Lleonet González Cardoso: Cochero, delegado y hombre de pueblo
mar. Nov 19th, 2019

Lleonet González Cardoso: Cochero, delegado y hombre de pueblo

Foto: Dayneris Torres

Foto: Dayneris Torres

Lleonet González Cardoso es un joven inquieto y muy seguro de sus pasos. A los 19 años aun no conocía la electricidad, eran los tiempos en los que vivía en Soledad de Cartagena, un asentamiento que hace honor a su nombre por la lejanía de la civilización: “Había que bañarse y comer cuando aún era de día, y armar temprano los mosquiteros. La escuela me quedaba a 16 kilómetros, tramo que hacía, todos los días a caballo”. Hijo de campesinos, conoce muy bien que de la labranza y la tierra se obtiene la riqueza.

Vino a vivir a Cienfuegos por azares de la vida, pero no se asentó en la ciudad, qué va, sino para una finca cercana a Paraíso, porque, “De la tierra si no podré desprenderme nunca”.

Terminó la Enseñanza Secundaria en una beca, y alcanzó el grado 12 en la Facultad Obrero-Campesina, tenía apremio por trabajar. Hoy es trabajador por cuenta propia, cochero, y atiende su finca de cultivos varios que obtuvo por el Decreto Ley 300, al tiempo que se desempeña como delegado del Poder Popular en los barrios de Petrocasas, Las Tecas, carretera a Rodas, asentamiento del Psiquiátrico, y El Recreo, perteneciente al consejo Popular de Paraíso.

La vida le jugó una mala pasada y sufrió un infarto a los 30 y pico, que le obligó a bajar la carga en el trabajo de sembrar y cultivar, pero que le hizo repensar en la vida y continuar adelante, pero sin miedos.

“Represento a más de mil electores, ellos me eligieron y no los he hecho quedar mal, de eso nada. En la recién celebrada Rendición de Cuenta a mis electores tuve una muy buena asistencia y representación de vecinos, todos dispuestos a colaborar para juntos resolver los problemas de la comunidad.

“Todos los jueves, después de las 5:00 de la tarde tengo los despachos en la escuela Simón Bolívar, y la gente acude a plantear las situaciones que se le presentan, se ha hecho una costumbre, para no esperar a la asamblea. He tenido en las citas representación de hasta 12 directores de entidades, para responder, directamente, a las inquietudes, y eso me alegra, porque dice mucho de la gestión de Gobierno”.

Foto: Dayneris Torres
Foto: Dayneris Torres

Transporte para que su gente acuda a las playas en el verano, concurrencia de grupos musicales y humorísticos a las comunidades, ferias de la Agricultura, actividades para los niños, se cuentan entre las gestiones que hace este delegado para sus electores, porque su filosofía resulta caminar, hablar con el pueblo y compartir los momentos de tristezas y alegrías. Se siente atendido y escuchado por las instituciones a las que acude en busca de respuestas para su pueblo, porque eso sí, a la hora de resolver no ceja en el empeño ni se cansa jamás.

“Ya la gente de Petrocasas tiene su merendero, operado por Gastronomía, con precios módicos. Los vecinos de El recreo y La Luisa tienen ahora acceso al agua, costó trabajo, estoy hablando de más de 3 mil metros de tuberías, pero que hoy ya está resuelto. Igual pasaba con los tanques del edificio de las FAR, en la comunidad El Psiquiátrico. Y todas estas soluciones hacen que los electores sientan confianza en los órganos locales y se sientan comprometidos a ayudar a resolver otras dificultades”.

¿Cuál planteamiento te resta por resolver?

“El tema del vertedero es el más apremiante. Está ubicado a solo tres cuadras de las Petrocasas y les molesta el mal olor y el humo cuando allí se quema la basura. El pueblo tiene razón en su queja, porque realmente es molesto. Y aunque ya está localizado un nuevo emplazamiento para el vertedero, con mejores condiciones, aún no se resuelve por la necesidad de equipamiento no disponible en estos momentos, pero ya te digo, es un planteamiento histórico que va camino a solucionarse”.

Hemos improvisado un set de Periodismo en la misma piquera de coches de Pueblo Griffo, algunos curiosos pasan y miran, otros saludan a Lleonet y algunos compañeros de oficio hacen bromas con la fotógrafa, porque sin dudas, este delegado es un hombre de pueblo. Los clientes esperan, ya le toca el turno y allá va este joven a cumplir con uno de sus oficios, dispuesto, incansable, a quien no lo limita nada, porque todo lo ha conseguido a fuer de sudar la frente.

Foto: Dayneris Torres
Foto: Dayneris Torres
Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share