Los sumergidos encantos de Cienfuegos

Tras la exitosa celebración del consurso Fotosub 2018 en la Perla del Sur, sus organizadores valoran la posibilidad de convertir a este territorio en sede permanente del evento

0
430
Fotografía de Manuel Carmenate (Cuba), merecedor del Gran Premio del Fotosub 2018 por la calidad de todas las obras presentadas en el certamen. / Foto: Cortesía del Centro Internacional de Buceo de Faro Luna

Cienfuegos es otra perla bajo el mar. La reciente edición del concurso de fotografía subacuática Fotosub 2018 —organizado por primera vez en la región centro sur de Cuba— ofreció a los participantes la posibilidad de constatar la belleza de sus fondos sumergidos, capturada en más de 7 mil 140 instantáneas durante las jornadas del certamen.

Del 10 al 14 de octubre, unos 30 competidores de Cuba y otras cuatro naciones (España, Canadá, Chile y México) se enrolaron en el evento, convocado anualmente por el Ministerio de Turismo (Mintur), con el auspicio de la Empresa de Marinas y Náuticas, Marlin S.A. y la agencia especializada American and Canadian Underwater Certifications (ACUC).

El Centro Internacional de Buceo de Faro Luna acogió el concurso, luego de cinco años de probar suerte en la organización de citas similares, aunque de menor nivel. Ernesto Manzanares López, jefe de esta dependencia turística, añadió, entre las razones, la labor realizada para garantizarles a los peces un área segura, libre de los pescadores.

Por vez primera FOTOSUB en Cienfuegos

“Alimentarlos no era una práctica bien vista, pero antes de hacerlo nos acercamos a la comunidad científica. Se trataba de terapia intensiva: la disminución de la biomasa por la sobrepesca ponía en peligro la subsistencia del arrecife. Hoy, Cienfuegos figura entre los lugares que más peces tiene dentro de las zonas de buceo existentes en el país. Eso fue un deleite para los buceadores y una oportunidad para los fotógrafos”.

Las fuertes marejadas en el litoral sureño, tras el paso del huracán Michael por el sur del occidente cubano, afectaron las condiciones naturales para la competencia, con una importante disminución de la visibilidad. Ello no malogró, sin embargo, el éxito del Fotosub, considerado el de mayor participación y de mejores resultados de las últimas ediciones.

“Esto, a mi juicio, favoreció a los cubanos, porque consiguieron adaptarse más rápido a las circunstancias, comentó Manzanares López. En las dos primeras inmersiones, los nacionales fueron por fotos de Macro y peces —en las cuales la transparencia del agua tiene poca incidencia—, mientras, los extranjeros se lanzaron a por todas las categorías, a la espera de una foto de oportunidad, lo ideal cuando las condiciones del tiempo son estables. Al término de la jornada inicial, los cubanos ya tenían buenas fotografías y al segundo día solo se dedicaron a tomar imágenes de Ambiente y Ambiente con modelo. El desenlace fue el publicado: arrasaron con el primer y segundo lugares de las cuatro categorías, y compartieron el tercero con concursantes de México y Chile”.

De acuerdo con los organizadores, las estrictas normas del torneo contribuyeron a su fiabilidad y armonioso desarrollo. Antes de entrar al mar, y después de salir, cada uno de los 18 fotógrafos participantes tenía la obligación de retratar al árbitro designado. Las instantáneas halladas entre ambas capturas eran válidas para la competencia, como prueba de su nula manipulación. Además, todos concursaron en las mismas locaciones.

Las miles de fotos codificadas en las cuatro categorías (Fauna, Macro, Ambiente y Ambiente con modelo) atraviesan ahora un proceso de selección, dijo Ernesto Manzanares López. “De ellas eligiremos las 200 que mejor expongan la calidad de nuestros fondos marinos: no para regalarlas, sino para devolverle a la ciudad, en el Bicentenario, el testimonio gráfico de su patrimonio sumergido. Queremos que dentro de las fotos emblemáticas, y símbolos, de Cienfuegos, ocupe el lugar que merece su arrecife coral, ese que atrae a buceadores de todo el mundo como destino turístico”.

Dejar respuesta