Marlon, bueno en las Letras y mejor en las Ciencias

Marlon Estrada Veranes es un muchacho en apariencias común, cursa el duodécimo grado en la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, y vive en Cruces, municipio situado al noreste de Cienfuegos, a unos 27 kilómetros de la cabecera municipal. Es el “filtro” de la escuela, como le llaman acá a los muchachos muy inteligentes. Ha ganado casi todos los concursos que promueve el centro y otros de carácter regional, pues para él no hay preferencias, le entra lo mismo a las Ciencias que le da en las costuras a las Letras.

“En mi casa estoy rodeado de médicos, mis padres y mi hermano es estudiante de Medicina, pero qué va, yo quiero ser ingeniero y preferiblemente en Comunicaciones. Esta escuela me ha proporcionado excelentes profesores, no sólo en las materias que imparten, sino en la educación en general, nos forman. Te puedo decir que hoy soy otro, con una vocación mucho más definida y muy enfocado en mi futuro profesional.

“Recuerdo que llegué a esta escuela sin saber qué haría, pero ya hoy he encontrado un camino y eso se lo debo a mi formación como bachiller”. Concluye Marlon. Y concuerdo con él y reafirmo la importancia de las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, donde se han graduado miles de alumnos sólidamente preparados, porque allí la formación del ser humano es básica.

El prestigio de esos centros se prueba en que ha sido cantera de formación de los cuadros y oficiales y de más de la mitad de los generales y coroneles de nuestras Fuerzas Armadas, lo cual valida la afirmación de que los Camilitos son lo más sagrado de las FAR.

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir