Las razones de Oslien, un joven comunista de Cienfuegos

Para Oslien Ramírez González será la primera vez. No en las lides del amor, sino como delegado al foro más importante de la juventud cubana, tras ser elegido de manera directa para participar en el XI Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Orgullo, reto, satisfacción, confianza, se repiten en su discurso mientras busca las palabras exactas para agradecer a sus compañeros de la Refinería de Petróleo Camilo Cienfuegos por hallar en él a un digno representante de esas inquietudes e intereses que portará en nombre de muchos.

Tiene 34 años y dirige el comité de la UJC en el principal enclave petrolero de la región centro sur de Cuba, compuesto por cuatro comités de base donde militan alrededor de 180 jóvenes.

“Nuestras principales preocupaciones versan sobre la remuneración salarial. Tras pasar por la fase de empresa mixta, desde 2017 la industria funciona con capital ciento por ciento cubano. Un grupo de trabajadores respondemos a un sistema de salario, y quienes ingresaron después están acogidos a otro. Y existe una gran diferencia entre ambos. Por tanto, las mayores expectativas de los militantes de la organización apuntan a la anunciada reforma salarial, los aumentos de salario y los planes de la economía.

“Otro asunto de interés político-ideológico se vincula con la agresividad del Bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y la forma de enfrentar esta situación. Somos uno de los sectores más afectados, especialmente por la persecución a los barcos de petróleo. La materia prima de la fábrica es el crudo y sin él no podemos trabajar, lo cual perjudica a los obreros de la planta. Ante ello hemos implementado varias acciones orientadas a adaptar el proceso de producción a una amplia gama de crudos, los que puedan entrar al país”, afirmó.

Graduado de Ingeniería mecánica en la Universidad de Cienfuegos, Oslien ejerce como especialista de Mantenimiento industrial en la Refinería de Petróleo. Su espíritu revolucionario guarda mucho de aquella etapa estudiantil —cuando llegó a desempeñarse como dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria (Feu) — y del campo donde creció, en Juraguá, en el seno de una familia entregada a la obra de Fidel.

“Ahora vivimos tiempos diferentes y aparecen otros modos de calar en la mentalidad de los jóvenes, blancos de las acciones del gobierno norteamericano. A través de las tecnologías y las redes sociales nos venden campañas mediáticas de desinformación y desconocimiento, con el propósito de que olvidemos la historia y traicionemos nuestros símbolos e ideales. Por eso la juventud no puede cruzarse de manos”, dijo.

Oslien es uno de los dos delegados directos que llevará Cienfuegos al XI Congreso de la UJC, el cual sesionará en La Habana en abril de este año. Lo anima ser la voz de sus colegas en dicho cónclave, así como la posibilidad de transmitir sus experiencias y aspiraciones en pos de una Cuba más parecida a las estaciones que vive.

Nada ahora mismo lo convida tanto como la magna cita de la UJC, un espacio en el que cree poder redimir esas razones por las cuales fue elegido.

Lea también

Artículos relacionados

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir