La tormenta perfecta: el plomo perfecto | 5 de Septiembre.
sáb. Dic 7th, 2019

La tormenta perfecta: el plomo perfecto

Ya Titanic y Saving Private Ryan habían demostrado que podían hacerse grandes superproducciones con efectos especiales incluidos con resultados artísticos dignos.  La cosa era no perder de vista al ser humano, al alma de los hombres.  En esa cuerda también quiso moverse el irregular alemán Wolfgang Petersen en su La tormenta perfecta (A Perfect Storm, 2000), sobre los sucesos reales acaecidos en la localidad costera de Gloucester, Massachusetts), cuando la tripulación del pesquero Andrea Gall sucumbió ante la fuerza de un huracán con olas más altas que un rascacielos.

Como en virtud del bestseller antecesor del filme, el final de los pescadores ya era sabido, el guion quiso darle más preeminencia a los intríngulis familiares de algunos de los estos hombres, las rivalidades de otros, las ausencias de aquellos, los excesos de éstos.  Hubiera sido plausible que este bojeo doméstico-caracterológico hubiera salido bien, pero deviene en un desastre dramático.

La tormenta perfecta es el plomo perfecto. Tan pesada y mortífera como éste.  Nada funciona cinematográficamente, todo empalidece. Los pesares y alegrías de los pescadores los hemos sentido, olfateado, oído tanto, tanto en tanta película americana, que los conocemos sin escuchar, solo leyéndoles los labios.  Para colmo, la indecisión momentánea entre conferirle un carácter más verista a la dichosa tormenta o meterse de a lleno en el tremendismo digital —en lo que a la postre acaba— elimina mucho el factor de tensión.

Lo mejor de La tormenta perfecta fue la caracterización por George Clooney del capitán del “Andrea Gall”, sobria y sólida, y la ola gigante que se espera toda la película, y ya al final te la entregan, tan abismal, estruendosa y magna como solo podría ser en un blockbuster hecho con muchos millones para sacar más millones en base a esto, aunque se disimule con esos francos insertos de relleno que son los supuestos conflictos complementarios.

Noticias relacionadas
Share

2 comentarios en “La tormenta perfecta: el plomo perfecto

  1. Amén, en su acepción latina. Delvis, gracias por tus comentarios y tu retorno al ruedo foral de 5 de Septiembre. Los lectores agradecen tus opiniones. Saludos.

  2. Esta película la aprecié luego de ver Braveheart (seguida una de la otra) el resultado fue que acabé ahogado luchando sobre un caballo que se resistía a hundirse.
    Realmente busqué The perfect storm solo para escuchar al difunto James Horner (en mi afán de rendirle un “homenaje personal”, disfrutando de algunas de sus bandas sonoras más memorables)
    La película, “indeed”: es soporífera hasta que llega la “tidal wave” y arrastra con todo hasta el fondo. Como bien dice el periodista, es este uno de los pocos aciertos del filme; mas sin la presencia de la OST de James Horner, todo y con ola hubiese sido tan llano como un plato de cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share