Las bocas cerradas del cine Prado | 5 de Septiembre.
lun. Dic 9th, 2019

Las bocas cerradas del cine Prado

Desde septiembre, la obra está comprometida por la falta de seis metros cúbicos de madera, que aún no llegan./Foto: Efraín Cedeño

Lo del cine Prado da para hacer una película. Lo dicen sus paredes ociosas, la mugre acolchonada en los pisos, el aliento fétido que sale por sus bocas enrejadas, la tradición rota.

El argumento sería el mismo de otras instituciones en el país, las cuales cierran un día para su reconstrucción y terminan en la comidilla de la gente, como si el bien se convirtiera en mal: “esa es la obra del siglo”, “llevan más tiempo reparándola que el que demoró su construcción”, “sí está así, es porque a alguien le conviene”.

Parece “normal” para muchos, pero su silencio aún pesa en la mirada de los cienfuegueros. Ocho años han transcurrido desde que en 2010 los periódicos y revistas publicaran con entusiasmo informativo que solo nueve meses eran los necesarios para su terminación, porque todo estaba disponible, había “de todo”.

“Los recursos y la fuerza de trabajo es lo que más nos ha afectado en el desarrollo del proyecto, aunque el dinero no ha faltado. (…) El Micons ha tenido muchos cambios y hoy su fuerza se ha ido deprimiendo. (…) Para comenzar de nuevo faltan seis metros cúbicos de madera, que fueron solicitados, pero no han llegado. La construcción debe estar sobre un 65 por ciento, porque la mayor envergadura se encuentra en la primera planta. Falta la colocación de pisos, que están comprados, la cubierta entera, el cielo raso… Hasta que no se hagan los mezanines, no podremos avanzar”, explica a modo de actualización, Odalys González Acea, directora provincial de Cultura en Cienfuegos, entidad a cargo de la inversión del proyecto.

Varias constructoras han puesto su huella en la rehabilitación del inutilizado inmueble, entre ellas: Ecoi-6 (movimientos de tierra y demolición), Ecoa-37 (construcción y montaje), Ecoa-32 y Micalum (carpintería)…, todas estatales y a las cuales se ha pagado por sus servicios, sin quedar nada pendiente.

Un millón 759 mil 315 en moneda total se han desembolsado en beneficio de la obra desde 2010, y aunque parezca bastante, solo es la punta del iceberg.

Todavía no existe un cronograma de ejecución para 2018, por eso los cascos esperan… /Foto: Efraín Cedeño

RODANDO… ¿RODANDO?

“Una relación especial tienen los cienfuegueros con el cine Prado, ubicado en la arteria más importante de la ciudad, esquina a San Fernando, ese que convertía los bancos de la avenida en lunetas para el público. Pero desde hace años la gran pantalla blanca en la esquina del Bulevar solo refleja el sol en las primeras horas de la mañana”, relataba un reportaje publicado en 2015 por este semanario, el cual investigaba la situación de esos espacios en la provincia y, a decir verdad, cuanto se dice allí pudiera volver a salir a la luz, sin que algo haya cambiado en la realidad.

De acuerdo con el proyecto, tal centro recreativo multiuso incluiría un lobby con Servicafé para exponer obras relacionadas con la historia del Séptimo Arte; un pequeño cine en el segundo piso, y que así no pierda su objeto social; un salón principal con escenario para todo tipo de espectáculos y conciertos, un bar, mesas y una barra lateral. Sobre esos planes ha llovido… “Nosotros estamos construyendo ese espacio, pero haremos un contrato para que sea explotado por la Egrem. En estos momentos para su actual propietario, el Icaic, no es prioridad, y dentro del mismo Ministerio de Cultura  se negoció su paso a la Egrem, que importará todo el equipamiento inmobiliario, y eso ha traído modificaciones estructurales en el inmueble. La entrada de esta nueva institución significará 200 mil pesos más de inversión en el proyecto, porque debemos cambiar cosas”, reconoció González Acea.

Del cine solo quedaría objetivamente una sala 3D, con capacidad para 60 personas. ¿Perdimos la tradición cultural? ¿Cedimos el mejor de los lugares?

-“Hoy tenemos 25 salas cinematográficas, de ellas, en activo, 22; solo tres no prestan ningún servicio”, dice Elena Fernández de Armas, directora del Centro Provincial de Cine.
-¿Está usted segura? Le hablo de cine, para ver películas. ¿Dónde están?
-“Han cambiado su objeto social, antes era la exhibición cinematográfica; ahora es multiuso con televisores, porque ya no tenemos películas de 35 mm, no están entrando al país. De los que se encuentran funcionando, la mayoría proyecta filmes en los de 32 pulgadas, ya sean de la marca Atec-Panda o el ATG; no es cine, por eso le decimos multiuso”.
-¿Y el Yara? ¿Y el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano?…

Cienfuegos se ha quedado sin espacios para el Séptimo Arte y ello nos aleja de los eventos importantes que acontecen en el país, de un desarrollo del audiovisual y de encuentros que en algún momento fueron tradición de esta ciudad. “La gente ya no va a los cines y no precisamente porque no les gusta. La gente prefiere sentarse en el malecón o el mismo Prado…, porque en algunas noches no hay nada más”, agrega una cienfueguera.

Lleva ocho años inutilizado este espacio cultural. ¿Una ciudad sin cines?/Foto: Efraín Cedeño

DE VUELTA AL ARGUMENTO INICIAL

“El ‘Prado’ no salió en 2017 porque las estructuras metálicas previstas en el diseño se demoraron bastante y ello comprometió en parte su terminación; además tampoco tuvimos los materiales de la parte hidrosanitaria, las 16 vigas U de 130, de acero, ni la madera para encofrar. Imagínate que las piezas de plomería las compraron en varios países y después aquí no ‘jugaban’ unas con otras”, explica Ulises Fraga Díaz, director de la Unidad Empresarial de Base No. 3 Arquitectura, de la Ecoa-37, una de las entidades constructoras de la obra.

“Debemos decirte que los recursos, a veces, no venían con la calidad; por ejemplo: los bloques no tenían la consistencia requerida y hubo que reponerlos. Paramos desde el mes de septiembre por la madera (…) Hoy todavía no ha llegado”, esboza Elena Fernández de Armas.

Según directivos de la Ecoa-37, para 2018 no existe un cronograma de ejecución, el cual debe realizar el inversionista, pues este conoce la disponibilidad de materiales y el orden que le darán a cada una de las acciones pendientes en la obra. “El contratista de ellos es el responsable de hacerlo, y luego lo colegiamos entre todos para ver si estábamos de acuerdo con las fechas pactadas, porque además allí intervienen varios constructores y así ellos pueden tener bien delimitado quién entra primero y quién después”, esclareció Miraida Cantero, ingeniera civil de la Ecoa-37.

Su imagen sigue paralizada ante la mirada de los cienfuegueros, como un recuerdo perdido en el tiempo. Hoy lo citan entre las cosas que ya no están, y todo parece un gran sin sentido, un regalo que dejaron marchitar.

¿Lo del cine Prado será para este año? “Yo lo espero, quisiera”, define la directora de Cultura Provincial. No podemos dejar de pensar en la cantidad de personas que debieran sentir lo mismo, porque la batalla no es individual, sino que depende de una orquesta bien acoplada, de la integración de todos los decisores de la provincia.

Lo del cine Prado da para una película y eso se sabe en Cienfuegos, lo dicen sus bocas cerradas.

Foto: Efraín Cedeño

En coautoría con Darline Shenandra Carbó Díaz, estudiante de Periodismo.

Noticias relacionadas
Share

15 comentarios en “Las bocas cerradas del cine Prado

  1. Este trabajo me hace recordar un reportaje de Ismary Barcia (hace ya bastante tiempo de él) en el que se abordaba la problemática de los megabaches y agujeros en una carretera cercana a Aguada de Pasajeros.
    El reportaje quedó tan bueno, que a pesar de haber pasado muchos años lo recuerdo bastante bien: la periodista realizó una labor impecable con las entrevistas, lo cual le permitió recrear al final un círculo vicioso de comentarios sin sentidos que se contradecían; típico acordeón conversatorio.
    Sería tan placentero para mí y para muchos lectores que se volviera a realizar algo así, esta vez entre los directivos encargados de las tres instituciones: Biblioteca Roberto García, Cine Prado y Teatro Luisa.
    En el caso específico de la Biblioteca saldría una crítica satírica-carnavalesca-medioambientalista pues implicaría además, a otras entidades como el Citma y Flora y Fauna.
    Yo le garantizo, querida Zulariam, que hay material de sobra para escribir un tremendo y sorprendente artículo teniendo en cuenta estos tópicos.

  2. No es solo el tema del cine prado que sorprende y causa malestar. Hoy en la mañana pude conocer que la entrada al Teatro Tomas Terry para los turistas extranjeros habia subido de precio de 2cuc a 5 cuc y sin realizar ninguna mejora que justifique tal aumento. Sabemos muy bien las necesidades economicas que tiene el pais pero: se les habrá ido la mano?

  3. espero que estas obras de gran interés social de nuestra provicia se termine algun día, pero lo cierto que le ha quitado el pie solo porque las personas no van al cine, pero que se toma este sitio de refugio de otra cosa, alternnativas cual si fuere la mejor para los cienfuegueros y jóovenes

  4. Que tristeza ver el desinterés… ¿que hace falta para cambiar todo lo que tiene que ser cambiado?
    Me pregunto, están presos o sancionados los directivos o encargados de importar desde Europa, después de haber gastado el poquito dinero con que contamos, y no servir para nada… Una vez más Liborio paga.

  5. Solo le doy mis FELICITACIONES a la periodista por reflejar lo sucedido con la construcción del Salón Multiuso Prado. Específico con lo sucedido con el antiguo cine porque esto ha pasado con varias construcciones y negocios en general en mi querida Cuba.
    Una usuaria anterior comenta que la culpa no es de nadie, al contrario, es de todos. Todo es consecuencia del mal funcionamiento de un sistema, y no hablo de sistema político cubano, que sé que es a donde todos se remiten, me refiero al SISTEMA como el un conjunto ordenado de elementos que se relacionan con al menos algún otro componente, que se encuentran interrelacionados y que interactúan entre sí; puede ser material o conceptual, en este caso los proyectistas que debieron ser arquitectos, económicos en el cálculo del presupuesto, los comerciales o compradores como se dice allá en la compra de los materiales y las importaciones, los abogados en las contrataciones y el cumplimiento de ella, los inversionistas, los inspectores en velar por la correcta ejecución del proyecto y lo contratado, y hasta RR.HH de todas las empresas que intervienen si contrataron a personal no muy calificado para los cargos involucrados.
    Y me pregunto….qué persona fue la encomendada a comprar las piezas de plomería???, primero que compró en varios países, es decir con varios proveedores (como la mayoría, lo que quería era coger viajes) y luego que compró piezas que no son adaptables. Yo siempre me preguntaba y me respondía, por qué a comprar las piezas de las diferentes obras, maquinarias, industrias en Cuba nunca va los obreros que están directo a la producción, nadie sabe mejor que ellos lo que necesitan, en este caso por qué no fue a comprar el plomero al frente de las instalaciones de cine, si, porque estoy seguro que no fue él el que compró. Y sigo, por qué el presupuesto se acaba, quien lo calcula mal??, es entendible que los precios en el mercado fluctúan y puedo sobregirarse el presupuesto, pero no constantemente, ni de abismalmente. Por qué las constructoras incumplen con su cronograma de ejecución??, por qué no tienen materia prima??, por qué no prevén la materia prima antes de cerrar un negocio???, por qué los abogados no demandan por incumplimiento contractual y así la Dirección de Cultura no es la afectada económicamente, y por daños y perjuicios por la extensión en la terminación de la obra. Por qué, y por qué, y por qué??.

  6. Que le den ese local a la Egrem por favor!!! Buen trabajo!!! Las próximas obras del siglo son la Cafetería San Carlos y la Biblioteca Provincial, síganle la pista

  7. Ahora, tras leer este artículo sobre la obra inconclusa del otrora cine Prado, quisiera tener la posibilidad de leer el próximo viernes en estas mismas páginas, un artículo sobre la reparación (anunciada pero no iniciada, y menos aun, terminada) del cine Luisa, que desde hace unos cuantos años permanece cerrado por reparación y sin esperanza de que algún día (quizás para celebración del aniversario cerrado de nuestra hermosa ciudad) lo podamos tener para gusto de los cienfuegueros. En este cine solo funciona la pequeña sala, no así la gran sala de proyección.

    1. Perdón, pero me llama la atención su comentario, el imperativo de que “quiere leer la próxima semana”, y pr qué mejor no exige, desde su posición de ciudadano, a los responsables de esa tarea? o será que el Periódico dirige la política de gobierno en Cienfuegos? Mire Usted, yo he leído unos cuántos trabajos del periódico sobre el cine Luisa y los problemas de las salas de cine en Cienfuegos, y no he visto una sola respuesta publicada, eso es lo que hay que exigir, que respondan, que no caiga en el saco del olvido. Porque problemas para publicar tiene más la provincia que páginas ese periódico y este sitio web, digo yo, que soy fiel lectora

      1. Perdona Usted, Lucia, el Periódico no dirige la política del Gobierno en Cienfuegos, pero es el Órgano del Comité Provincial del Partido en esta provincia; y en modo alguno la he emprendido con el “5” que tan valientemente ha realizado este profundo trabajo sobre las obras inconclusas del cine Prado; sino todo lo contrario. Mi comentario solo estaba dirigido a mover a la astucia de la periodista y del Periódico en aras de encontrar también los argumentos al por qué no se ha concluido aun la reparación del Cine-teatro Luisa de nuestra ciudad. Lamentablemente Ud. malinterpretó mis palabras.

    1. Resulta bochornoso que una obra como esa perdure ya por 8 anos sin poderse terminar!, es tal vez muestra no se revisa con la seriedad, regularidad y sobre todo resolutividad/efectividad el plan de inversiones de la provincia, ni más recientemente, el de la ciudad de cara al Bicentenario. Resulta indefendible y sin lugar a excusas que un simple cine lleve 8 anos reparándose! Por muy modificado, enrevezado y sofisticado que sea el nuevo proyecto que queramos sacar del “Prado” solo la falta de interés, entusiasmo, debida presión, control y orquestación de todos los actores involucrados aquí, en la provincia, pueden dar lugar a la sarta de cambios, retraso en el arribo de los recursos contratados, modificaciones del proyecto y finalmente “eternización” de esa obra que es tan kafkiana la explicación que no logro seguirle el hilo descriptivo a todos los avatares! Al parecer nuestros dirigentes no abren los ojos en la intersección de San Fernando y Prado, pues solo así se puede dejar pasar algo inconcluso secula seculorum sin organizar urgentemente un buen halón de orejas a los que retrasan una inversión o hacer gestiones con los organismos de la administración central del estado para destrabar los recursos. Por muchas dificultades materiales que tengamos esto es sencillamente, al cabo ya de 8 anos, una muestra de falta de gestión y de buena administración.
      Gracias 5 de septiembre por ser voz de los que contra toda adversidad e inmovilismo, queremos un mejor Cienfuegos!
      Gracias!

  8. Que triste y lo pero es que este no es un caso aislado, esta historia de destruccion, desinteres, indisciplina, …, se repite y se repite, por toda la ciudad y pero aún por todo el pais.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share