Los jóvenes de Estados Unidos quieren socialismo

“Aún más amenazante que las proposiciones de Sanders de llevar a buen puerto políticas del tipo New Deal, yo creo que es que él inspira un movimiento popular comprometido decididamente en la acción política y el activismo directo para cambiar el orden social: un movimiento del pueblo, sobre todo de los jóvenesque lo respaldan (…)”. Así se refería el científico social norteamericano Noam Chomsky, en fecha reciente, al apoyo juvenil al socialismo democrático promovido por Bernie Sanders.

Como ha sido divulgado en las encuestas, los jóvenes representan la fuerza fundamental que impulsó las aspiraciones —hoy ya débiles por otros elementos que superan por mucho a ese sector demográfico—, del senador por Vermont a la candidatura demócrata a la presidencia de los Estados Unidos.

Que en un país en extremo conservador como ese, donde niños y jóvenes son formados durante todo su período educativo en principios profundamente anti-socialistas, sea la juventud el principal motor de cambio que intenta transformar los cimientos estructurales de una nación anquilosada y, en términos políticos, semifeudal (las antiguallas constitucionales de EE.UU no existen en ningún otro lugar del mundo), habla de una esperanza esencial a no soslayarse nunca.

Quizá no sea noviembre el momento de su triunfo, pero el futuro es suyo.

Ya desde 2016 los datos de las encuestadoras arrojaban que a juicio de los norteamericanos menores de 30 años consultados, el socialismo superaba al capitalismo a razón de 43 a 32 por ciento. Cuatro años después, según Gallup, asciende al 51 por ciento el número de simpatizantes de la formación económico-social antónima a la vigente en su país.

De acuerdo con otra reciente pesquisa de Harris Poll, el 49,6 por ciento de los jóvenes estadounidenses quiere vivir en un estado socialista. El 57 por ciento desea que el gobierno dedique más dinero a la educación. El 73,2 por ciento está a favor de que se cree un sistema de salud público. Muchos se manifiestan en contra de las iniciativas de Trump encaminadas a derogar el Obamacare de su predecesor.

Difunde la publicación WorkersWorld que, a tenor de otra encuesta realizada por YouGov en septiembre de 2019, el 70 por ciento de los millennials, personas entre 23 y 38 años, votarían por un socialista. Un tercio ve el comunismo favorablemente en comparación con el capitalismo. Lo que esta encuesta implica es que los jóvenes en los Estados Unidos creen cada vez más en un futuro socialista para la humanidad y el planeta, afirma.

Añade el medio que la confianza en las instituciones básicas y la mitología fundadora de EE.UU. se está desmoronando. Solo el 57 por ciento de los millennials marca posición a favor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos sobre el Manifiesto Comunista como un documento que “garantizaría la libertad”.

La popularidad del comunismo entre los millennials crece con rapidez, y su apoyo aumentó en un ocho por ciento en 2019. Mientras tanto, el 35 por ciento de los millennials ve el marxismo de modo favorable. Uno de cada cinco cree que el mundo estaría mejor si se aboliera la propiedad privada. Cuando se trata de reformas, la universidad totalmente gratuita tiene un 45 por ciento de apoyo, y un 50 por ciento cree que el gobierno debería garantizarles a todos un trabajo.

¿Cuáles son las condiciones y experiencias que crearon todos estos “millennials rojos”?, se pregunta WorkersWorld para de inmediato auto-responderse: “Esta es la generación que ocupó Wall Street, que lideró Black Lives Matter, que está en huelga por la justicia climática, que vota por Bernie Sanders y los candidatos más a la izquierda y que continúa luchando contra todos los ataques racistas y fascistas de Trump.

“Esta es una generación pro-sindicato, pro immigrante, pro LGBTQ2 y pro igualdad de género, así como posicionada contra la guerra y contra el racismo. Esta es también una generación que está subempleada, enfrenta billones de dólares en deudas estudiantiles y no puede pagar sus tarjetas de crédito o facturas médicas. Los hijos de los millennials, los nacidos hoy, enfrentan una esperanza de vida más baja que sus padres. Esta estadística aplastante es una acusación del sistema criminal capitalista que causó el declive, una acusación al capitalismo en un callejón sin salida”.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir