Las inspiradoras ideas de Paulo Freire

2
1513
Paulo Freire abogó por un proceso liberador a través de la enseñanza. /Foto: Internet

Desde hace 20 años se celebra en Cienfuegos el Encuentro Internacional Presencia de Paulo Freire, en torno a la figura del destacado educador brasileño, uno de los más lúcidos e influyentes pedagogos del pasado siglo. La décima edición del evento —con carácter bienal— suscita por estos días el interés de profesionales, especialistas e instituciones involucradas, no solo por la estimable participación nacional y foránea, sino por lo que la madurez de este espacio representa para el reconocimiento de las prácticas inherentes a la educación popular e inclusiva.

Si bien la cita ha diversificado y expandido su accionar teórico —más allá, incluso, de las experiencias de América Latina— la personalidad de Freire y sus valiosos aportes a la pedagogía, persisten en las cimientes del foro. La universalidad de las ideas desarrolladas por el intelectual carioca, oriundo de Recife, movilizan a quienes todavía creen en procesos renovadores y liberadores del ser humano frente a sistemas de opresión.

Una de sus contribuciones de mayor trascendencia asume al diálogo como ente esencial en la relación entre alumnos y docentes. Dicha propuesta, basada en la interacción, destrozó entonces el conservadurismo de los modelos tradicionales, al convocar al educando a la “búsqueda de la transformación de la realidad, en la que opresor y oprimido encontrarán la liberación humanizándose”. No por gusto su pensamiento devino luego obligado referente dentro de la llamada “teología de la liberación” en el contexto latinoamericano.

Puertas abiertas a la educación popular e inclusiva en Cienfuegos

Tales visiones fueron consideradas subversivas, al punto de llevarlo al exilio en 1964 tras el golpe militar en Brasil contra el gobierno de João Goulart. No obstante, sus más de 25 libros publicados, conservan ese legado que concita hoy a proseguir por los senderos de la enseñanza crítica, antes que asirse a la transferencia mecánica de conocimientos. Obras como Pedagogía del oprimido y Pedagogía de la esperanza, son textos de cabecera para comprender la dimensión de las nociones fundamentadas por Freire.

Nacido en 1921 y de formación cristiana —su casa en Ginebra (Suiza) hasta sirvió de sede al Consejo Mundial de Iglesias—, el reconocido pedagogo de la liberación se erigió en defensor de los “desarrapados del mundo”, apostó a la alfabetización como mecanismo para la independencia de hombres y mujeres a través de la “conquista de la palabra”, y diseñó una metodología sustentada en la cultura popular, sujeta a las dinámicas propias del entorno social e histórico. Para él, la educación no solo se trataba de preguntas, sino de respuestas.

“La pedagogía del oprimido, como pedagogía humanista y liberadora tendrá, pues, —dijo— dos momentos distintos aunque interrelacionados. El primero, en el cual los oprimidos van desvelando el mundo de la opresión y se van comprometiendo, en la praxis, con su transformación, y, el segundo, en que, una vez transformada la realidad opresora, esta pedagogía deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación”.

Sobre esos osados e ideales enfoques nació en Cienfuegos, en 1998, el Encuentro Internacional Presencia de Paulo Freire, entonces bajo la conmoción que su muerte supuso para educadores del planeta. Diez ediciones de dicho espacio de socialización se acumulan en el tiempo como muestra de solidez, pero también como expresión de aquella búsqueda constante e inacabada que aún lo inspira.

2 Comentarios

  1. EstimadoRoberto Alfonso Lara…
    Muchas gracias por tan excelentes artículos publicados en estas pçaginas del 5.
    Estoy seguro que los lectores de Cuba y el mundo agradecen mucho esta mirada hacia el interior de este evento y hacia la figura de Paulo Freire.
    En nombre de la Asociación de Pedagogos, la Universidad de Cienfuegos y la Dirección Provincila de Educación de esta provincia, auspiciadores de este encuentro, te agradecemos este ingente esfuerzo periodístico de un profundo contenido etico, pedagógico y político.
    Mis afectos
    Mariano Isla

Dejar respuesta