la primera gran condición militar de Maceo, de lo cual dio fe su categórica respuesta ante la invitación a un movimiento sedicioso: “Soy militar ante todo (…) y no estaré en donde no puedan estar el orden y la disciplina”.

Ambos eran conocedores de la vida militar, de sus principios políticos, sociales y organizativos; los dos estimaban que la fuerza de un ejército descansaba en su disciplina y moral.Aunaron todos sus esfuerzos por ceñir vínculos con los respectivos subordinados, con quienes procuraron relaciones francas, sencillas, que les posibilitaran conocer las inquietudes y anhelos más comunes, sin que representaran un freno ante la necesidad de amonestar o sancionar.

Maceo y Che nos llegan como astros de bríos en la frente: con sus fulgores continuamos entretejiendo las proezas del día a día.

Es un peregrinar constante y una retroalimentación con nuestro pasado heroico. No por gusto los cronistas y biógrafos se encargaron de unirlos y reconocerlos como verdaderos paradigmas, derrotando a la muerte con sus dechados y la impronta para la eternidad.

Noticias relacionadas

1 thought on “Más que coincidencias: Titán y Che juntando épocas

  1. No es una tabla comparativa entre dos personalidades o un relacionar columnas, has escrito sobre las coincidencias entre estos dos gigantes con una visión más profunda. Una buena clase de Historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles