Lenín Moreno culpa a Maduro y Correa del estallido social en Ecuador
lun. Oct 21st, 2019

Lenín Moreno culpa a Maduro y Correa del estallido social en Ecuador

Protesta contra el 'paquetazo' en Ecuador, 7 de octubre de 2019. /Foto: Carlos García Rawlins (Reuters)

Protesta contra el 'paquetazo' en Ecuador, 7 de octubre de 2019. /Foto: Carlos García Rawlins (Reuters)

A través de declaraciones en cadena nacional, el mandatario aseguró que tiene pruebas de que ciertos grupos que manifiestan en su contra “buscan romper el orden constituido”. Anuncia traslado de la sede del Gobierno de Ecuador de Quito a Guayaquil

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, declaró esta noche que tanto el exmandatario Rafael Correa como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, son los culpables del estallido social que se vive en Ecuador.

“El sátrapa de Maduro, activado junto con Correa… su plan es de desestabilización”, señaló Moreno en cadena nacional, describiendo a esos políticos como “corruptos” y evasores de la Justicia.

“Ellos son quienes están detrás de este intento de golpe de Estado”, aseguró el presidente, reiterando que las personas que incitan a la violencia corresponden a “individuos externos pagados y organizados” y acusando también a otros individuos de involucramiento, entre ellos el excanciller Ricardo Patiño.

Traslado de la sede de Gobierno

En su pronunciamiento, Moreno anunció además el traslado de la sede gubernamental de la capital, Quito, a la ciudad de Guayaquil, en el suroeste del país.

“Me he trasladado a la ciudad de Guayaquil y he trasladado la sede de Gobierno a esta querida ciudad, de acuerdo a las atribuciones constitucionales que me competen”, declaró el mandatario en medio de las fuertes protestas que tienen lugar en la capital.

El jefe de Estado afirma que ha antepuesto “la paz y la tranquilidad de los ecuatorianos” antes que su propio bienestar. “Los saqueos, el vandalismo y la violencia demuestran que aquí hay una intención política organizada para desestabilizar el Gobierno y romper el orden constituido, romper el orden democrático”, asegura.

“Se acabó la zanganada”

Moreno agradeció a las fuerzas armadas y policiales del país la protección de “los derechos y la tranquilidad ciudadana”. “Evitaremos siempre cualquier derramamiento de sangre”, aseveró el presidente al reafirmar su postura ante estas alteraciones del orden público.

“No voy a dar marcha atrás, porque lo correcto no tiene matices”, indicó Moreno, calificando la eliminación a los subsidios a los combustibles como “una decisión histórica” que arrebata a los contrabandistas “cientos de millones de dólares”.

“Les aseguro que, por duro que parezca, hemos hecho lo correcto”, aseguró el mandatario, explicando que esta decisión protegerá la salud de la economía y de la dolarización. “Se acabó la zanganada de esquilmar los recursos del Estado”, acotó Moreno. 

Miles ingresan a Quito

Al final de la tarde de este lunes, miles de personas, agrupados en los movimientos indígenas de la región Sierra del país, ingresaron a Quito, por el sur de la ciudad, y se dirigieron al centro.

Este grupo es el primer contingente que responde al llamado de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), que convocó a una huelga general, con concentración en Quito, para el próximo miércoles 9 de octubre.

Los marchantes sortearon bloqueos militares y policiales. Los uniformados formaron montañas de arena en la vía y lanzaron gases lacrimógenos a quienes pretendían desafiarlos; pero luego despejaron el paso.

Desde otros puntos del país, también se movilizan para sumarse a quienes desde este lunes manifestarán su descontento ante las autoridades centrales.

Un campo de batalla

En la tarde de este lunes un grupo de periodistas y funcionarios fueron desalojados por militares del Palacio Presidencial de Carondelet, en Quito, ante la llegada de manifestantes. Allí, el presidente Moreno tenía previsto dar una conferencia de prensa.

Según reportaron los trabajadores de la prensa a través de sus redes sociales, tras haber sido evacuados quedaron en medio de un operativo de seguridad que incluyó vallas y alambres de púas, impidiéndoles salir de las calles aledañas a Carondelet.

Quito se ha convertido estos días en un campo de batalla entre los uniformados y los manifestantes, que intentan llegar hasta el Centro Histórico, donde se encuentra la sede de la Presidencia.

La Sierra en marcha

En la región Sierra, de norte a sur, hay manifestaciones en nueve de las diez provincias que la conforman: Imbabura, Pichincha, Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo, Bolívar, Cañar, Azuay y Loja; la única entidad sin protestas este lunes fue Carchi.

Desde varias de estas demarcaciones atendieron al llamado de la CONAIE. “Nuestros pueblos y nacionalidades están movilizándose, avanzando a la ciudad de Quito para poder exigir u rechazar estas medidas económicas que atropellan los bolsillos de todos los ecuatorianos”, dijo en declaraciones a la prensa, Jaime Vargas, presidente de la Confederación.

Medidas y reformas

Los ecuatorianos se oponen a la eliminación del subsidio a los combustibles decretada por Moreno, que significó un alza significativa: las gasolinas extra y ecopaís pasaron de costar 1,85 dólares a 2,39 por galón; mientras, el diésel subió de 1,03 dólares a 2,29, un aumento del 123 por ciento.

Todas estas medidas, detonante del estallido social que mantiene en un estado de crisis al gobierno que preside Lenín Moreno, han sido tomadas en cumplimiento con el acuerdo alcanzado entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que prestó al país más de 4.000 millones de dólares.

Noticias relacionadas
Share
Share