LaLiga que ya no domina el mundo

Transfermarkt nos informa que LaLiga este año gastó en fichajes unos 410,5 millones de euros, casi un tercio del monto que se invirtió con igual propósito el año pasado (mil 330 millones). No me gusta redundar, pero LaLiga española ya no es, ni será en un buen tiempo, lo que en algún momento fue.

Ninguno de los dos equipos españoles que se disputaron la hegemonía del planeta fútbol en los últimos 20 años (10 Champions de 20 posibles desde el 2000 hasta el 2019), así como tampoco ese tercero que se dedicó a morderles los talones, gastó en el recién concluido mercado de fichajes una cantidad considerablemente alta.

Sin embargo, lo que perderá LaLiga en cuanto a competitividad en Europa, lo ganará a nivel local, porque si algo tiene la Liga española este año es que algunos equipos medianos han decidido tomarse las cosas bastante en serio: sin recurrir a esos mega fichajes que, como sabemos por los ejemplos del Barcelona y el Atlético de Madrid en los últimos cinco años, a veces resultan muy poco rentables, se han dedicado a armar plantillas muy compactas. Pero de los equipos medianos hablaremos más adelante. “Ahora quiero hablar de poetas, de poetas muertos y poetas vivos”.

El Barcelona, por ejemplo, este año decidió romper con la política derrochadora de las ultimas cinco temporadas. En su lugar, se gastó en el mercado apenas unos  124 millones, ganó en ventas unos 126,50 millones, para un balance de +2,5 millones. Con ese dinero logró incorporar a Miralem Pjanic por 60 millones, a Trincao por 31 millones, y a Sergiño Dest por 21 millones. Las bajas más significativas (en lo que a recaudación respecta) fueron la de Arthur por 72 millones, la de Nelson Semedo por 30 millones, y la de Carles Pérez y Marc Cucurella por 11 millones y 10 millones, respectivamente.

Para escándalo de muchos aficionados, el Barcelona prescindió de los servicios de Ivan Rákitic, Luis Suárez, Arturo Vidal y Rafinha sin ganar mucho más que el milloncito y medio que aportó el futbolista croata a las arcas del club blaugrana. Sin embargo, la venta de todos estos jugadores liberó al Barcelona, según Transfermarkt, de más de 35 millones de euros en salarios netos anuales (prácticamente 80 en salarios brutos).

Ahora mismo, con Koeman al frente, el Barcelona intenta consolidar un equipo que tiene muchas posibilidades de obtener buenos resultados a nivel local durante la temporada. Por el momento llevan dos victorias por goleada y un empate. Se encuentran, con un partido de menos, en el lugar número cinco de la tabla de posiciones.

Por otra parte, el Real Madrid de Florentino Pérez fue noticia en este mercado, porque no gastó ni un euro en fichajes (las únicas incorporaciones fueron las de jugadores cedidos como Odegaard, Lunin y Odriozola), y recaudó 98,5 millones con las ventas de Hakimi (40 millones), Reguilón (30 millones) y Óscar Rodríguez (13,5 millones), entre otros. Según Marca, con los traspasos y los sueldos que se ahorra, el Real Madrid logró recaudar más de 200 millones de euros.

Hasta la jornada cinco y con un partido de menos, el club merengue se encuentra en la primera posición de la tabla, amén de la pobrísima ofensiva con que cuentan los de Zinedine Zidane.

El Atlético de Madrid, pese a no haber hecho una muy buena caja (gastó 90 millones y recaudó 72,8 millones, para un balance negativo de 17,2 millones), sí logró incorporar a jugadores tan interesantes como Luis Suárez y Lucas Torreira. Los del Cholo finalmente se gastaron 27 millones por Yannick Carrasco, y 56 millones en el sobrevalorado Álvaro Morata, para después prestarlo a la Juventus.

A última hora los rojiblancos vendieron a Thomas Partey al Arsenal por 50 millones, y ahora mismo no sabemos cómo va a funcionar un equipo que ya de por sí tenía sus deficiencias en el mediocampo.

Con dos partidos de menos, una victoria y dos empates, los Rojiblancos se encuentran en la posición número doce de la tabla, aunque, por supuesto, con muchas posibilidades de subir (lo que no se sabe es hasta dónde).

Esta temporada, LaLiga cuenta con la incorporación del Sevilla FC al parnaso de los fuertes candidatos a llevarse el título liguero. El año pasado Mochi, al regresar de su periplo como director deportivo de La Roma, armó un interesantísimo proyecto que, además de adquirir un cupo para la presente Liga de Campeones, se alzó con el sexto título de la Liga de Europa. Éxito rotundo que también fue responsabilidad de Julen Lopetegui, por cierto.

En el recién concluido mercado de fichajes, el Sevilla se gastó 64,5 millones y recaudó 9,5 millones, para un balance de -55millones. Incorporó a sus filas a jugadores como  Suso (20 millones), Ivan Rákitic (1,5), Marcos Acuña (10,5), Óscar Rodríguez (13,5), Oussama Idrissi (12) y Bono (4).

Por el momento se encuentra en la sexta posición de la tabla, con dos partidos de menos. De ganar este año, cosa que puede pasar, estaríamos hablando de un hecho histórico por partida doble: primero, el Sevilla no gana una liga desde 1946 y segundo, desde 2005 ningún equipo ha logrado romper el duopolio del Barcelona y el Madrid, a excepción de aquel Atlético de Madrid del año 2013-2014.

El Villarreal, con la incorporación además del técnico Unay Emery, también promete una campaña con muy buenos resultados. Aunque no se hayan gastado mucho dinero en fichajes (32,9 millones y 26,65 recaudados, para un balance de -6,25), lograron incorporar a Dani Parejo (Libre), Takefusa Kubo (2,5 millones en tarifa de préstamo), Coquelin (6,5 millones) y Pervis Estupiñán (16,4 millones).

Se encuentran en la cuarta posición, pero de sus cinco partidos apenas han ganado dos, empatado dos y perdido uno, igual que la Real Sociedad, que se encuentra un puesto por encima.

Ambos equipos, junto al Betis, (segundo lugar) deben poco a poco ir descendiendo al menos hasta los puestos de Europa League en la medida en que El Barcelona, El Madrid, El Atlético y El Sevilla recuperen los partidos que todavía les faltan por jugar.

Puede que alguno de esos equipos medianos se cuele en posiciones de Champions; aún es muy pronto para aventurarnos a hacer ese tipo de pronósticos. Lo cierto es que, en sentido general, esta Liga promete ser muy pareja e interesante. No obstante, a nivel europeo, considero que ninguno de sus grandes equipos es fuerte candidato a ganar la Champions. Alguno puede ganar; pero sería una sorpresa.

Miguel Ángel Castiñeira García

Miguel Ángel Castiñeira García

Estudiante de Periodismo de la UCLV

2 Comentarios en “LaLiga que ya no domina el mundo

  • Avatar
    el 13 octubre, 2020 a las 12:36 am
    Permalink

    No estoy de acuerdo con algunos aspectos mencionados, el poderío económico no es medidor de la calidad de un certamen futbolístico de ese tipo, si fuera así la liga china fuera la mejor del mundo. Por otra parte, en mi opinión personal, la liga española sigue siendo la mejor del mundo; pues ya no será la más competitiva, ni la q domine en Europa, pero reúne a los mejores futbolistas del mundo en sus clubes, ninguna otra gran liga de Europa tiene a mas de un balon de oro en sus filas. Gracias por el trabajo, muy bueno!!

    Respuesta
    • Miguel Ángel
      el 13 octubre, 2020 a las 10:51 am
      Permalink

      Gracias a usted por comentar, Cristian. En realidad, la competitividad de sus principales clubes en la Liga de campeones sí me parece un indicador a tomar en cuenta. Claro, también el poderío económico lo es, porque le sirve a los equipos (de la Premier, por ejemplo) para fichar a los mejores técnicos y para fichar a los mejores jugadores del mundo (jugadores que poco a poco van haciendo historia y que, seguramente, ganarán algún balón de oro muy pronto ¿Van Dijk debió ganarlo el año pasado? Yo pienso que sí. Este año no hubo, pero era Lewandoski el ganador) Dudo mucho que la liga China tenga más poderío económico que la Premier League, más allá del espejismo de cuatro o cinco megafichajes. Creo, por otra parte, que el hecho de tener a Messi no es determinante como indicador de calidad de la Liga, ni el hecho de tener a Modric. Cuando estos dos jugadores se vayan o se retiren, cosa que puede pasar la temporada que viene, entonces… ¿qué? En fin, que es una mirada que comprende muchas aristas.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir