Los derechos desde testimonios humanos

0
797
Foto: Dayneris Torres /RCM

La tarde a finales de semana, en la sede del Instituto de Amistad con los Pueblos (ICAP), en Cienfuegos, se llen√≥ de banderas multinacionales, representadas por estudiantes universitarios, que, venidos desde √Āfrica, el mundo √Ārabe y Am√©rica del Sur, colmaron el local para conversar sobre derechos, paz y solidaridad. Eugenio May√≥n, su presidente en el territorio, abri√≥ las puertas de la instituci√≥n, trayendo a colaci√≥n el 7 de diciembre como fecha patria, la ca√≠da en combate de uno de los m√°s grandes cubanos, Antonio Maceo y Grajales; jornada escogida, precisamente por su significaci√≥n, para traer a Cuba los restos mortales de los cubanos ca√≠dos en √Āfrica en su defensa del coloniaje extranjero.

A continuaci√≥n vino hasta los micr√≥fonos Mario Jos√© Landa, angolano: ‚ÄúHoy miramos la vida, el racismo, y los derechos humanos desde otra perspectiva, ya acab√≥ la guerra, Angola est√° creciendo en lo econ√≥mico, pero tambi√©n en lo social; y la mujer tiene otra vida. Y de alguna manera Cuba contin√ļa ayudando a mi pa√≠s, a formar a los hombres que hoy construyen una naci√≥n distinta, acabamos de tener elecciones all√° y los sue√Īos se est√°n haciendo realidad, y todo gracias a que pudimos librarnos del colonialismo‚ÄĚ.

Ibrahim Soly, de la Rep√ļblica de Guinea estudi√≥ en Cuba, y ahora regresa para hacer su maestr√≠a en la Universidad de Cienfuegos: ‚ÄúTenemos el derecho a las riquezas de mi pa√≠s y no es la realidad, cada ciudadano de guinea deber√≠a tener m√°s acceso a la educaci√≥n, a la salud, a dar importancia, primero a los seres humanos, y no siempre sucede as√≠ en √Āfrica. Por eso agradecemos la solidaridad de cuba, desinteresada, y porque ac√° se pone al ser humano en primer lugar es que estamos hoy aqu√≠, para luego ayudar al desarrollo de nuestras naciones‚ÄĚ.

Sailani Azm√°n, de la Rep√ļblica √Ārabe Saharau√≠ Democr√°tica, ley√≥ una declaraci√≥n a nombre de los estudiantes de su pa√≠s, reclamando la inmediata independencia, sometidos por Marruecos, quienes mantienen cercados los territorios ocupados impidi√©ndole a sus pobladores la libertad de movimiento. En nombre del Frente Polisario,SailaniAzm√°n pide se le otorguen a su pa√≠s el derecho a la vida y a la independencia.

Como colof√≥n, c y la paz, representados all√≠ por doctorantes en Pedagog√≠a, quienes precisamente por la solidaridad, est√°n en Cienfuegos, para contribuir luego al desarrollo de ese bello pa√≠s, sumido en la guerra civil y la violencia. Clemencia G√°lvez es maestra y nunca so√Ī√≥ con tener una formaci√≥n doctoral, se siente acogida con cari√Īo en Cienfuegos: ‚ÄúQuiero tener la oportunidad de ver un pa√≠s seguro, de paz, donde se tengan oportunidades. Ser maestro en Colombia es tener una doble responsabilidad por el hombre a la instrucci√≥n, a la vida, a los derechos‚ÄĚ.

Y en verdad fue una tarde distinta, de solidaridad y amistad, donde se habló de derechos humanos, de los más elementales; pero donde se condenó la guerra, el colonialismo moderno, las acciones que hoy impiden llevar a cabo la paz en Colombia, testimonios de primera mano de estudiantes universitarios, maestrantes y doctorantes que se forman acá, para poner su granito de arena en sus respectivos países.

Dejar respuesta