Marineros, fatal comienzo

2
448
Camagüey fue más que Cienfuegos y los Marineros siguen sin ganar en el certamen./Foto: Carlos Ernesto Chaviano

Bastaron quince minutos para sentenciar la suerte de Cienfuegos en su cuarta presentación de la Liga Nacional de Fútbol Inter Academias, o Sub-23, jornada donde los Marineros extendieron su mala racha y encajaron su segundo revés del certamen, en el cual archivan además par de empates.

Apenas cuando el árbitro principal silbó para indicar el inicio del desafío, Camagüey, con tres toques, inauguraba el marcador por intermedio de Yaider Romero, ante una desconcertada defensa y la mirada atónita de los pocos aficionados que todavía hinchan por los suyos en el estadio Luis Pérez Lozano, cuartel general de los dirigidos por Frank Pérez Espinosa.

Por si fuera poco, el propio jugador se anotaba el doblete a los ‘15 del primer tiempo, otra vez dejando en dudas a los defensores y portero de casa.

De salvar la honrilla se encargaría Diego Junco, al ’63, a escasos minutos de ingresar a la grama. Y aunque la remontada era posible ante el equipo que hasta ese momento ocupaba el sótano del apartado, los intentos de los cienfuegueros no fueron suficientes para llevarse al menos un punto, por lo que ahora marcha en la penúltima plaza del grupo, con dos unidades, sólo por delante de Sancti Spíritus, selección que exhibe una raya.

Lo acontecido hasta el momento requiere del comentario, pues a pesar de las ausencias de jugadores clave como Neisser Sandó y Ray Charles Herrera (convocados por la selección nacional) o el portero Adrián Betancourt (dejado en la banca por llegada tarde al partido), e incluso las “arbitrariedades” de los árbitros, el plantel Marinero cuenta con armas suficientes para mostrar una mejor cara.

Pasando revista al equipo que hoy defiende los colores de la provincia, la enorme mayoría de sus miembros son futbolistas de “escuela”, y una buena parte ha integrado incluso selecciones de nuestro país. Línea por línea existen fortalezas, con alguna fisura en la delantera, algo común desde hace años en los planteles locales.

Por ello es increíble el desempeño sobre la grama, bien distante de lo que en verdad pueden lograr esos muchachos. ¿Falta de motivación, entrega, compromiso? ¿Inseguridad, desgano, poca voluntad? ¿Métodos de preparación? Una o todas deben ser las causas del descalabro, pues cuesta creer que de doce puntos posibles, los Marineros solo archiven dos, al término de la primera vuelta de la etapa.

Todavía restan cuatro choques y doce unidades en disputa, pero el cambio deberá ser sustancial si pretenden lograr la clasificación, y prácticamente tendrán que barrer a sus rivales para conseguirlo.

En este instante, Villa Clara y Ciego de Ávila encabezan la llave con siete puntos, seguidos de Camagüey (4).

Según el calendario oficial, Cienfuegos descansa en la próxima fecha, pactada para el 3 de noviembre, y no tendrá más acción hasta el día 10, cuando reciba a los espirituanos en el “Luis Pérez Lozano”. ¿Habrá tiempo para la reflexión y la consiguiente recuperación? Esperemos que sí.

2 Comentarios

  1. Para colmo de males, han cerrado el “Lozano” por insalubridad, ya que hay aguas albañales en la entrada del ¿estadio? Me imagino que los equipos que aquí entrenan, incluyendo los de Tiro con Arco, deben haber desplazado su centro de entrenamiento para otro lugar. “Eramos pocos y parió Catana”…, como dice un viejo refrán…

  2. Sigo desde hace muchos años el futbol de Cienfuegos. Aunque no soy de esta provincia me enamoré de la forma en que se percibía y se jugaba. Tuve la oportunidad de ver los 4 campeonatos de este bello deporte que ha ganado esta provincia. Me enorgullecí cuando un escritor villaclareño vino hasta Cienfuegos a hacer la presentación de su libro. Sufro cuando mi equipo Marinero no está dentro de los 4 grandes (o al menos los 6) de Cuba. Veo el nivel que tienen los jugadores y me rindo ante sus filigranas, buenos pases, e idiosincrasia de juego. Pero este equipo sub 23 que se nos presenta en esta versión (la del año pasado fue buena) es la versión de un equipo de 5ta categoría. Soy de los que piensa que los jugadores salen a la cancha a dar espectáculo, a lucir bien mucho más si tienen en cuenta el pasado de su club, pero verdaderamente no sé qué es lo que sucede a este equipo. He visto los partidos contra Ciego y contra Camagüey y cual de los 2 juegos peor. El equipo es romo, sin filo, sin físico, sin ambición. Tengo la impresión que no está trabajado. No me gustaría crearme un mal criterio del colectivo de entrenadores, los cuales todos han estado en selecciones sureñas medallistas o campeonas. No me gustaría crearme el criterio que no transmiten el espíritu de sacrificio, de lucha. No me gustaría pensar que no están trabajando lo suficiente como para que este grupo llegue en tan deplorable forma futbolera a este campeonato. Si tenemos en cuenta que una buena parte de estos muchachones formarán escuadra cuando inicie el campeonato nacional, creo que no se está cumpliendo el objetivo de prepararlos con ahínco y ponerlos en un escalón superior. A fin de cuentas para eso son las academias. Me comentan que la dirección del futbol en Cienfuegos está de “capa caída”. Un aficionado común y corriente le hace un llamado al Director Provincial del INDER, Licenciado Norge, para que tome cartas en el asunto. Se hace necesario tener personas que quieran trabajar para el futbol de Cienfuegos y no que esperen recibir del futbol de Cienfuegos. Personas que tengan el coraje de llamar a la Comisión Nacional y verificar que nos pusieron el gol de último minuto contra Ciego y que hubiese significado 1 punto y no cero. Se hacen necesarias personas que tengan el coraje de hacer los cambios que sean necesarios en las direcciones de los equipos de las diferentes categorías cuando no se obtienen los resultados esperados. Se hace necesaria, incluso si fuera necesario, que la máxima dirección de la provincia tanto Gubernamental como Partidista se meta en aras de ayudar al futbol de Cienfuegos. Los fanáticos del “Mas Universal” en Cienfuegos pedimos que se tomen cartas en el asunto en un deporte que es tradición, que es orgullo, que es patrimonio de todo un pueblo humilde y que en ocasiones solo ve como algo reconfortante, ir al “Luis Pérez Lozano” a disfrutar 90 minutos vibrantes y luego volver a enorgullecerse de sus “Marineros”.
    A la redacción le pido que no se corte ni 1 sola letra antes de publicar.

Dejar respuesta