Limitan acciones constructivas en asentamientos costeros de Cienfuegos

0
1170
La zona de La Punta, en la ciudad de Cienfuegos, afectada al paso del huracán Irma en septiembre de 2017. / Foto: Juan Carlos Dorado. (Centro de Documentación)

Regulaciones del sistema de Planificación Física en Cienfuegos, establecen límites a las acciones constructivas en asentamientos costeros de la región centro sur de Cuba, considerados vulnerables a las afectaciones del cambio climático.

Yania González Cabrera, subdirectora de este organismo provincial, explicó que investigaciones a largo plazo prevén un ascenso del nivel medio del mar hacia 2050 y 2100, en 27 y 85 centímetros, respectivamente.

“Ello implica que varias áreas de la ciudad de Cienfuegos quedarán afectadas por inundaciones permanentes, como son los casos de los barrios de Punta Gorda y Reina, además de las comunidades de Castillo de Jagua, Yaguanabo, La Milpa, Guanaroca, y Rancho Luna ante la surgencia de huracanes”, afirmó.

Los municipios de Abreus y Aguada de Pasajeros —y en menor medida, Cumanayagua— aparecen también al centro de los Estudios de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo desarrollados por especialistas de Planificación Física, quienes han calculado en siete metros de altura, por encima del nivel medio del mar, la cota máxima que alcanzaría la surgencia asociada a ciclones tropicales, en la parte sur del territorio.

Los focos rojos del ordenamiento territorial

“A partir de estos estudios, los Planes Generales de Ordenamiento y las Regulaciones Urbanísticas establecen medidas prohibitivas encaminadas a limitar el crecimiento constructivo en áreas vulnerables, de acuerdo con lo regulado en el Decreto Ley 212 sobre el manejo integrado de zonas costeras”, subrayó González Cabrera.

“La línea límite en Punta Gorda y Castillo de Jagua, por ejemplo, comienza a 60 metros del borde de la costa, dijo. Lo que queda fuera o por debajo de ella no está permitido; incluso a las viviendas asentadas allí con tipologías constructivas ligeras no se les admite ningún cambio, hasta el momento de su reubicación”.

Para los lugares de alto riesgo a desastres naturales, el ordenamiento territorial propone la habilitación instalaciones desmontables, espacios públicos y áreas verdes, así como zonas de reforestación.

Islenys Machín Sarría, jefa del Departamento de Urbanismo Provincial, concluyó que “dichas acciones responden a la Tarea Vida, un Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, en el que Planificación Física juega un rol fundamental, en aras de reducir la densidad demográfica en zonas bajas costeras y concebir procesos de reordenamiento urbano en asentamientos e infraestructuras amenazadas”.

Tarea Vida: prioridad en un Cienfuegos siempre de cara al mar

Dejar respuesta