Más allá de la pantalla: Roque Moreno, un artista entre dos mundos

¡Hola! Durante el verano, el "5" les ofrece pinceladas de diferentes actores y actrices aclamados por el público cubano. Con esta sección podrá asomarse a la vida "más allá de la pantalla" de esos artistas responsables del entretenimiento de no pocos en el hogar

2
329

No ocurrió en él la clásica predestinación al universo del arte. O tal vez sí. Quizás siempre estuvo escondida detrás de otra fascinación, la Medicina, hasta que un día cobró fuerzas, se volvió irresistible e hizo valer su preeminencia. Al cabo de los 37 años y en pleno ejercicio dentro del sector de la Salud, Juan Carlos Roque Moreno, o simplemente, Roque Moreno, decidió que lo suyo era el camino de la actuación.

Enamorado de su Cuba y de su Habana, como él se dice, vio la luz en esta urbe en 1965 y en esa misma ciudad se graduó como Doctor en Medicina. Cumplió este sueño no sin sortear escollos, pues en un primer intento su índice académico quedaba algo por debajo de lo requerido entonces para esa carrera. Pero siguió su instinto y al poco tiempo, luego de estudiar Enfermería, logró matricular la añorada especialidad.

Ejerció en diferentes centros, pero el “duende” de la actuación continuaba dentro, pugnando por salir, hasta que un día lo llevó a presentarse ante el director de la compañía teatral Rita Montaner, expresar sus intenciones de ser actor y pedir se probara su histrionismo. Recibido el sí, a un primer papel menor que la agrupación montaba entonces, siguieron otros, cada vez con creciente importancia.

Sin embargo, el incentivo mayor para Roque vino de la mano del cineasta Fernando Pérez, cuando este le ofreció un papel en su filme Suite Habana: el de un galeno que, en sus ratos libres, trabajaba como payaso. El personaje tenía muchos puntos de contacto con el artista, quien tiempo antes había dado aliento al clown Chupetín Moroco.

Trabajar con el reconocido realizador lo impulsó en el salto crucial de galeno a actor. “Fernando Pérez me dio la posibilidad de entrar por la puerta grande de la cinematografía cubana. Mi vida profesional y personal está marcada por un antes y un después de conocerlo”, expresó en cierta oportunidad. Según ha comentado, la suerte y el respaldo de colegas con muchísima experiencia han sido un factor decisivo para su carrera.

La pantalla grande le ha reservado espacios en largometrajes como Diario de Mauricio, Madrigal, Kangamba, Conducta. Los espectadores también han disfrutado de él en varias entregas televisivas, entre las que destacan: Diana, Bajo el mismo sol, La sal del paraíso, La otra esquina

En su opinión, las telenovelas cubanas necesitan abordar la realidad actual con profundidad y para lograr el éxito “hace falta, ante todo, cultura, rigor intelectual y profesional, talento artístico, buenos guiones, eficaz dirección de actores y actrices, compromiso con el destino de la nación y el valor de correr todos los riegos que sean necesarios, menos el facilismo y la conformidad”, comentó en entrevista a Cubaliteraria.

El actor es integrante también de la Red de Artistas de la Campaña Únete, lanzada desde Naciones Unidas para poner fin a la violencia hacia las mujeres y las niñas. No podría esperarse menos de quien es habitado por la sensibilidad, esa cualidad que lo hace debatirse entre dos grandes pasiones: la Medicina y la actuación.

2 Comentarios

  1. Roque es un actor maravilloso, se entrega por completo en cada personaje que representa, me encanta como decimos los cubanos, EN ESTE PERSONAJE DE LA NUEVA PUESTA EN PANTALLA ES FENOMENAL
    FELICIDADES

Dejar respuesta