María Luisa, química por vocación y azucarera por convicción en Cienfuegos

María Luisa Freide Orozco no descubrió su verdadera vocación hasta conocer la tabla periódica de Mendeléyev, y manipular en el laboratorio de química, microscopios, tubos de ensayo, probetas y matraces. Entonces, supo que lo de ella era la ciencia aplicada de la composición, estructura y propiedades de la materia.

Después de cuatro años sin saborear el cumplimiento de una zafra azucarera, la hoy jefa de fabricación del central Antonio Sánchez recuerda: “Cuando llegué acá me dije ¡Uf…!, seis años estudiando en la universidad para después terminar trabajando en un ingenio, tildado por mucha gente como una fábrica de hacer viejos.

“Mas, a estas alturas, no solo reconozco cuánto de injusto hay en esa apreciación; el sector azucarero hoy para mí es y será una gran escuela, no solo en lo laboral; aquí nos preparamos también para la vida, porque la tradición se lleva con amor en las manos, el corazón y el alma”, asegura.

Cuenta la joven que tras concluir la carrera de ingeniería química siempre pensó dedicarse a la rama petrolera, para la cual la habían preparado; pero, el destino le deparaba otro derrotero. Lo más cercano a su lugar de residencia en Aguada de Pasajeros era el otrora central Covadonga, “con la idea, por supuesto, de hacer mi tesis sobre fabricación de azúcar, y ya, pero…, el bichito dulzón me atrapó”, comenta.

Para ella esta es la segunda contienda con esa responsabilidad. “Figúrese usted; según algunas concepciones machistas, este es un puesto para hombres. Soy muy atrevida y no le tengo miedo a los retos, creo que de ahí los resultados”, y agrega:

“De entrada, esta es la mayor área de la industria, calificada, por demás, como el corazón de la fábrica, pues la estructura tecnológica contempla los procesos de purificación, concentración-cristalización y centrífugas, donde se obtienen los productos intermedios y final. Como es de suponer, la mayor exigencia consiste en controlar los parámetros que a la postre, dan el sello distintivo a la calidad del crudo apto para la exportación”.

Al cabo de estos años, María Luisa muestra agradecimiento por todos aquellos que confiaron en ella y le mostraron el camino de dirigir eficientemente a partir de la ética y la profesionalidad. Aunque teme obviar nombres, menciona a Carlos Hidalgo, por muchos años jefe de producción del “Antonio Sánchez”, Danilo Espronceda, Fidel González y Alberto del Rosario.

“Mis inicios fueron en el laboratorio, y en honor a la vedad enseguida me enamoré del departamento, incluso pensé en estar algún día al frente de este. Sin embargo, el director en aquel momento me dijo: ‘tu techo de vuelo es más grande, puedes muy bien ser la jefa de fabricación’. Pensé que se le había aflojado un tornillo de la cabeza; pero el tiempo le dio la razón.

“Siento satisfacción por lo hecho en estos dos años, pero consciente de la deuda, todavía por saldar. Sin ninguna pretensión, mis sueños son dejar una huella en la trayectoria laboral y que algún día hablen de mi trabajo y lo hecho por este central”, afirma.

En lo personal, la ingeniera aguádense acaricia planes, algunos a corto y mediano plazo. Por lo pronto, tomar un respiro, pues la zafra apenas le deja tiempo, “aunque siempre hay espacio para la lectura y otros pequeños placeres domésticos, sobre todo cuando el coronavirus nos obligó a permanecer en casa. Entre la literatura favorita, mi libro de cabecera es La culpa es de la vaca, cuyo texto sugiere reflexionar sobre el modo de actuar ante determinadas situaciones a quienes, como yo, tienen alguna responsabilidad”.

También en perspectivas está hacer una maestría en fabricación de azúcar; continuar la práctica autodidacta en todo material de investigación sobre este universo al que llama la esencia misma del cubano, y…“tal vez es hora de ir pensando en hacer el encargo ‘a la cigüeña’”, sugiere.

¿Cuán complejo es dirigir un colectivo mayoritariamente masculino?

“Como ya dije, al principio me resultó muy difícil. No estaban acostumbrados a ver a una mujer de jefe. Sin embargo, a golpe de entregar y hacerme respetar con la debida autoridad, sin perder la ternura, me he ido ganando poco a poco el liderazgo, y pienso que lo más importante ha sido creérmelo yo misma”.

👉Savia joven revitaliza el cumplimiento del “Antonio Sánchez”
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

9 Comentarios en “María Luisa, química por vocación y azucarera por convicción en Cienfuegos

  • Avatar
    el 28 mayo, 2020 a las 7:44 am
    Permalink

    Gracias colega, recuerdo cuando comenzastes en Sánchez muy joven Hecha una pepilla, has ido creciendo no solo profecionalmente sino tambien en madures como cuadro, mis felicitaciones y reconocimiento por ser un ejemplo de mujer cubana digna representante de nuestro sector.

    Respuesta
  • Avatar
    el 20 mayo, 2020 a las 11:56 am
    Permalink

    Cuando se entra al sector azucarero es muy difícil no enamorarse del trabajo en este sector, nos undulza a todos que después es imposible salir de ahí. Esa mujer es paradigma a seguir

    Respuesta
  • Avatar
    el 20 mayo, 2020 a las 11:53 am
    Permalink

    Una mujer digna de la estirpe de Mariana. Mujer cubana que es ejemplo para todas

    Respuesta
    • Avatar
      el 20 mayo, 2020 a las 11:35 pm
      Permalink

      Felicidades ingeniera, no cabe duda q no se equivocaron al ponerla al frente del central Antonio Sánchez, me da orgullo poner nuestro grano de arena para lograr la calidad que Cuba necesita para la exportación saludos Ing Giovanni Cardona GuGenesis Guatemala

      Respuesta
  • Avatar
    el 19 mayo, 2020 a las 2:05 pm
    Permalink

    Maria Luisa, el bichito del amor a la fábrica te atrapó. Así le pasa a todos los que traspasan las puertas de estas moles de hierro que provocan que enseguida te enamores de lo que en mi Batey llamamos nuestro más bello rascacielo. Historias como la tuya no se encuentran muy fácilmente en este sector. Pero ahí estas, probando y reafirmando que la mujer azucarera es heroína en cada jornada, que no conocen del dulce descanso, que nos invitan a cada amanecer de victorias compartidas desde el surco. Gracias por escoger a nuestro sector para hacer feliz a quienes saborean el orgullo de tenerte cerca y producir miel y azúcar, pensando que cada jornada tiene nombre de mujer, tiene el nombre de Maria Luisa.

    Respuesta
  • Avatar
    el 18 mayo, 2020 a las 3:27 pm
    Permalink

    Felicidades por tener tanto amor

    Respuesta
  • Avatar
    el 18 mayo, 2020 a las 2:25 pm
    Permalink

    Nuestro Reconocimiento para esta trabajadora, Química por vocación y Azucarera por convicción,

    Respuesta
  • Avatar
    el 18 mayo, 2020 a las 9:54 am
    Permalink

    Felicitaciones para esta mujer consagrada y que siente tanto amor por su trabajo.

    Respuesta
    • Avatar
      el 18 mayo, 2020 a las 10:51 pm
      Permalink

      Todo un ejemplo a seguir esta trabajadora cubana. Símbolo de la igualdad de oportunidades laborales que gozan las mujeres en Cuba. Una Mariana al frente de uno de los procesos más importantes de un central azucarero.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir