Lo mejor de la mejorana

0
511
Arbusto de gran utilidad en el hogar

De los consejos de los abuelos llega hasta nuestros días el uso de la mejorana. ¿En qué jardín, sobre todo en los de las casas de campo en Cuba y de otros países, no se cultiva esta planta?.

Tal hábito está plenamente justificado, pues por una parte despide un agradable olor ambiental y por la otra es tener a la mano un apreciable sazonador y un insustituible remedio casero para determinadas dolencias. Por otra parte, el suave tacto de sus hojas y sus preciosas flores blancas hacen de ella una opción más que recomendada para embellecer los patios, las terrazas, los balcones y, ¿por qué no?, también los jardines.

También tiene interes ornamental en jardines y patios

La mayorana, como también se conoce y cuyo nombre científico es Origanum mejorana, se emplea a manera de tónico estomacal, antiespasmódico, carminativo,y, en dosis bajas, como sedante. Además, es un magnífico condimento en el arte culinario.

Su empleo más común es su infusión poco concentrada para calmar la excitación nerviosa. También al prepararla más fuerte sirve para aliviar los trastornos digestivos. En esencia, siempre guardando las debidas precauciones, puede ingerirse a razón de tres o cuatro gotas, tres veces al día.

Con las hojas se fabrica una pomada que resulta muy eficaz para atenuar los dolores reumáticos. Una receta práctica y fácil de confeccionar el ungüento: utilizar medio kilogramo de manteca de cerdo fundida, incorporar primero esencia de mejorana y luego añadirle unos 100 gramos de la mata desecada y pulverizada.

La mezcla se remueve suavemente y dejar en baño María unos 30 minutos. Al día siguiente repetir la operación y después guardarla en frascos opacos y herméticos, para evitar así el enranciamiento de la grasa.

Usos culinarios

Esta hierba aromática se utiliza como condimento, sola o en combinación con otras congéneres o especias. Se puede consumir fresca o seca y su uso está muy extendido en el entorno del Mediterráneo. Es un ingrediente común en el aderezo de salchichas, quesos y en las salsas de la cocina italiana. Añadir que está presente en mixturas clásicas como las hierbas provenzales de Francia o en el zataar de Oriente Medio.

Las hojas tienen usos en la culinaria

Forma parte de recetas como los estofados de caza, las almejas a la malagueña; los guisantes a la catalana; la sopa tarasca y la cochinita pibil mexicanos; el pörkölt húngaro; el żurek polaco y el pölsa sueco.

¿Cómo se cuida?

Si quieres tener una mejorana en tu hogar o jardín, toma nota de estos consejos:

Ubicación: Coloca esta planta en una zona donde le dé la luz del sol de manera directa o, en su defecto, en un lugar muy luminoso, a ser posible en el exterior, aunque puede crecer bien en interiores con mucha luz.Soporta heladas de hasta los -3ºC.

Riego: Ha de ser frecuente y regular. Durante los meses más cálidos, se regará hasta 4 veces por semana, mientras que el resto del año será hasta un máximo de 3 veces. La frecuencia variará dependiendo del clima en el que viva la planta: cuanto más seco y cálido, más seguido tendrá que ser el riego.

Eso si, hay que intentar evitar el encharcamiento, pues no le gusta tener los ”pies mojados”. Para ello, en caso de duda, comprueba la humedad del sustrato o de la tierra introduciendo un palo delgado de madera hasta el fondo y luego ver si ha salido prácticamente limpio -lo que significaría que está seca-, o bien con mucha tierra adherida.

Abonado: El abonado es, al igual que el riego, una de las tareas más importantes para las plantas, incluyendo a la mejorana, sobretodo si están en macetas. Los nutrientes que hay en la tierra o en el sustrato poco a poco van desapareciendo, por lo que es necesario darles un aporte extra de ‘comida’ para que puedan seguir creciendo.

Abona tu planta en primavera y verano con abonos orgánicos, como estiércol o humus de lombriz, ya que al ser una planta que se puede utilizar para consumo humano, no hay que poner en riesgo nuestra salud.

Trasplante: Tanto si la quieres pasar al jardín como a una nueva maceta, lo cual por cierto has de hacer cada dos años, podrás trasplantarla en primavera, después de que el riesgo de heladas haya pasado.
Reproducción

Podrás conseguir nuevos ejemplares comprando un sobre de semillas en primavera, y sembrándolas en esa misma estación ya sea directamente en tierra o en macetas. Tan sólo tienes que cubrirlas con un poco de tierra, la suficiente para que el viento no pueda llevárselas, y regar. Germinarán en un máximo de dos semanas manteniendo la zona o el recipiente húmedos.

Recolección: Tras la floración, podrás recortar varios tallos a unos 4-5cm de altura sobre el suelo. Colócalos sobre una madera, en un lugar ventilado y con una temperatura inferior a 23ºC, hasta que se sequen. Una vez se hayan secado, se pueden guardar en frascos de cristal con cierre hermético durante un año.

Por último sepa que esta planta pertenece a la familia de las Labiadas. Es originaria originaria de la India y de Oriente Medio, aunque ya en la Antigüedad se extendió por todo el Mediterráneo, incluyendo Egipto, Roma y Grecia. Crece hasta alcanzar una altura aproximada de 60cm, con tallos muy ramificados. Las hojas son opuestas, enteras, ovales y pecioladas, y son tomentosas, es decir, que están recubiertas por una fina vellosidad de color blanquecino.

Dejar respuesta