La sociedad puertas adentro

1
891
Ilustraci贸n Ar铆

Era una de esas tardes en las que deseas tener alas y la capacidad de moverte de un lado a otro sin el estorbo de tu limitada condici贸n corporal. Uno de esos finales de jornada cuando regresas a casa con el cansancio a cuestas de un cuerpo que se debate entre muchos, demasiados, para ocupar un lugar en el atestado 贸mnibus.

Gritos, insultos, maltratos, ganaban terreno entre llamados a la cordura y la cooperaci贸n en el exiguo espacio de una “Diana”, alrededor de las cinco de la tarde. El agravio insano de una se帽ora a otra, mucho mayor, por un perjuicio banal, vino a ponerle la tapa a aquel pomo, en cuyo interior bull铆a una de esas tormentas del proceder humano.

“驴Usted no cree que todo ese comportamiento de la gente en la calle es un reflejo de c贸mo anda la familia? S铆, porque a menudo criticamos esto o aquello, nos alarmamos ante ciertos desajustes en el comportamiento social鈥 pero, 驴no es acaso el seno del hogar la primera estructura social en la cual nos desenvolvemos? Luego, cuando nos conducimos as铆, no hacemos m谩s que irradiar los fallos en nuestra crianza, nuestra educaci贸n. La familia como instituci贸n est谩 en quiebra, como consecuencia, la sociedad tambi茅n lo est谩”.

El razonamiento de uno de los pasajeros y la conversaci贸n que sigui贸 despu茅s, dej贸 a la reportera hundida en un mar de cavilaciones. Estaba en lo cierto ese se帽or: la familia constituye el trozo de ciudad, de naci贸n, de mundo, m谩s peque帽o en donde somos y hacemos. Si algo se rompe all铆, o nunca se construye, tiene resonancia en el exterior, en la sociedad.

Por espacio de casi media hora, el sujeto de marras contaba c贸mo durante su ni帽ez hab铆a encontrado en el padre 鈥攗n hombre sin largos estudios, pero con caudalosa sabidur铆a鈥 el espejo donde mirarse y encontrar el reflejo de los valores que le inculcaba. “Ahora nos est谩 faltando eso. Los padres se ocupan poco de transmitir a los hijos principios 茅ticos y morales; de ah铆 luego esa conducta en la calle. 驴C贸mo podremos arreglar lo de afuera si primero no enmendamos lo que est谩 destrozado puertas adentro?”.

Reflexiones semejantes hacemos a menudo. Sin embargo, poco a poco nos vamos acostumbrando al resquebrajamiento de valores como algo inevitable y no reparamos en que la respuesta a esa rasgadura yace dentro de cada individuo, sin excepci贸n. Porque con frecuencia esperamos demasiado de los dem谩s, de la sociedad, de las instituciones, sin aceptar que las transformaciones a帽oradas, demandadas fuera, deben operarse primero en nosotros.

En ello lleva gran peso el ambiente familiar, pues es all铆 donde aprendemos a dar y recibir amor, a ser generosos, mostrarnos solidarios, ofrecer opiniones y respetar las ajenas, donde ganamos o perdemos la autoestima, donde adquirimos las herramientas para andar por la vida como seres hechos para vivir con dignidad y en armon铆a. Tiene raz贸n aquel pasajero: la casa es nuestro primer pedazo de sociedad e iluminados por cuanto atesoremos en ella (sea malo o bueno) nos conduciremos afuera.

1 Comentario

  1. Excelente art铆culo! Dice el marxismo: crisis en el ser social genera crisis en la conciencia social. Cuba a cambiado mucho en cuanto a valores morales se refiere, ya nadie te recrimina ni en la casa ni en la calle hablar malas palabras o tener un comportamiento vulgar ( el mejor ejemplo de vulgaridad son los cocheros, principalmente los j贸venes) La revoluci贸n ha dado mucha instrucci贸n pero muy poco de educaci贸n ( por qu茅 antes del triunfo los analfabetos ten铆an mejor educaci贸n que ahora?) Esta cuesti贸n se les va de las manos hasta a las propias autoridades, porque es la polic铆a la que tiene que velar por el orden p煤blico (no por lo que llevas en una java ni sobre tus opiniones) de esta forma y con la ayuda de la escuela corregiremos a la familia deformada ya y ayudaremos a formar a las nuevas. Ah un an茅cdota: fui una noche a la discoteca Benny More y vino a dar el show el flaco de pateando la lata y de 10 palabras que vomito 11 fueron malas, realmente qued茅 en nunca m谩s ver a quien le pago para que no me respete.. Gracias periodista, por tocar este tema y ojal谩 se le de continuidad pues la moral y el buen comportamiento lleva mucho tiempo formarla.

Dejar respuesta